Cardoso_-Descalzo-y-Rita

Fue en Ituzaingó, participó Fabián Cardoso, Juez de Cámara; el ex intendente de ese municipio, Alberto Descalzo; y el reconocido Diego Gorgal.

Lanzan el Observatorio Federal de Seguridad y Justicia. El lanzamiento lo abrió Alberto Descalzo frente a un público de magistrados y funcionarios del Poder Judicial. También abogados y agente de las fuerzas de seguridad. Y para arrancar dijo que lo más necesario para trabajar en seguridad es tener «buenos datos de la realidad» para «confrontar con herramientas y prácticas.»

Por otro lado, Descalzo dijo que había que hacer una autocrítica en relación al funcionamiento de los distintos organismos de seguridad. «Nunca sentí a la Nación y la Provincia estar involucrados con las políticas de seguridad locales», dijo confirmando el párrafo anterior.

- SUSCRIBITE GRATIS -

«Le hechamos la culpa a la justicia o a la policía» pero «no se termina de ayudar a ninguno de los dos» cuando «la seguridad está enmarcada en la crisis actual».

«Nosotros, los dirigentes locales, territoriales, queremos ser parte de la seguridad de la Provincia de Buenos Aires. Y para eso, entre muchas cosas, hay que aumentar el presupuesto en la Justicia para cubrir todas las vacantes y acelerar todos los tiempos», añadió Alberto Descalzo.

Para luego describir la actual crisis y dar un diagnóstico preocupante. «Sin salarios dignos, salud y educación pública respetable y producción, esto va a empeorar».

Descalzo no se equivoca. Por convicción o necesidad, la sociedad atraviesa su peor clima. El 50% es pobre y de ese 50%, el 17% es indigente.

De izq. a der.: Diego Gorgal, Fabián Carrdoso, Anabella Peppe, Edgardo Gibilisco y Damián Cardoso.
De izq. a der.: Diego Gorgal, Fabián Cardoso, Anabella Pepe, Edgardo Gibilisco y Damián Cardoso.

Le siguió el conocido juez Fabián Cardoso que pidió «reformular el vínculo con la sociedad y este es un buen momento». A su vez, aclaró que el el Observatorio Federal de Seguridad y Justicia «será un espacio en dónde se pueda decir todo pero que tiene tres puntos centrales». Y entonces los enumeró.

1 – La relación con la gente. Tener un oído para escucharla y no que sólo tengan derecho a escucharnos cuando tengamos ganas. Estar y llegar al barrio y hablar de lo que a ellos les importa.

2 – Profundizar los marcos teóricos, revisarlos, analizar su utilidad hasta lograr una mirada federal.

3 – Investigar con marcos teóricos. Crear conocimiento con los datos que extraemos de la seguridad y saber que el mensaje es central.

Po último, el reconocido Diego Gorgal arrancó con dato fáctico imposible de contradecir.

Diego-Gorgal

«En 1991 teníamos una Dirección Nacional de Seguridad y en 2023 un Ministerio Nacional de Seguridad. Esto aplica a la dimensión del problema», arrancó el especialista que ocupó varios cargos públicos y hoy es profesor en la Universidad Torcuato Di Tella.

«Debemos transformar los datos en información y la información en conocimiento para abordar los problemas de seguridad que tenemos», aconsejó Gorgal y luego fue crítico al señalar «la calidad de cada decisión está comprometida y la sociedad está más demandante. Por eso necesitamos debates más efectivos.»

Entonces también enumeró cuatro fases de controlar el delito y por lo tanto brinda seguridad.

1- Políticas Preventivas. Tenemos recursos sociales muy buenos, los mejores de Latinoamérica como educación y salud pública, y aunque no sea la mejor semana para tocar el tema, alimentos para todos. A esa inversión social hay que aplicarla de manera inteligente, nada más. Y está es una medida para prevenir el delito.

2 – Disuadir. Se trata de hacerle entender a aquel que está por transgredir una norma que va a cometer una falta y tendrá consecuencias. Ahora bien, en Europa, cada 100 personas que cometen delitos, 33 son arrestados. De los 33 arrestados, 25 son procesados y de los 25 procesados, 15 tienen condena. En Argentina ese número es la mitad. Del total de apresados, 8 tienen condenan. Por lo tanto, las políticas de disuasión no están funcionando.

3 – Encarcelamiento. Rosario es el caso en que ni la prevención ni la disuasión repliegan el delito. Pero cuidado, tampoco lo hace efectivo el encarcelamiento. Acá el punto es saber quién queda detenido, ¿un novato o el más peligroso? Para esto también hay que usar la inteligencia.

4 – De 120.000 encarcelados que tenemos en el país, la mitad regresa al delito. Por eso nunca acaba. Y acá hacen falta planes concretos para que ese sujeto, excarcelado, encuentro un camino distinto.

Al finalizar, Diego Morgal, volvió a tomar la palabra el juez Fabián Cardozo, agradeció a sus colegas, también a los abogados presentes entre los que estaba el Presidente del Colegio de Abogados, Jorge Frega, a las fuerzas de seguridad y a los vecinos que participan de los Foros de Seguridad del Municipio como César Reyes, Presidente del Foro de Seguridad de Parque Leloir.

- Publicidad -