Jimena Hernández: Abuso
- Publicidad -

Jimena Hernández: Abuso y crimen marcados por el encubrimiento. Este caso fue uno de los primeros en demostrar un encubrimiento y una negligencia impresionante, que al año siguiente en 1989 se repitió en el caso de Nair Mostafá y en 1990 con María Soledad Morales. El caso de Jimena Hernández tiene mucho en común con esos otros dos crímenes.

Jimena Hernández: Abuso y crimen que cumple 33 años sin culpables. Debemos situarnos en 12 de julio de 1988, CaballitoBuenos Aires, en el colegio Santa Unión de los Sagrados Corazones (un colegio religioso donde solo asistían mujeres) se estaba realizando una competencia de natación.

El natatorio estaba ubicado atrás del colegio y estaba cubierto por una especie de carpa. Estaba repleto de gente, tanto de alumnas como de sus familiares. La competencia que se hacía cada invierno, terminó a las 5 de la tarde.

Jimena Hernández: Abuso y crimen en un colegio que quedaron impunes

Jimena Hernández: Un
Santa Unión de los Sagrados Corazones

Una vez finalizada Norma Monfardini fue a buscar a su hija, Jimena Hernández, de 11 años. Cuando llegó no la encontró por ningún lugar.

- SUSCRIBITE GRATIS -

Una maestra le dijo que ella había mandado a Jimena a buscar sus útiles al aula y después una portera dijo que la mandó nuevamente al sector de la pileta de natación ya que estaba prohibido que las estudiantes anden en malla y ojotas por fuera del natatorio.

Jimena Hernández: Un
Norma Monfardini – madre de Jimena Hernández

Lo cierto es que antes de que comience la competencia, Jimena se había retirado de la zona de natación, la habían llamado dos veces y como no se presentó le buscaron un reemplazo para las competencia y comenzaron. Eso era lo último que se sabía, nadie entendía dónde se había ido Jimena

Norma llamó por teléfono a su ex esposo y padre de JimenaJorge Hernández, para contarle que la niña estaba perdida, pero durante esa llama alguien gritó. Un chico que se había olvidado las antiparras al lado de la pileta fue a buscarlas y se encontró con una imagen atroz: Un cuerpo inmóvil en el fondo de la pileta, el cuerpo de Jimena Hernández.

El primero en pronunciarse respecto a esto, después de una dudosa autopsia fue el juez Luis Cevasco que rápidamente dijo que Jimena se había caído a la pileta por accidente y, así de fácil, el expediente de la causa se metió en un cajón y no se habló más del tema. Jimena murió por accidente.

Mediáticamente el caso no fue muy tratado, ya que ese mismo día se había llevado a cabo lo que se conoce como el primer gran golpe al narcotráfico en la Argentina, el operativo «Langostino«. Se habían secuestrado 587 kilos de cocaína, el mayor cargamento secuestrado en la historia argentina.

Durante 75 días ese expediente estuvo guardado y durante 75 días sólo se dijo la palabra accidente y el colegio rápidamente se escudó en esa palabra. Es más, el colegio repartió un comunicado entre los padres de las alumnas donde transcribían el resultado de la autopsia. 

En ese entonces los padres decían a los medios: «Las explicaciones que nos han dado desde entonces hasta ahora en todas las reuniones de padres nos han dicho que nos quedemos tranquilos, que ha sido simplemente un accidente, que tenemos que poner un manto de olvido a todo este desgraciado asunto y rezar todos juntos. Claro que vamos a rezar todos juntos porque todos somos cristianos, pero también aparte de rezar, tenemos que apoyar a la justicia y apoyar a las investigaciones para que todo esto salga a la luz».

Jimena Hernández: Abuso y crimen en un colegio que quedaron impunes

Jimena Hernández: Un

«Decían que no había signos de violencia externa por lo que se descartaba por completo que la muerte se produjera por acción directa de terceros. Además, lo más repugnante en el comunicado decían que la autopsia practicada reveló que «Jimena había sido objeto de tratos sexuales de naturaleza reiterada, pero su deceso no tiene vinculación con el citado trato sexual al que fuera sometida». Hablaban de la vida sexual de una nena de 11 años como si fuera algo normal», criticaban.

Los padres de Jimena no creían en esa versión, principalmente porque su cuerpo tenía moretones en el cuello y en la cabeza que no se explicaban si es que simplemente se había ahogado en la pileta. Según Cevasco esos golpes eran productos de las tareas de reanimación.

Al no tener respuestas por parte de la justicia, Norma y Jorge decidieron presionar mediáticamente. Comenzaron a ir a los programas más vistos de ese momento para pedir que se vuelva a investigar, o mejor dicho, que se investigue. Eso generó que finalmente se investigue cómo correspondía.

El expediente fue en manos del juez correccional Omar Facciuto que ordenó realizarle una nueva autopsia al cuerpo de Jimena y el resultado de esa segunda autopsia cambió el rumbo de esta historia por completo.

Se dictaminó que Jimena era imposible haya muerto ahogada en el agua, porque sencillamente no había agua en sus pulmones, por lo tanto sólo quedaba la opción de que Jimena había sido arrojada muerta a la pileta.

Además se descubrió que Jimena había sido sofocada por una mano, es decir, le taparon la boca y la nariz, dejándole una marca de un dedo pulgar al lado de la boca. Esa autopsia generó que automáticamente todo se vuelva a investigar.

Jimena Hernández: Abuso y crimen en un colegio que quedaron impunes

Jimena Hernández: Un

Luego se descubrió algo aún más insólito e indignante, la malla de Jimena jamás había sido sacada de la bolsa en la que los guardaron los primeros forenses. Ese sobre con el traje de baño de Jimena estuvo guardado en el cajón del escritorio del juez.

Cuando la analizaron encontraron rastros de semen o mejor dicho de fosfatasa acida prostática, sustancia que sólo está presente en el semen. 

Jorge Hernández logró después de idas y vueltas que la corte pague $10000 dólares para que se le aplique una técnica que nunca había sido utilizada en Argentina: Un análisis de ADN.

Junto al traje de baño se envió la sangre de los posibles sospechoso para que se compare, sin embargo a raíz de que la prenda no había sido preservada correctamente (recordemos que estuvo metida húmeda en un simple cajón durante meses) que los resultados fueron inútiles.

El colegio mientras tanto se victimizaba, hasta decían que la fe católica estaba siendo atacada.

El primer juez, Cevasco, decía que sólo se podía entrar al natatorio por la puerta giratorio principal. Sin embargo, el nuevo juez demostró que se podía levantar la lona de la pared trasera e ingresar sin problema. Toda la nueva evidencia demostró que Jimena había sido asesinada después de un abuso sexual y eso generó otra cosa repugnante.

Se comenzó a decir (como en la historia de María Soledad Morales, hecho que sucedió 2 años después), que Jimena había dado su consentimiento para tener relaciones sexuales con alguna persona del colegio. Se comenzó a hablar de, textualmente, «la conducta sexual de Jimena«, en pocas palabras decían Jimena había ido a buscar a su asesino. 

En ese entonces, el juez había aclarado en una entrevista con Chiche Gelblung que, «en las resoluciones judiciales es muy habitual referirse al término conducta como un término de una situación producida por seres humanos que se prolonga en el tiempo. En este caso no quiere decir, cuando yo he dicho allí conducta sexual, en ningún momento significa que yo señalara que la niña había desarrollado voluntaria, consciente y satisfactoriamente una conducta sexual».

El principal sospechoso en ese momento era el profesor de gimnasia Oscar Bianchi, pero en total en toda la causa llegó haber unos 10 imputados, entre docentes, directivos y guardavidas.

Respecto a Bianchi había rumores de que tenia un antecedente de abuso en otro colegio, pero nunca fue demostrado y, si bien su coartada no era tan sólida, fue sobreseído junto al resto de los acusados.

Recién en 1996 Jorge Hernández logró que el juez de la causa, Mauricio Zamudio, reabra la investigación, pero en tan sólo un año se volvió a cerrar ya que nadie había visto si Jimena había llegado al fondo de la pileta de manera accidental o criminal.

Sin embargo Jorge tiene una hipótesis que inclusos sostienen hasta el día de hoy: que Jimena vio algo que no debía ver, algo estrechamente relacionado a lo que mencionamos al principio: la operación Langostino

Jimena Hernández: Abuso y crimen en un colegio que quedaron impunes

Jimena Hernández: Un

Jorge dice que a su hija la mataron porque había visto como escondían cocaína en alguna aula del colegio. Y aún hay más.

Ena abuela de una de las alumnas le conto a Jorge Hernández que cuando la competencia de natación terminó, el natatorio fue desalojado rápidamente, y que hasta podía reconocer a quienes entraron después de que todos se fueron con un bolso en sus manos.

Era la única testigo ocular. Sin embargo jamás la llamaron a declarar. Esperó durante 6 años, pero todos los jueces se negaron o mejor dicho sí, la citaron, pero una semana después de que la señora ya había fallecido.

Más adelante se comenzó a vincular a este caso a Pablo López, el hijo del ex vocero presidencial José Ignacio López, pero logró demostrar su inocencia.

Luego Jorge se peleó con el abogado de su ex mujer quien lo denunció por calumnias, hecho que termino con Jorge arrestado por ese delito a la salida de un programa de Mirtha Legrand en el año 2002. Cuenta que cuando estuvo preso un narcotraficante le dijo que él iba al colegio a buscar droga para vender. 

Jorge recién volvió a aparecer en escena años después, en la legislatura, para pedir que el juez Luis Cevasco quien dijo que lo de Jimena fue un accidente y quien hasta escondió la malla de la chica, sea fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires, cargo que logró obtener.

Años después en 2007 la Corte Suprema rechazó un pedido para que el crimen de Jimena se considere imprescriptible y por consecuencia quedó archivado para siempre. 

Jimena Hernández: Un

Bianchi fue trasladado y se puso a trabajar en una pileta en San Justo. Cuando la prensa lo fue a buscar se fue a San Luis, y Norma asegura que en esa provincia abusó de otra chica y que «a estas alturas ya Bianchi, tengo entendido violó otra nenita en San Luis» decía en el programa de Mirtha Legrand.

Hoy en día el colegio cambió de nombre y también de responsables a cargo. Y las hipótesis actuales siguen siendo las mismas de hace 32 años. Para algunos, Jimena vio algo que no tenía que ver, relacionado al tráfico de drogas. Para otros, fue abusada y asesinada sin otro móvil.

Lo cierto es que este caso tuvo un encubrimiento atroz tanto por el lado de la justicia como del colegio. El asesinato de Jimena Hernández sigue impune 32 años después. No hay absolutamente nadie preso por este hecho y una familia sigue esperando justicia.

¿Qué decía la madre de Jimena sobre la última charla con su hija?

«Me habló del estímulo que le habían hecho en el ascensor, el director de natación y el profesor para que compitiera. Porque yo le dije «¿Cómo tan entusiasmada estás hoy?» ‘Si mamá porque me dijeron que como no iba a estar en la competencia que soy una de las primeras en Atlanta y que si quiero realmente a mi colegio tengo que estar en la competencia para representarlo porque soy una de las mejores’. Y le dije a mi no me cabe ninguna duda que sos de las mejores, pero no tiene importancia que estés en una competencia o no para saber eso. Me dijo ‘no pero además voy a clasificar, voy a estar en el preequipo y además voy a competir con otros colegios entonces voy contenta por eso’.»

Jorge Hernández, el padre de Jimena falleció en agosto de 2020. 

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario

- Publicidad -

ESCRIBÍ TU OPINIÓN!

Por favor, ingrese su comentario aquí.
Por favor escribí tu nombre aquí