Morón Pablo Escobar: Barbería

Morón Pablo Escobar: Barbería HDP. Con el nombre de Barbería HDP abrió un local en Morón sobre la calle paradójicamente en Bartolomé Mitre 1152, a 200 metros de la Comisaría Morón I.

Morón Pablo Escobar: Barbería HDP. Y la foto de volante, exhibe atrás la primera imagen de Pablo Escobar, el narco terrorista Colombiano que rescató Netflix como referente popular en «El Patrón del Mal».

(por Andrés Llinares).- No es ilegal ponerle a una barbería, HDP. Tampoco ilustrar un volante callejero con la cara de un narcotraficante terrorista como lo fue Pablo Escobar.

Morón Pablo Escobar: Barbería

Pero habla de cómo estamos y el rumbo que tomamos.

En Mitre y San Martín existe la tintorería Islas Malvinas que colocó hace décadas un ex combatiente al que todo Morón conoce.

Ahora, ponerle HDP a una barbería y distribuir volantes con la cara de Pablo Escobar no es demasiado amigable.

Hoy en día parece que no ser amigable es sinónimo de distinción. El código del barrabrava en la calle. La bandera de «me la aguanto» en la vía pública.

Por supuesto que este bautismo de un nuevo local comercial en Morón no es causa de la violencia sino la consecuencia de lo alterados que estamos todos al punto que atacamos como estrategia para una mejor defensa.

La violencia se expresa de diferentes formas indecibles como el desempleo o la suba inescrupulosa de los alimentos, por dar dos ejemplos rápidos.

Y hoy todo es defenderse, resistir, pelear, «aguantar» en esta jungla que estamos construyendo en el que algunos quiere distribuir bondad, otros solidarias, pero que la buena voluntad se diluye ante políticas públicas de peso inconmensurable: desde la corrupción hasta la fuga de capitales.

Es trabajar y generar riqueza para que los de siempre hagan lo mismo con los que nunca.

La violencia es síntoma de la resignación. Yo me la «aguanto» porque no queda otra que resistir mientras el caos, el conflicto, mientras todo se derrumba. Y entonces la furia se instala, se repite y se agrava.

De niño existía la peluquería La Calesita sobre la calle Almirante Brown que comparada al mundo de hoy, cualquiera la calificaría de naif. Pero el paisaje de La Calesita para un niño era tranquilizador.

Hoy es todo velocidad. Furia en la carretera. Y terminamos bautizando locales con nombres como HDP y repartiendo volantes con la cara de un asesino y terrorista.

El volante conlleva una ironía si uno lo ve con atención. Pero esa ironía no lo saca a uno de leer con preocupación como se manifiesta las causas de la violencia.

Muy tranquilizador.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Diario Anticipos

Te acordás?

- Publicidad -