El caso del diputrucho
- Publicidad -

El caso del diputrucho: Quién era. 26 de marzo de 2001, en la cámara de diputados de argentina se estaba discutiendo algo bastante importante como si se privatizaba o no la empresa “Gas del estado”.

Recordamos el caso del diputrucho. En ese entonces se necesitaban a 130 diputados sentados en sus bancas para lograr el quórum y proceder a la votación del marco regulatorio de la privatización.

La sesión venía de un cuarto intermedio, ya era de madrugada y solamente en el recinto estaban los miembros del oficialismo porque los radicales se habían retirado después de una discusión.

Finalmente lograron conseguir el quórum: había 130 diputados, sentados en sus bancas y proceden a votar a mano alzada. No existía la virtualidad de hoy en día.

- SUSCRIBITE GRATIS -

Listo, todo finaliza, pero en el recinto también había periodistas, todo un palco para ellos y notaron algo que les llamó la atención: uno de los diputados que estaba en su banca para lograr ese quórum no era diputado.

Rápidamente uno de estos periodistas, Armando Vidal, baja corriendo las escaleras justo cuando los diputados estaban dejando el recinto. Se acercó al señor que segundos atrás estaba sentado en la banca de diputados y le hizo una pregunta muy simple, “¿Usted es Diputado?” A lo que el señor respondió: “No, estaba descompuesto y me dijeron que me sentara”.

Ese señor era Juan Abraham Kenan, el asesor del diputado Manuel Samid y su respuesta fue esa, dijo que estaba sentado porque era una persona mayor que tenia algún problema cardiaco, y que tenía un tajo de 14 cm que le provocaba mucho dolor y que por lo tanto estaba cansado y decidió sentarse en la banca de un diputado.

El caso del diputrucho

Lo más increíble es que Kenan no era el único “diputado” había unos 5 más, pero escaparon a tiempo porque no fueron interceptados por estos periodistas y hasta hoy en día no se sabe muy bien quiénes eran, pero hay algunos nombres dando vueltas, como Felipe Solá. Eran todos asesores o colaboradores de diputados.

Obviamente fue noticia al instante, un señor que pasaría a la historia como el “Diputrucho” que había votado una ley nacional.

El diputado Jorge Matzkin decía en su momento: “Parece ser que había un señor, en forma incorrecta sentado un señor en una de las bancas”.

Mientras que Federico Zamora opinaba: “No me cabe ninguna duda que el señor Kenan conoce muy bien los movimientos del parlamento y alguien evidentemente ha colaborado, asique vino con dos abogados. Yo tengo que decir que he visto esos abogados conversando con el diputado Samid previamente”

En los medios nacionales, la noticia era un escándalo. La periodista Anahí Abeledo relataba: “Un hecho que nos dejó bastante desconcertados. En principio, en medio de una sesión que supuestamente iba a levantarse por falta de quórum se llama a votar, no hay quórum durante bastante tiempo, el presidente de la cámara Alberto Pierri decide levantar la sesión por falta de quórum. Algunos diputados del justicialismo le piden esperar algunos minutos más para que algunos compañeros de ellos lleguen y ahí se produce un momento de bastante confusión, porque el número que se ve en el tablero electrónico que indica la presencia de diputados oscila entre los 122/125,/126, se aclara que el quórum son 130 y en ese mismo momento vemos que el tablero indica 130 personas y se vota”.

“Cuando vemos desde el palco empezamos a juntarnos y a señalar a este señor, un señor mayor de apariencia muy formal, vestido con traje, cabello blanco, podía dar la presencia de un diputado perfectamente, algunos de los empleados hacen que este señor se retire, le preguntamos si él era diputado, que nos disculpara si era así y él dice: “No, no soy diputado, soy pariente de un diputado. Me sentí mal y me hicieron entrar al recinto para que me mejore”, sumó.

El caso del diputrucho

El caso del diputrucho era una vergüenza nacional, el gobierno optó por el silencio, nadie dijo absolutamente nada y quedó dando vueltas por los medios y nada más y a los pocos días decidieron anular lo que había votado y votaron como correspondía.

En aquella sesión, desde el recinto expresaban: “La cámara de diputados aprobó el marco regulatorio para la privatización de “Gas del Estado” y declara su condena al escándalo del jueves pasado cuando la presencia de un legislador trucho dio quórum estricto al peronismo para votar esa ley”.

Sin intrusos en la Cámara de Diputados, Kenan fue trasladado a una comisaría donde estuvo detenido unos días y después se fue en taxi a su casa. 

En el 1995 Manuel Samid fue sentenciado a 8 meses de prisión en suspenso y Kenan a dos meses de prisión en suspenso. Eso quiere decir que nadie fue preso.

La única consecuencia que tuvo el caso del diputrucho fue que desde ese momento se prohibió la presencia de periodistas en el recinto de la cámara de diputados.

¿Cuantas veces más habrá pasado algo similar a eso y obviamente ni siquiera nos enteramos?

Manuel Samid falleció en 1997 y dos años después falleció Kenan y hasta hay un tango llamado “Diputrucho” escrito por un ex diputado: Héctor Siracusano

Araca huydioca!, se armó la maroma
con un “diputrucho” felón sin igual
que haciéndose el “sota” ocupó una banca
sin ver que en un palco fichaba Vidal.

Tumulto, empujones y desorden fiero,
insultos, histeria y escándalo flor.
Voces de protesta, soponcio, desmayo,
y la yuta encana al usurpador.

Cantá, te conviene gilito de cuarta.
¿Dónde está el “shiofica” que te hizo pecar?
Batinos la justa, no pierdas el tiempo.
Si no por el otro la vas a ligar.

Yo soy inocente, señor comisario,
perdí el equilibrio y me quise sentar;
no es mía la culpa si por mi desmayo
se votó de raje la venta del gas.

Son siete carillas que acusan muy duro
al gran responsable de la usurpación.
Arias, Frigerio y “Quico” Zamora
componen el “Trío de la Inquisición”.

¿Suspensión, expiro, garrote o gayola?
¿Qué sanción le piden al instigador?
Ni cama, ni raje, ni tirón de abajo,
solito el olvido o sanción menor.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -