En medio de la crisis, ¿el Observatorio de la Desinformación es una prioridad?

En medio de la crisis, ¿el Observatorio de la Desinformación es una prioridad?

En medio de la crisis, ¿el Observatorio de la Desinformación es una prioridad? El Gobierno Nacional lanzó el Observatorio de la Desinformación y la Violencia Simbólica en Medios de Prensa y Plataformas Digitales. Existen todas las faltas éticas jamás cometidas en las redes sociales que en ocasiones contagian a los medios de comunicación.

En medio de la crisis, ¿el Observatorio de la Desinformación es una prioridad? Una de las faltas más famosas es la tapa del Diario El País de España, el más leído en idioma castellano, y su tapa sobre la muerte de Hugo Chávez que se puede ver acá:

Provocativa, innecesaria, íntima, la foto, aunque no lo crean, en la tapa del diario de mayor lectura en lengua castellana, terminó siendo falsa. No era Hugo Chávez. El papelón fue mayúsculo pero el Diario El País tuvo la honradez de retirarla de su portal, sacar toda la edición impresa de los kioscos y reconocer su error.

Hoy en día, la gran responsabilidad la tienen, sobre todo, las redes sociales a las que nada ni nadie les puede reclamar. Y están al al alcance de cualquier ciudadano del mundo que incluso puede presentarse con un seudónimo y datos falsos, para escribir lo que quiera de quién quiera. Incluso publicar fotos o videos Triple XXX, como en el caso de Twitter.

Si Argentina terminó con el Rubro 59 como parte de la lucha contra la trata de blancas, hoy en Instagram, Facebook o dominios como por ejemplo el .net, se globaliza la prostitución.

En medio de la crisis, ¿el Observatorio de la Desinformación es una prioridad?
La falsa foto de un Hugo Chávez moribundo

El Observatorio ya es un organismo oficial de la República Argentina y fue lanzado el 8 de octubre del año 2020 para combatir la desinformación en las redes sociales y en los medios de prensa.

El proyecto fue promovido por la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual y quedó a cargo de una periodista, Miriam Lewin, la que es toda una nota en sí mismo.

En principio, tiene una limitación gigantesca que habla de nuestro permanente atraso. Al estar basado sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, debería operar solo sobre las radios y canales de televisión. Quedan fuera del Observatorio los diarios y revistas y las redes sociales, que tampoco contempla la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Este error se inicia en 2008 cuando se construye la Ley de Medios, se extiende hasta 2010 cuando se quiere aplicar, y llega a nuestros días. Nada dice de medios gráficos ni de redes sociales aunque usted no lo crea.

¿Cuál es la idea? La “detección, verificación, identificación y desarticulación de las estrategias argumentativas de noticias maliciosas y la identificación de sus operaciones de difusión”.

Bueno, no está mal. Actualmente, una Página Facebook con asiento en San Pablo, Brasil, puede distribuir en cualquier otro país noticias falsas de Argentina y promocionarlas con dinero, incluso con cantidades inusitadas. En Facebook el único límite es poder pagar. Igual en Twitter. Por lo tanto, desde el exterior, se puede intervenir en los asuntos internos de un país a través de noticias falsas para desprestigiar lo que sea: una personas, una espacio político, una marca, un producto.

Mientras el dinero fluya, las redes funcionan. Y así es que los países corruptos son los del Tercer Mundo y no Estados Unidos, Inglaterra o Suiza, donde estas enormes sumas de dinero se concentran sabiendo que gran parte está destinada al desprestigio.

Desde la Defensoría del Público agregan analizarán las “las noticias maliciosas ya emitidas” y que “no existen intenciones de llevar adelante ni el control, ni la supervisión de la tarea de la prensa: son actividades incompatibles con las funciones del organismo”.

Pese a esto, de inmediato surgieron críticas despersonalizadas como las del diario La Nación.

“Nodio: Preocupación en la oposición por una iniciativa del Gobierno para monitorear la información”, tituló el 13 de octubre, pero no se tomó la molestia de reproducir las declaraciones del oficialismo, porque las fallas existen y son graves.

¿Cómo fue posible que el ex profesor de la UBA y periodista de Daniel Santoro le creyera a Marcelo D’Alessio que era abogado y tenía contactos con la DEA? Imposible de explicarlo, pero ocurrió. Marcelo D’Alessio no era abogado. Tampoco tenía vínculos con la DEA. En cambio Daniel Santoro tenía años de experiencia como periodista.

En medio de la crisis, ¿el Observatorio de la Desinformación es una prioridad?
Daniel Santoro y Marcelo D’Alessio

Acá es cuándo los intereses políticos se sobreponen a la profesión. Cuando la presión arrasa cualquier concepto ético.

Lamentablemente los medios de comunicación forman opinión, está claro. Crean tendencias, también está claro. Pero en los últimos años se discuten dos cosas en los ámbito académicos y en las grandes empresas digitales: hasta dónde alteran la conciencia. O esa, cuando lo virtual finalmente reemplaza lo real.

O sea, si lo virtual, como un falso abogado se presenta en un programa de televisión como real, para incluso acusar a terceros, ¿debe intervenir un ente regulador o no? Lo cierto es que debe intervenir.

Si la corrupción no puede ser una posibilidad, tampoco la deshonestidad de presentar algo falso (un abogado) como verdadero (Marcelo D’Alessio) tendría que prosperar.

Pero el Observatorio tiene una falla de origen. Todos sus integrantes provienen del oficialismo. Entonces es fácil de cuestionar.

El Fiscal Carlos Stornelli pidió la indagatoria de Miriam Lewin por el Observatorio de Medios

Ahora que todo comenzó a rodar sin producir consenso, el Fiscal Federal Carlos Stornelli pidió hoy abrir una investigación. Cuando Laura Alonso fue Defensora del Pueblo (otro cargo que no es éste) sin título de abogada, Stornelli no actuó.

Pero ahora Stornelli está preocupado. E incluso mucho, tanto que pidió una indagatoria a la titular de la Defensoría del Público, Miriam Lewin, por el Observatorio de la Desinformación y la Violencia Simbólica en Medios y Plataformas Digitales (Nodio).

Según Stornelli es una “deliberada acción contraria a la Constitución Nacional y los pactos internacionales”, por lo cual ya tiene posición tomada.

Se trata de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa, según Stornelli como si cualquiera tuviera acceso a la radio y la televisión, porque, repito, la Ley de Servicios Audiovisuales es lo que contempla. En realidad se trata de defender a la libertad de expresión de los medios concentrados. Eso le funciona al Fiscal Federal Federico Stornelli.

Uno suena retrogrado cuando pronuncia la palabra “libertinaje”, pero muy republicano cuando escribe “populismo”.

Si la libertad significa que yo puedo estafar a la gente presentado un falso abogado como gran profesional, también tengo el derecho a imprimir billetes, desde ya falsos, ¿no?

La oposición y la justicia deberían preocuparse porque el Observatorio incluya a la oposición, siempre y cuando lo quiera integrar. Y el Gobierno Nacional por los efectos sanitarios, psiquiátricos y económicos de la cuarentena.

Pero se rompieron todos los vínculos, sobre todo el vínculo entre la palabra y la realidad, por lo tanto, lo que le ocurre a la gente no es responsabilidad de nadie y por lo tanto tampoco es responsabilidad de la República, de la Democracia, o la Política, solucionar la pobreza o el actual estado de salud y la educación pública.

El momento que atravesamos es de lo más frágil, y puede disparar cualquier solución divina lo que aún sería un peligro mayor.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario