Busto de Kirchner: Empezó el No Me Olvides en Morón

Busto de Kirchner: Empezó el No Me Olvides en Morón. El mito que tiene como protagonista a la flor conocida como “nomeolvides” comenzó el 22 de diciembre de 1955, cuando el coronel Carlos Mori Koenig, jefe del Servicio de Inteligencia del Ejército, secuestró el cuepro de Eva Duarte junto a un Grupo de Tareas.

Luego de que el viernes fuera removido el busto de Néstor Kirchner, seguidores del ex Presidente pasan durante el día por la Plaza General San Martín y dejan flores y colocan carteles con consignas contrarias al Gobierno de Cambiemos.

La polémica fue fuerte y agónica. El jueves, durante una sesión ordinaria, se trató el proyecto presentada por la Presidente del Cuerpo, Analía Zappulla de Cambiemos, y se aprobó la remoción con doce votos del oficialismo.

Mientras, en la calle, organizaciones sociales, políticas y gremiales se manifestaron contra el proyecto.

Pese la protesta, la sesión se realizó igual, obvio, se aprobó la extracción del busto y al día siguiente se hizo efectiva.

En el lugar quedaron escombros y desde entonces, la gente saca fotos, coloca carteles y planta flores.

El jueves, día de la sesión, hubo un intento por sustraer el busto por parte de un grupo de peronistas molestos con el proyecto. Fueron contenidos por el concejal Claudio Román, un histórico dirigente del peronismo, y el dirigente gremial Sergio Souto (Secretario General de la CGT Morón).

Pero desde ese mismo día, y los sucesivos, comenzaron a plantarse las flores. El busto, se supone, esta custodiado por el Estado Municipal ya que es parte del patrimonio público. Y son varios espacios políticos que lo reclaman pero aún sin una presentación oficial. No hay al día de hoy una nota de alguna entidad con personería jurídica que lo reclame.

El mito

La historia breve señala que Mori Koenig ordenó a sus hombres que sacaran el cuerpo de Eva del féretro de la CGT, cubierto de banderas, y lo trasladaran en una ataúd de madera, lo subieran a un camión de la fuerza aguardaba en la calle y de allí a una recorrido que terminó 30 días después.

Finalmente, Aramburu le ordena esconder el cuerpo y cae en el piso del ayudante de Mori Koenig, el mayor Antonio Arandia.

Arandia dormía con una pistola bajo la almohada por miedo a que un grupo de resistentes ingresaran a su casa y recuperaran el cuerpo.

Jamás ocurrió. A cambio Arandia, en la confusión, una de esas noches de paranoia, mató a su esposa embarazada de dos tiros.

Un nuevo traslado del cuerpo de Eva terminó con el ataúd en el cuarto piso del Cuartel General del Servicio de Inteligencia, el organismo que dirigía Mori Koenig con la leyenda “Equipos de Radio”.

El coronel Mori Koenig fue destituido y en su lugar asumió otro coronel, Héctor Cabanillas, quien se aterrorizó al descubrir que el cuerpo todavía estaba escondido en el Cuartel General.

Entonces llegó la solución final cuando el cajón con el cuerpo de Eva fue embarcado rumbo a Bruselas. Luego trasladado en tren a Bonn. Y desde Alemania, sin que el embajador argentino se enterara,  almacenado en un sótano de la embajada.

En octubre de 1956, fue trasladado primero a Roma y luego a Milán y finalmente lo entierran con el nombre de María Maggi de Magistris, una viuda residente en el país que acababa de morir en Rosario.

Bajo ese nombre, Eva fue enterrada en la parcela 86 del Cementerio Mussocco, de Milán. Allí permaneció por espacio de 16  años hasta que regresó a la Argentina.

Desde aquel secuestro del cuerpo, las mujeres comenzaron a utilizar y cultivar la flor No Me Olvides que es vistosa y colorida y tiene la particularidad de prenderse rápidamente, incluso en la ropa, y no soltarse.

También te puede interesar:

Busto de Kirchner – Morón: ¿Qué dijo el concejal Román?