Milei, la máquina de guerra digital
- Anuncio -

No está claro el proyecto económico del Presidente Javier Milei. Lo único que está claro es que la inflación no baja y la pobreza sube. La mecha social es corta. Y no cree en las alianzas ni el consensos.

Milei y la máquina de guerra digital. Si continúa la política desregulatoria, Javier Milei pondrá a los sectores populares y la clase media al límite de la tolerancia. El cambio que propone hasta ahora es déficit cero, ningún otro. Por lo cual achicar las cuentas del estado sin generar empleo va a desgatar a todos los sectores vinculados a la economía interna. Hoy hay 3,7 millones de pobres más. Esa no fue la promesas de campaña del Presidente Javier Milei. Fue otra muy distinta, no se tocarían los ingresos de la gente.

Sin embargo, aumentó la energía eléctrica, el gas y el agua; también la prepaga y el colegio privado, dos servicios que atacan directamente el bolsillo de la clase media; aumentaron también los combustibles, el tren, el colectivo y el subte; aumentaron los alquileres y ni que hablar de los alimentos. Pero tenemos superávit fiscal. ¿A qué costo? Al costo de un capitalismo gore que destroza las economías más débiles. Los asalariados, los autónomos y profesionales se encontrarán con problemas para subsistir.

Tampoco prometió durante la campaña pelearse con artistas como Lali Espósito mientras no se discuten cambios de fondo que hasta el momento no presentó ninguno y el los que presentó lo rechazaron en el Congreso de la Nación al que calificó de «nido de ratas».

- SUSCRIBITE GRATIS -

No es un secreto que la mecha social cada día se acorta. Aún si el Presidente Javier Milei tiene éxito y alcanza el equilibrio fiscal el camino aterrador que eligió puede estructurar un país con el 50% de su población en la pobreza. Un modelo dolarizado con la mitad de Argentina sumergida en la pobreza. Es el fin del país de clase media.

Durante la campaña no prometió pelearse con los gobernador y lo de Chubut es un ejemplo claro hasta donde Javier Milei es capaz de llevar el conflicto y de qué manera. El durante intercambio entre Javier Milei y el gobernador de la provincia patagónica, Ignacio Torres fue explítico de ambos lados. A las palabras de Milei de que podría judicializarlo y terminaría preso, «Nacho» Torres dijo que no tenía miedo de terminar preso. Un presidente que opta por los consensos, ni el diálogo.

Y un PRO que no respalda a los suyos. El partido que fundó Mauricio Macri y tiene a Patricia Bullrich como titular, fue el único que no condenó la apropiación de fondos de la coparticipación que sufrió el gobernador de Chubut, hombre el PRO.

Quizás Patricia Bullrich no piensa en una alianza camino a las elecciones legislativas sino en la fusión del PRO y La Libertad Avanza y por eso se resguarda, se aleja de Mauricio Macri y hace a pie juntillas lo que Javier Milei le ordena.

Con los gobernadores ya sumó más de un problema. Reponer el fondo de incentivo docente y aplicar reformas fiscales para devolver a las provincias recursos perdidos. Reclaman a las fuerzas del cielo porque Javier Milei no escucha y Guillermo Franco, el Ministro del Interior promete lo que no puede cumplir.

Para colmo, en un sistema presidencialista como el de Argentina, el titular del Poder Ejecutivo Nacional tiene la facultad de vetar leyes. Por lo cual el Congreso de la Nación no va a poder direccionar la gestión del Presidente Javier Milei. Es una pulseada de suma cero. La Ley Omnibus quedó para otro momento y cualquier ley que aprueba «el nido de ratas» va a ser vetada.

A su vez, reunir una mayoría para macristas y radicales sería votar con el peronismo en todas sus versiones y por el momento les da pudor. No hay chances mientras todo se desvanece y déficit fiscal se reduce.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al WhatsApp de la redacción haciendo clic en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

- Publicidad -