Caso Nora Dalmasso
- Publicidad -

Al caso Nora Dalmasso muchos lo suelen confundir con el caso de María Marta García Belsunce, por lo que tienen en común: los medios dijeron cualquier cosa, y la investigación fue un desastre. Cada diario decía algo diferente, pero porque la investigación fue eso, un desastre, y se contradecía todo el tiempo.

¿Qué pasó con el caso Nora Dalmasso? Nora Dalmasso de 51 años trabajaba en un negocio familiar, una funeraria. Estaba casada con el médico traumatólogo Marcelo Macarrón, tenían dos hijos: Facundo y Valentina y vivían en un barrio privado en Río Cuarto, Córdoba. El 23 de noviembre de 2006, Marcelo se fue con unos amigos a un torneo de golf en Uruguay, a 1300 km de Córdoba, por lo que Nora quedó sola en la casa ya que su hijo Facundo estudiaba Abogacía en Córdoba Capital y Valentina, de 15 años estaba de intercambio en Nueva York. Como la casa estaba en refacciones, Nora dormía en la planta baja, en la habitación que pertenecía a Valentina.

El 24 de noviembre a la noche Nora salió a comer y a tomar algo con sus amigas. Aproximadamente a la 1:30 de la mañana, ya siendo sábado 25 de noviembre, Nora subió a su auto e intercambió mensajes con su amante, un amigo de su esposo que también estaba jugando al golf con él. Ella llegó a su casa y hasta el domingo 26 de noviembre nadie tuvo noticias de ella: Dejó de atender su celular y no contestaba ningún mensaje, hasta que su madre llamó a un vecino de Nora para pedirle que vaya a su casa para ver si pasó algo.

El vecino fue y la encontró muerta, desnuda sobre la cama de su hija y ahí comenzaron las abismales fallas en la investigación.

- SUSCRIBITE GRATIS -

En primer lugar por la escena del crimen pasaron unas 25 o 27 personas: el fiscal Di Santo, familiares, vecinos, la empleada doméstica y hasta el cura de la familia que tapó el cuerpo de Nora porque le daba impresión. En otras palabras contaminación pura en la escena del crimen.

Finalmente llegaron los médicos y forenses y dictaminaron que Nora, antes de morir, tuvo, según el informe, sexo intenso, incluso se le encontraron succiones o chupones en los pechos y que murió cuando la asfixiaron con el cinto de la bata mientras el asesino le tapaba la nariz y la boca.

Caso Nora Dalmasso

La misma tarde del domingo llaman a Marcelo Macarrón, su marido y le avisan lo sucedido. Por supuesto, ante tanta contaminación en la escena del crimen, era imposible recuperar evidencia pura y todo el caso se complicó, eso sumado a que los Dalmasso-Macarrón, eran una familia bastante conocida, hizo que el caso sea un boom mediático rápidamente. Y ahí como ya vimos en tantos otros casos comenzó a decirse de todo.

«A un mes del hallazgo del cadáver, en el primer piso de su propia casa, en el barrio cerrado de Río Cuarto, para los abogados del viudo, del traumatólogo, el doctor Macarrón, el asesino estaría cercado, pero en las últimas horas ha surgido otra hipótesis, la presencia de una mujer en la escena del crimen», señalaba Guillermo Andino en el noticiero en su momento.

Mario Massaccesi, periodista de Canal 13, barajaba la hipótesis de que Nora Dalmasso había levantado en su auto a un hombre hablaba del casamiento, al que habría ido entre la cena famosa y el brindis de champagne en la casa de las amigas.

Las declaraciones periodísticas de un médico forense que participó de la autopsia de Nora Dalmasso había dicho que el asesino conocía a la víctima y que no actuó de manera premeditada.

“La agitada vida sexual de Nora Dalmasso, dentro y fuera del country pudo despertar la ira de una mujer capaz de tomar venganza”, señalaban otros medios a la vez que se sumaban más sospechosos como un ex compañero de trabajo de la víctima.

En primer lugar, todo se centró en los amantes de Nora Dalmasso. Se llamaron a un montón de hombres pensando que eran posibles amantes, cosa que no era así, se llegó a decir incluso que Nora tenía 18 amantes.

A raíz de eso hasta se empezaron a vender remeras que decían «Yo no estuve con Norita». Se comenzó a especular con juegos eróticos entre Nora, sus amigas y los esposos de ellas, se comenzó a decir de todo, teorías en las que es completamente innecesario profundizar, incluso un noticiero mostró en vivo las espantosas fotos de la escena del crimen y del cadáver de Nora. Fue un escándalo.

Nuevamente una asquerosa demostración de lo que los canales son capaces de hacer con tal de obtener más puntos de rating. Dos semanas después del crimen, con todo apuntando a juegos sexuales y amoríos de Nora, Macarrón dio una conferencia de prensa donde decía perdonarla por ese desliz, haciendo mención al amorío con su amigo y dónde hablaba como si la infidelidad fuese un desorden psicológico, hasta le apuntaba a algún amante: «Si se ha equivocado en el último tramo de su vida, la personamos totalmente».

Caso Nora Dalmasso

Se levantaron muestras de semen de la escena del crimen, pero era muy difícil saber con quién comparar ese ADN, teniendo en cuenta la cantidad de gente que pasó por ese lugar, después que el asesino. 

Cuando se mandaron a analizar se dictaminó que estaban mal tomadas y que no servían, pero por algún motivo, y acá la historia empieza a ponerse completamente confusa, la fiscalía dijo que en realidad sí sirvieron, sólo que no tenían espermas, porque el atacante era estéril, por lo tanto ahora había una nueva pista, o mejor dicho, una primera pista sobre el asesino: era estéril.

Cuando se descartó la teoría de los amantes, se apuntó a los albañiles que estaban trabajando en la casa, recordemos que estaba en refacciones, y ahí el fiscal interpretó la autopsia y la escena del crimen.

El sexo intenso pasó a ser violación y los chupones o succiones pasaron a ser lesiones, cuando tomaron declaración a los albañiles y pintores, uno de ellos de apellido Zárate, pasó a ser principal sospechoso, por el simple hecho de que alguien dijo que era ágil como un gato y que trepaba por los árboles de la casa para pintar el balcón.

Todo cuadraba para los fiscales, este hombre entró por el balcón, bajó las escaleras y violó a Nora. Pruebas en su contra, ninguna, incluso Zárate no era estéril, su mujer estaba a punto de tener un hijo.

Caso Nora Dalmasso
El albañil Gastón Zárate

«Como acusado del crimen de Nora Dalmasso sumó un eslabón más en una investigación compuesta por una larga cadena de contradicciones y escasas certezas. Los mismos fiscales que hablaban de una relación sexual consentida, sostienen hoy la violación. La familia que hasta hace horas buscaba un asesino estéril, ahora acusa al obrero que será papá en muy poco tiempo», relataba Rodolfo Barili en la pantalla de Telefé.

«Soy inocente, a todos les he dicho lo mismo, que me hagan pruebas, ADN, soy inocente», aseguraba el albañil que ante la pregunta de qué había hecho esa noche contestaba: “Llegué a mi casa 1:30 y me acosté a dormir. Los policías me querían hacer decir que a las 3 de la mañana yo me había levantado y había ido a matar a Nora Dalmasso”.

Él lo negaba rotundamente, y pasó a ser un perejil. Perejil se le dice a una persona inocente a la que se le atribuye un crimen para resolverlo de la manera más fácil posible, y hasta hubo un “perejilazo”, donde la gente salió a protestar con pedazos de perejil en la mano, reclamando su liberación.

«Es la farsa más grande que nos toca vivir en Río Cuarto, no se lo cree nadie esto, no se lo cree nadie», se quejaban los manifestantes.

“No lo conozco, pero nadie cree que este muchacho sea el asesino. Están engañando al pueblo, el pueblo no es tonto, el pueblo sabe, el pueblo no se la cree a esto, esto es una fanchotada», reclamaban.

Finalmente, y a los pocos días, fue liberado y hasta hubo condenas a policías que lo torturaron para que se declarara culpable. A raíz de eso, renunció el fiscal general de Córdoba Gustavo Vidal Lascano.

El testimonio que según los investigadores incriminaba al pintor, era el de un amigo Carlos Uruioti, pero este testigo en cuestión, tras supuestamente acusar a Zárate, denunció coacción y amenazas de la policía asegurando que lo habían obligado a declarar en contra de su amigo el pintor.

A los meses aparecieron otros resultados de las muestras de semen. Todo indicaba que pertenecía a alguien de la familia Macarrón. Claramente era imposible que sea el marido, ya que estaba en otro país, pero entonces, ¿A quién pertenecía?.

Y todo empezó a apuntar al hijo, a Facundo Macarrón que estudiaba en Córdoba Capital. A Facundo lo acusaron de manejar desde Córdoba, ir a su casa, y violar y asesinar a su madre. Si, mismo delito por el cual acusaron a Zárate, pero salvo por un pequeño detalle: a Zárate lo acusaron de violación consumada, y a Facundo de violación no consumada, siendo que había rastros de semen.

Si, suena súper confuso y así fue.

Caso Nora Dalmasso
Facundo Macarrón

Finalmente se decidieron mandar las muestras de ADN al FBI y pasaron los años, muchos años. Di Santo, el fiscal, después de tener casi 10 años la causa en sus manos, y en no avanzar absolutamente nada, abandonó el caso y lo toma el fiscal Daniel Mirales y para este momento de la historia el fiscal aseguró que según los resultados de los análisis del FBI el semen pertenecía a Marcelo Macarrón, por lo tanto este nuevo fiscal propone una nueva hipótesis.

Macarrón efectivamente fue al torneo de golf en Uruguay, pero se volvió a Córdoba en algún vuelo fantasma, es decir en un vuelo clandestino, asesinó a Nora y volvió a Uruguay. En teoría esa hipótesis se apoya en que hay una franja horaria en que ninguno de sus amigos lo vio en Uruguay, y por ese motivo imputó a Macarrón como autor material del crimen. Y más allá de cual sea la verdad, ese movimiento sirvió para que la causa no prescriba.

Y acá hay algo más raro aún.

Después de cierto tiempo y de algunos avances por parte de este fiscal, lo desplazaron y aparece otro fiscal en escena, Pizarro, que ahora propone que Macarrón no fue el asesino, sino que fue instigador del crimen, en otras palabras, que contrató a alguien para que viole y mate a su mujer. Algo ilógico teniendo en cuenta que supuestamente la muestra de ADN pertenece a Marcelo Macarrón.

Siguiendo esta hipótesis, Macarrón habría contratado a un sicario y hasta está la teoría de que en realidad los asesinos fueron dos hombres colombianos, pero insisto, pura teoría.

Y en base a eso, Macarrón había ironizado una vez diciendo que le parecía irreal que dos sicarios colombianos de Pablo Escobar asesinan a una mujer con las manos y no con un arma. Sin embargo, para el fiscal, esa manera de asesinar fue para confundir la investigación y que la policía crea que todo fue una violación o algo irresuelto con una amante.

Según Pizarro, el torneo de golf era una coartada perfecta para Macarrón, incluso llegó a decir que él estuvo cerca de cometer el crimen perfecto, pero más allá de todo, suponiendo que esta última hipótesis sea cierta, ¿Cuál sería el motivo? ¿Qué llevaría a Macarrón a matar o a mandar a matar a su mujer? Y esta es la parte más confusa y quizás, hasta la más turbia.

Según el fiscal, hay negocios y mucho dinero de por medio, algo que Nora se enteró y amenazó con contar. Según una línea de investigación, Macarrón era testaferro de algún importante empresario o político. En otras palabras, había plata no muy clara pasando por la familia.

Dato no menor, la madre de Nora Dalmasso dijo en una entrevista que no creía que el asesino fuera una sola persona sino que fue algo bien planificado, que la mató o la mandó a matar una mafia o un clan. Insinuaba que Nora sabía algo y que su yerno, es decir, Macarrón, estaba con toda esa gente en asados y comilonas.

Macarrón por su parte, desde un principio contrató al excelentísimo perito Osvaldo Raffo, quien llegó a decir que creía saber quién mató a Nora, pero que no lo decía por no tener pruebas. Sin embargo, y lamentablemente, Raffo falleció hace ya varios años, llevándose el nombre del posible culpable a la tumba.

Macarrón insiste en su inocencia, está convencido de quién es el principal sospechoso y hasta quiere ir a juicio, jugada que, de salirle mal, le puede costar una cadena perpetua, y hablando de eso, hasta el día de hoy el caso no tuvo ni un sólo juicio, y lentamente el nombre Nora Dalmasso se va olvidando, salvo algún que otro informe cuando se acerca noviembre y se cumple un año más de un crimen que por una suma de fiscales que hicieron mal su trabajo, aprietes y corrupción, nunca se esclareció.

Las únicas certezas son las fallas que hubo. Se contaminó la escena del crimen, al cuerpo no se le hizo la necropsia, por lo tanto no se sabe si recibió golpes en la cabeza o no, incluso no se sabe si fue violada o si tuvo relaciones sexuales consentidas.

Caso Nora Dalmasso
Los Macarrón en la actualidad

Se acusó a un montón de gente y se investigaron muchas hipótesis al mismo tiempo, que eran simplemente callejones sin salida. Un crimen que pasó por todo y dónde se expuso la privacidad de la víctima de las maneras más asquerosas. Se dijo mucho, de todo, y se hizo muy poco.

La principal diferencia con el caso de María Marta García Belsunce, es que en el caso de María Marta, al menos algo se intentó investigar aunque haya sido todo nefasto y se condenó a gente que no tenía, a mi parecer, nada que ver.

En el caso de Nora Dalmasso no hubo ningún juicio, y por lo tanto ninguna condena.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -