- Publicidad -

Scouts en Hurlingham ayudan en las filas de los bancos. De forma coordinada con Defensa Civil y personal de la Municipalidad el grupo «San Francisco de Asís» acerca bebidas calientes, elementos de higiene y ayuda logística a quienes hacen colas en los lugares de pago y de extracción de dinero.

Scouts en Hurlingham ayudan en las filas de los bancos. Anticipos dialogó con Juan Carlos y Lara Peruyero, padre e hija que son parte de este grupo scout de 25 chicos que depende de la parroquia San José Obrero. Ponen el cuerpo y entregan su tiempo y esfuerzo de forma desinteresada a la sociedad.

Aquella mañana de viernes todos sentimos una especial preocupación por ver a los abuelos y abuelas en las puertas de los bancos esperando cobrar sus haberes o pagar servicios con posible suspensión por no haber cancelado sus deudas. Un grupo de scouts en Hurlingham vivió lo mismo y decidió pasar a la acción.

La charla con Juan Carlos y Lara, de 21 años, es amigable. Ella participa desde muy joven en el movimiento scout. Su papá, de 58 años, se sumó después.

- SUSCRIBITE GRATIS -

El grupo nació hace 16 años en la capilla Lasalle en William Morris. Crecieron y hace 7 años se trasladaron a su nueva sede.

«Empezamos a pensar cómo hacerlo y surgió el contacto con Defensa Civil en la Municipalidad de Hurligham con Sergio Orellano, con quien hicimos un curso juntos. Necesitábamos una organización que fuera la base, nos introduzca y de el pie para poder ofrecer nuestro servicio.», relata Juan Carlos.

Lara y Juan Carlos Peruyero en su actividad diaria

El Estado y los organismos: nadie sobra.

La respuesta del municipio fue afirmativa. Comenzaron el 8 de abril. Defensa Civil es un órgano que estuvo presente desde el inicio de la pandemia y les indica donde pueden ser más eficientes.

Los Peruyero detallan que el primer día de actividad en los bancos no fue algo ajeno para ellos dada su experiencia. Sólo necesitaron algunas indicaciones y luego aplicaron sus conocimientos valiéndose también de sensibilidad y sentido común.

«Vemos gente quebrada emocionalmente. La gente mayor es la que más está sintiendo esto por el cobro de sus haberes. Lo que percibimos en esa primera mañana fue eso. Organizamos la fila, preguntamos como ayudar, coordinando con la gente de Defensa Civil. Es evidente que la gente de la tercera edad lo pasa mal por que están en un lugar donde no están acostumbrados a operar como puede ser en un cajero», explica Juan Carlos, con una larga historia en el mundo scout.

«Arrancamos en el Banco Piano de Villa Tesei, haciendo una primera pasada temprano sirviendo café o mate cocido y algun tentempié que nos provee la municipalidad. También allí hay otro grupo scout que continúa nuestra tarea dado que al terminar allí nos vamos al Banco Provincia, también de Tesei, cerca de la comisaría haciendo la misma rutina. Sanitizamos a la gente en los cajeros y en los cobros. Les proporcionamos bebida caliente, barbijo y algo para comer cuando nos lo da la municipalidad», continuó.

Scouts en Hurlingham ayudan en las filas de los bancos: ponerle el cuerpo a la pandemia

Evitan tumultos, trabajan con la policía, brindan información y orientan. Explican cuáles son los cajeros que tienen dinero en efectivo, hacen cumplir la prioridad a embarazadas y personas con discapacidad.

Juan Carlos detalla: «Lo nuestro es ad honorem y es un servicio. Nosotros hicimos la promesa a la bandera y tenemos a su vez una promesa como scout, la vivimos permanentemente.»

Lara, por su parte cuenta a Anticipos que fue la primera en la familia en sumarse a San Francisco de Asís: «Yo iba a la iglesia con mi mamá y en la parroquia comentaron por el micrófono que se abría un grupo scout. Por curiosidad fui y como todo chico, nos acercamos para ver como es y de que se trata. Tuve el apoyo de mi papá desde el primer día. Me gustó y acá estoy.»

La respuesta de la gente es positiva, incluso algunos hasta han llegado a ofrecerles dinero, cosa que rechazan amablemente.

Su entrega no se limita al contexto de pandemia sino que esto es algo permanente mas allá del coronavirus, producto de la promesa scout que realizaron.

Conforman soporte para las peregrinaciones a Luján y su vecindario, también están presentes en liturgias y todo lo relacionado con las creencias de la fe católica, que son su base.

Organizan campamentos donde también participan chicos que pertenecen a familias carenciadas. Entre todos realizan tareas para poder recaudar fondos para que todos puedan ir.

La premisa es esa: que nadie falte, que nadie se quede atrás. Si no hay dinero, se lo genera haciendo rifas y choriceadas.

De esta forma, según Juan Carlos «Se fomenta la cultura del trabajo, por lo tanto nadie puede decir que a ellos se les regaló nada sino que se ganaron su estadía en el campamento».

Es una imagen cotidiana ver a los scouts embolsando productos en supermercados locales con una urna para donativos, acercando mercadería en barrios humildes, colaborando en comedores y hasta regalos para los niños y niñas para Navidad, Reyes y Día del Niño.

Han conseguido 150 juguetes para repartir y que todos tengan algo para divertirse entendiendo el esparcimiento y la alimentación como un derecho.

También son un espacio de formación de valores y contención donde se han acercado jovenes con problemas familiares y adicciones.

Ese es el espacio donde pudieron desarrollarse, despojarse de la timidez y encontrar un lugar cálido con el apoyo total del párroco Matías González.

¿Adonde queda su sede?

El grupo San Francisco de Asís se reúne los días Sábados entre las 15:00 y las 18:30 o 19:00 hs dependiendo de la estación del año y está ubicado en la calle Cancarañá 1128 en el bajo de Morris, a 10 cuadras del centro trabajando sin parar de marzo a diciembre.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -