- Publicidad -

Después de 32 años de democracia y la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y los indultos, el Tribunal Oral Federal N° 5 de San Martín condenó por delitos de lesa humanidad a ocho represores responsables del Circuito Represivo Zona Oeste que se desplegó durante la última dictadura cívico-militar.

Se trata del ex Comandante de Operaciones AéreasMiguel Ángel Ossés (prisión perpetua); los ex Cabos de la Fuerza AéreaDaniel Scali y Marcelo Barberis (25 años), el ex Civil de la Regional de Inteligencia Buenos Aires, Héctor Seisdedos (25 años); el ex Jefe de la Primera Brigada Aérea de El Palomar y de la Sub-Zona 16Hipólito Rafael Mariani (25 años); el ex Jefe de la Séptima Brigada Aérea de Morón y de la SubZona 16César Comes (25 años); el ex Cabo de la Comisaría Tercera de CastelarFelipe Ramón Sosa (9 años, la fiscalía había pedido 19), y el ex Comisario de HaedoNéstor Rubén Oubiña (12 años, la fiscalía había pedido 25).

Con el ingreso de la denominada «patota», el grupo de tareas que actuaba en la zona oeste», se generaron cánticos de repudio:

A partir del 14 de junio de 1976 la Sub-Zona 16 estuvo bajo responsabilidad exclusiva de la Fuerza Aérea Argentina dentro de los Partidos de Merlo, Moreno y el Viejo Morón. En ese ámbito funcionaron los Centros Clandestinos de Detención y Torturas(CCDT«Mansión Seré» entre fines de 1976 y fines de marzo de 1978; la Regional de Inteligencia Buenos Aires, que operó desde mediados de junio de 1976 en la Séptima Brigada Aérea y en 1977 se trasladó a la casona de San Martín y Entre Ríos, Morón Centro; la Primera Brigada Aérea de El Palomar, la Séptima Brigada Aérea de Morón, las Comisarías Primera (Seccional Morón), Segunda (Seccional Haedo) y Tercera (Seccional Castelar Sur), el Hospital Posadas, la Octava Brigada Aérea de Moreno y el Grupo I de Vigilancia Aérea de Merlo.

La causa, número 2829, se caratuló «Barberis, Marcelo Eduardo y otros s/inf. art. 144 bis del C.P.» y se investigaron 95 casos de privación ilegal de la libertad agravada, violación, abuso deshonesto, tormentos y homicidios en «Mansión Seré» «Atila». El tribunal lo integraron los jueces Marcelo Gonzalo Díaz Cabral (presidente), Alfredo Justo Ruiz PazMaría Claudia Morgese Martín y Elbio Osores Soler.

Junto a militantes y ex detenidos durante la dictadura, la lectura del veredicto la presenciaron el intendente de Morón, Lucas Ghi; el presidente del Concejo Deliberante de Morón, Hernán Sabbatella; la senadora provincial Mónica Macha; la referente de Madres de Plaza Línea Fundadora, Nora Cortiñas; la concejal de Morón, Cristina Rodríguez, y María Teresa Antón de Sabbatella, madre de Hernán y Martín.

«Desde el Municipio tenemos el orgullo de haber aportado pruebas y testimonios que sirvieron para juzgar los crímenes del terrorismo de Estado que tuvieron lugar en Mansión Seré e hicieron posible esta sentencia, que será reparadora y fue posible a partir de la decisión política de Néstor y Cristina Kirchner de eliminar todo obstáculo que garantizase impunidad», dijo Ghi.

«Como en estos 15 años, estamos junto a los organismos, militantes, familiares y víctimas acompañando desde el Estado Local con políticas activas y exigiendo justicia en el marco de un Gobierno Nacional que puso en agenda la política de derechos humanos. Que esta condena sea un ejemplo por los 30 mil que dieron su vida por una Patria mejor», señaló Sabbatella.

Y Macha agregó: «Esta sentencia es un acto de justicia para los compañeros y compañeras que dejaron su vida luchando por el sueño de una sociedad mejor y fue posible gracias al kirchnerismo, que convirtió los Derechos Humanos en política de Estado».

Al salir de la audiencia, Zoraida Martín, que estuvo detenida en Mansión Seré, dijo a Anticipos«Estoy muy conforme. Pudimos juzgarlos por los delitos sexuales, cosa que no se había hecho en otro juicio. Nosotros pretendemos la condena social y acá están todos nuestros compañeros condenando a los represores junto a nosotros. Y los juzgamos con los compañeros que no están y eso es muy importante porque no están desaparecidos, son parte de nuestra historia».

Oscar Walter Arquez, a quien secuestraron el 17 de septiembre de 1976- cuando tenía 19 años y militaba en Montoneros y en la Unión de Estudiantes Secundarios– y estuvo detenido en la Séptima Brigada Aérea y luego en Mansión Seré o la RIBA (eso él no lo sabe), dijo luego del veredicto: «Hasta que no veamos a todos bien presos no vamos a parar. Como dije el día que me tocó declarar: nuestros compañeros deben estar alegres festejando como nosotros porque saben que no los abandonamos y no los olvidamos. Vamos hacer justicia por ellos».

- Publicidad -

Nora Cortiñas, en diálogo con Anticipos antes de ingresar a la sala de audiencias a escuchar las condenas, dijo: «espero toda la justicia y la verdad para seguir con la memoria hasta tener un país sin nada de impunidad. Me siento más fuerte que nunca. Todavía estoy buscando información sobre mi hijo Gustavo. Presentamos un habeas corpus, que parece que da mucho trabajo a los jueces, y queremos que digan la verdad los que saben qué pasó. Uno es (el ex Jefe del Ejército, César) Milani, a quien vamos a llamar a indagatoria. Por otro lado, Agustín Rossi (ministro de Defensa de la Nación) tiene que seguir abriendo archivos porque no es solamente por Gustavo, es por los 30 mil».

Ese día, Anticipos Diario también entrevistó a los ex detenidos desaparecidos Adriana Martín, Jorge Zurrían y Guillermo Fernández:

 

- Publicidad -
Artículo anteriorCon el respaldo de Margarita, la fórmula Mazzitelli – Yametti toma velocidad
Artículo siguienteEl concejal radical Joaquím pateó el tablero y apoyará la fórmula Mazzitelli – Yametti de Progresistas