Morón y las inundaciones: La lucha contra el agua

Morón y las inundaciones: La lucha contra el agua. Las historia de las inundaciones en Morón, es la historia del crecimiento demográfico, de la conquista del conurbano, del loteo de las cuencas para ganado durante los veranos secos. Es la historia de lo negocios privados y la demanada al estado. Es la historia del sin fin de obras para deshacer los cursos naturales, asfaltar cientos de kilómetros cuadrados y construir en altura. Es la historia del hombres contra naturaleza, un recorrido que no tiene más destino que el fracaso.

(por Andrés Llinares).- Y volvieron las aguas el sábado 1 de octubre pero sin grandes abnegaciones excepto el área de Morón Centro comprendido por el cruce de las calles French y Rivadavia. El punto principal de concentración de agua fue el túnel bajo nivel. Pero a 100 metros se realiza la Cuenca French – Azcuénaga que solucionará el problema, según confirmaron desde el Gobierno Local y Provincial.

La ante última inundación en Morón fue el 8 de mayo cuando llovieron 87 mm. en un hora. Para mayo, la media de precipitaciones que tiene medida el Servicio Metereológico Nacional es de 65 mm.

Las lluvias rompieron las estadísticas. Lo que debía llover en más de treinta días cayó en una hora. Ese día se viralizó la foto del Túnel French – Azcuénaga que desde su inauguración en octubre de 2015 se inunda porque no tiene bombas depresoras.

Todas las fotos de la galería que se exhiben a continuación, fueron enviadas por nuestros lectores a través de whatsapp a nuestro número de la redacción y pertenecen a Morón Centro, Morón Sur, Castelar Sur y El Palomar. Las tres localidades sufrieron fuertemente los efectos del agua.

Las nuevas obras hídricas funcionaron, como el aliviador de la Cuenca Boquerón. En Morón Centro entre la Avenida Rivadavia y la Avenida Hipólito Yrigoyen no creció el agua de manera sustancia y escurrió rápidamente.

Los videos que Anticipos Area Digital pudo editar y se acá se exhiben, reproducen el fuerte impacto de las lluvias extraordinarias.

El primero exhibe la lluvia en Morón Centro y los barrios del distritos y fue producido con nuestro material y las fotos que aportaron los seguidores de nuestras redes sociales:

En este segundo video, podemos ver lo que fue la caída de agua en Morón Norte sobre la calle José Ingenieros en su cruce con Juez de la Gándara en donde cambia el nombre por Crisólogo Larralde. Ese día, el agua de las precipitaciones corrieron de Norte a Sur por que Morón es un plano inclinado:

Morón había sido castigado previamente por un principio de tornado el 29 de abril que arrasó con postes, techos (como el de la Escuela Benjamín Matienzo de El Palomar) y carteles, principalmente en el recorrido de la Avenida Verga. Los daños materiales fueron muchos, pero no hubo víctimas fatales.

No fue la primera vez que un “tornado” azotó el distrito. El primer aviso fue en 2011. Se registraron vientos mayores a los 100 kilómetros por hora y lluvias fuera de lo normal. En el siguiente video pueden verse los daños que causó en el Club Morón de Castelar (Bernardo de Irigoyen 138). El viento embolsó el techo de la pileta climatizada que luego cayó sobre el agua:

El tornado que todos recordamos fue el del 12 de abril de 2012, récord hasta la fecha. Ese día, volaron techos completos, incluso de gimnasios, galpones y viviendas y hasta hubo un fallecido en el distrito, vecino de la localidad de Haedo.

Ese 12 de abril de 2012 por la noche, las precipitaciones fueron exageradas, pero el efecto del viento produjo la devastación. El Túnel Lebensohn bajo las vías del ferrocarril Sarmiento quedó intransitable por horas.

Uno de los varios clubes destrozados fue Los Matreros en la sede ubicada sobre la avenida Sarmiento y Cañada de Juan Ruíz. Los vientos tiraron, entre otras cosas, las columnas de alumbrado que interrumpieron el paso vehicular.

Los clubes Morón y Deportivo Morón, en su antigüa sede de Almirante Brown y Juan José Valle, padecieron fuertes daños.

El Club Morón perdió el techo del Gimnasio Anexo. Los vientos embolsaron la estructura, la elevaron sobre sobre sus bordes en que apoyaba y al caer, no paró hasta el piso. 70 jugadores de voley, madres, padres y entrenadores estaban en el gimnasio cuando ocurrió el siniestro. Lograron refugiarse bajo la losa de hormigón que separa la planta baja con el primer piso. También, volvió a volarse el techo de la pileta, cayeron las paredes perimetrales de tenis y el mismo sector deportivo perdió columnas de iluminación, un tercio de los árboles del parque se quebraron o cayeron, hubo roturas de vidrios, ingresó agua en todas las áreas, inundó el vestuario de damas que se encuentra bajo nivel y parte de las chapas del Gimnasio Anexo volaron y se enrosacaron en los postes de la vía pública.

El Club Deportivo Morón ubicado entonces en Almirante Brown y Juan José Valle perdió todo el techo del gimnasio de básquet, una pared lateral completa y una torre de iluminación de su cancha de fútbol.

Esa misma noche, a causa de los vientos superiores a los 100 kilómetros por hora, falleció el vecino de Haedo Sebastián Buszczak. Subió a la terraza de su domicilio y el viento lo arrojó a la casa vecina dándose un golpe en la cabeza.

 Si establecemos una línea de tiempo entre 2011 y 2018, notamos que las lluvias y los vientos en el distrito variaron sin que hayan cambiado las exigencias de construcción para techos parabólicos ni colocación de postes. Es un hecho que estamos inmensorsos en el Cambio Climático más allá de que cada acontecimiento se utilice políticamente.

La experiencia de 2012 dejó muchas enseñanzas aunque se consideró un fenómeno extraordinario. La denominación no es desacertada, el tornado fue excepcional, pero no quita que con frecuencia el territorio se vea afectado por un clima que aún no sabemos medir.

La fotos de aquella noche de 2012 captadas por este medio demuestran la furia de la naturaleza que castigó la zona obligando al Estado Local a declararse en Estado de Emergencia.

Ese día, durante la noche, todo fue emergencia. El agua y el viento impidieron la movilización de la gente que realizó largas filas para poder viajar, la demanda de remises y taxis se vio superada y hasta decenas de personas optaron por caminar.

Anticipos trabajó toda la noche y al día siguiente, se pudieron cuantificar los daños a plena luz del día:

La última gran inundación que padeció Morón fue el 7 de febrero de 2014 y lo reflejan los dos videos a continuación, entre varios, que ese día produjo este medio. Así fueron en Morón:

Primer Video de Morón Centro Lado Sur:

Segundo video Morón Centro Lado Sur:

Y así afectaron Castelar justo sobre la Cuenca Zanjón Martínez, que a principios del Siglo XX era un bebedero que luego fue loteado.

Video 1 frente al Colegio Sofía Barat:

Video 2 en la Rotonda Martínez:

Luego de las inundaciones, los concejales de la oposición presentaron un pedido de informes en el que el entonces Secretario de Planifación, Gustavo Mosquera, explicó las obras hechas y las que se harían. Fue el 13 de marzo de 2014.

Y a menos de dos meses, el 27 de mayo de 2014, en el programa de televisión Primer Plano, la concejal oficialista Virginia Veyga y el opositor Ramiro Tagliaferro (hoy intendente) accedieron a dar un debate frente a las cámaras:

Por nuestra parte, recorrimos todos los conductos que pudimos para saber si el 7 de febrero de 2014 el agua había podido fluir con normalidad. Comprobamos que sí. Entramos al Arroyo Morón en su desembocadura a cielo abierto y esto fue lo que vimos:

Y lo volvimos a recorrer a pocos meses para saber cómo se encontraba y nos encontramos con esto.

Pero en El Palomar, sí encontramos en aquellos días que la Cuenca Céspedes no tenía un tratamiento intenso de limpieza. Tampoco obras hídricas en ejecución.

Y por supuesto que fue un punto de tracción de la oposición para elevar quejas, críticas y cuestinoamientos al Gobierno Local.

Si trazamos en el calendario años y fechas, podemos realizar esta aproximación:

2011: Principio de Tornado

2012: Tornado

2014: Inundaciones

2018: Principio de Tornado

2018: Inundaciones

Como se ve, y sin realizar una evaluación científica, Morón ni ningún distrito del conurbano esta preparado para vientos que excedan los 60 kilómetros por hora. Tampoco para precipitaciones que superen la media establecida por el Servicio Meteorológico Nacional.

Esto indica que a pesar de las obras, seguirá habiendo agua en el territorio no por impericia sino por las variaciones del clima que se registran desde hace un década.