Clubes de Barrio Fundidos por la Pandemia

Clubes de Barrio fundidos por la pandemia. Sin poder pagar servicios ni personal, no tienen más ayuda que las que tienen las fábricas, comercios o establecimientos educativos privados cuando se trata de entidades sin fines de lucro, vinculadas al trabajo y la educación.

Clubes de Barrio fundidos por la pandemia. En la Legislatura Provincial se trata la Ley de Asociaciones Civiles que aún no fue aprobada en la Cámara de Senadores. También se espera una tanda de fuertes subsidios no reintegrables y no préstamos ya que cada club es una entidad sin fines de lucro.

Hasta ahora, el Ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, sólo arrojó frases hechas y repetidas como que «el apoyo que van a recibir los clubes de parte nuestra será permanente durante estos cuatro años», y sin embargo no pudo hacer prosperar ni el tenis, ni el golf, ni el ping pong. Ningún deporte que pueda jugarse al aire libre y no sea en equipo. Pero sí comienzan los entrenamientos del Fútbol Profesional.

El presidente del Bloque de Diputados del Frente de Todos de la Legislatura Bonaerense, Facundo Tignanelli, fue quién presentó el proyecto de Ley para Asociaciones Civiles y Mutuales ante 100 de los 4.500 representantes que las entidades tienen en territorio bonaerense.

La Ley para Asociaciones Civiles y Mutuales comprende clubes de barrio, centros de jubilados, centros culturales y sociedades de fomento, las cuales no tienen lucro.

Según el proyecto, que hasta ahora es eso y solo eso, se condonarán las deudas impositivas con la provincia de Buenos Aires, lo que de hecho ya está vigente. Ninguna entidad de bien público paga el Impuesto Inmobiliario.

Por caso, existe y está reglamentada en la provincia y en cada municipio la eximición del pago de la Tasa de Servicios Generales. Nada nuevo propone Tignanelli en su proyecto.

El principal problema son salarios, haberes, honorarios, cargas sociales y servicios como luz, agua y gas. Esto hará que el pasivo que arrastren los clubes se extienda durante años. Más poner en funcionamiento cada espacio deportivo como canchas de tenis que son castigadas por lluvias y vientos sin que tengan mantenimiento. O canchas de básquet con pisos de parquet que acumulan humedad.

También, muchos clubes deberán pagar al cuerpo técnico, preparadores físicos y jugadores.

Nada de esto está considerado ni trabajo ni «rojo» para las entidades de bien público.

Por otro lado, el proyecto declara la inejecutabilidad e inembargabilidad del bien inmueble único. O sea, que si la entidad deportiva tiene dos, uno pegado al lado del otro, uno de esos inmuebles puede ser ejecutado. Otra falla de Tignanelli, el diputado matancero del Frente de de Todos.

A su vez, en el proyecto señalan que tendrán un costo cero las tarifas de servicios públicos durante la emergencia sanitaria. Hasta ahora no ocurre. Y las tarifas, vienen con el cargo fijo mensual y montos estimados. O sea que la iniciativa, para no variar, viene detrás y lejos de los problemas que tienen las entidades de bien público actualmente.

La medida tiene media sanción en la Cámara de Diputados Bonaerenses. Pero falta que la apruebe el Senado que está en manos de Cambiemos.

Si la ley se aprueba y luego de reglamenta, otorgará una prórroga de plazos para la presentación de documentación post-asamblearia y se condonarán las deudas documentales, además de brindarles una cuenta bancaria gratuita a cada entidad. Nada que pueda revertir la situación critica de clubes de barrio de envergadura.

Clubes de Barrio Fundidos

La única noticia concreta, y que tampoco es la ideal para entidades de bien público es que el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación extendió hasta marzo de 2021 la prohibición para suspender los servicios públicos de luz, agua, gas, internet, telefonía fija y móvil por falta de pago.

Incluye a entidades de bien público que contribuyan a la elaboración y distribución de alimentos, a minipymes, cooperativas, empresas recuperadas inscriptas en el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social, clubes de barrio, centros de jubilados, centros culturales y monotributistas cuyo ingreso anual mensualizado no supere dos veces el salario mínimo.

Ahora bien, la deuda queda acumulada y nada dice si luego se cobrarán con intereses y punitorios o no.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -