Escuelas de Morón
- Anuncio -

El Polideportivo Gorki Grana fue escenario de la entrega de herramientas y equipos de cocina. 21 escuelas de Morón recibieron materiales como heladeras, freezers, termotanques, cocinas y hornos.

¿Cuál fue el objetivo de la entrega de este equipamiento? Escuelas de Morón recibieron esta ayuda para fortalecer el Servicio Alimentario Escolar (SAE) y así garantizar la disponibilidad de desayunos, módulos alimentarios y almuerzos en un total de 158 escuelas.

El equipamiento será distribuido en las escuelas públicas locales para garantizar la preparación de las comidas servidas a los estudiantes.

El intendente de Morón, Lucas Ghi destacó que la dieta que reciben los alumnos de las instituciones educativas de la comuna está supervisada por el equipo de nutricionistas.

- SUSCRIBITE GRATIS -

¿Cómo funciona el Servicio Alimentario Escolar?

El objetivo general del programa es garantizar el derecho a la alimentación, mejorando la aptitud para el aprendizaje y las condiciones de salud de la población escolar de la provincia de Buenos Aires.

El programa debe contribuir al crecimiento y desarrollo biopsicosocial, al aprendizaje, al rendimiento escolar y a la formación de hábitos alimentarios saludables de los alumnos, mediante la oferta de un desayuno/merienda y/o un almuerzo.

El Servicio Alimentario Escolar debe cumplir con los estándares normativos y marcos regulatorios de ley en materia de fiscalización sanitaria; con el fin de alcanzar estandares de inocuidad y seguridad alimentaria de las modalidades prestacionales brindadas, en los procesos de logística, en operatorias de manipulación y servicio de alimentos y adecuado manejo de residuos.

Todo el personal afectado al servicio debe contar con libreta sanitaria vigente y cumplir lineamientos establecidos en la Ley 18284 Código Alimentario Argentino, procediendo en su labor conforme a buenas prácticas de manufactura y respetando conductas de higiene personal.

El primer objetivo nutricional de los almuerzos debería orientarse al aumento de menúes con hortalizas no feculentas, la presencia alternada de fuentes de proteínas de alto valor biológico y el aumento del aporte de fibra, a partir de legumbres y cereales integrales; también la presencia preponderante de frutas frescas como postre, tendiendo a reducir el contenido de sodio, grasas saturadas y con mínima o marginal cantidad de azúcares agregados.

El almuerzo consta de un plato principal cuyos componentes principales deben ser (a lo largo de la semana) variedad de carnes o huevo, legumbres (en combinación con cereales para asegurar la calidad proteica), hortalizas no feculentas y cereales como arroz integral o fideos (mayor porcentaje de sémola de trigo candeal). Con menor frecuencia hortalizas feculentas y el resto de cereales (más refinados).

El postre debería estar conformado preferentemente por frutas frescas (no menos de 4 veces/semana) y la cantidad de pan que acompaña a los almuerzos (opcional) no debería exceder 30 g.

- Publicidad -