La Tarzan de Castelar
- Publicidad -

En la Tarzán de Castelar se reunieron Di Tullio y Grabois para acercar posiciones. La senadora kircherista y una de las voces de Cristina Fernández de Kirchner, se reunió el sábado 23 de julio de 2022, el conocido «bodegón» La Tarzán para acercar posiciones entre los movimientos sociales y el Gobierno Nacional, alque que parece no lograr el Ministro Juan Zabaleta que fundó un camping sobre la 9 de julio.

En la Tarzán de Castelar se reunieron Juliana Di Tullio y Juan Grabois para acercar posiciones. Por un lado, el Presidente de la Nación, dijo, por lo bajo, y en privado, «pensé que me iban a ayudar más» y dio a entender que si continuaban las presiones «se iba a la mierda», por lo que dejaría el primer antecedente de un gobierno peronista que renuncia a su mandato.

De inmediato todos los operados políticos salieron a jugar el partido, y Castelar fue escenario de una las principales voceras de Cristina Fernández de Kirchner, la senadora Juliana Di Tullio y Juan Grabois, el hombre fuerte de los movimientos sociales.

Colegas históricos que han pasado por este medio confirmaron que en la Casa Rosada afirman que Alberto Fernández ya aceptó cambiar el gabinete y negocia con Cristina y Sergio Massa.

- SUSCRIBITE GRATIS -

De este trama participan Juliana Di Tullio y Juan Grabois ya que Zabaleta no puede con los Movimientos Sociales. Después de todo, la recesión, el dólar y la inflación van en alza mientras que hay reducir los déficit mellizos. Tampoco ha demostrado mucha preocupación el Ministro que sabía salir en cuanto programa de televisión aceptaba una caricia, de pronto se guardó y comenzó a repetir que hay que «crear trabajo» como si nadie lo supiera y fuera un país de estúpidos.

Alberto Fernández quiere al Presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, en el Gabinete Nacional ya que hay ministerios que no funcionan.

Atrapado entre los piqueteros y el campo, Alberto Fernández negocia con las dos alas de la coalición: Unidad Ciudadana (los K) y el Frente Renovador (el massismo) a la espera de buenas noticias de Silvina Batakis, lo que sería una sorpresa.

Recordemos que Cristina Fernández eligió en 2013 a Martín Insaurralde como primer diputado nacional y perdio; en 2015 a Daniel Scioli antes que a Florencia Randazzo y perdió la presidencia; en 2017 ella misma encabezó la lista de senador y perdió y en 2019 puso en primer lugar a su archienemigo pensando que podía manejarlo. En fin, Cristina Fernández no puede exhibir ni una medalla desde las estanterías de Calafate.

Sergio Massa pide quedarse con el control Banco Central y Alberto Fernández no quiere ceder en ese punto como si le fuera más que bien. Pero el rechazo no lo distancia. Como cuando lo amenazó el cráneo de Ricardo Moreno, dejó la jefatura de gabinete, armó un partido, le ganó al kirchnerismo y le abrió la puerta al PRO.

Sin el Banco Central en manos de Massa, en el gobierno creen que los cambios no se harán con Silvina Batakis en Estados Unidos. La ministra estará de regreso en Argentina mañana 27 de julio de 2022 por la mañana.

Más despierto que nunca, el presidente Alberto Fernández admitió que es necesario «hacer cambios», pero que su «prioridad ahora es controlar la corrida del dólar». Esto es tener visión. En este punto coincide con Cristina y la mitad del país, la otra mitad quiere la corrida, son los dueños de los silobolsas.

Atención: si la crisis se agrava se licuará el efecto de cualquier reformulación del gabinete. Ya nada dará resultado excepto cambiar la moneda, dar de nuevo y llegar a niveles históricos de inflación y pobreza. 

Hay pesimistas u optimistas bien informados que hablan de ocho días sin que el propio mercado precipite una devaluación. Algunos un poco más optimistas creen que se podría soportar dos semanas.

En lo que si coinciden Alberto, Massa y Cristina es en evitar una devaluación, una genialidad. El nuevo relato en la cúpula del Gobierno es que hay que achicar la brecha entre el dólar oficial y las cotizaciones libres, o sea, negociar con el campo para que suelte algo de los 15 mil millones de dólares que tiene en los silobolsas. No está claro como se consigue eso sin devaluar, quizás Dios dirá.

El mínimo objetivo del Gobierno Nacional es a casi dos años y medio de gestión intentar reconstruir la autoridad presidencial con alguna medida porque la falta de credibilidad cada día encierra más al gobierno.

En la Tarzán de Castelar se reunieron Di Tullio y Grabois para acercar posiciones

Juliana Di Tullio en principio logró algo. Lo hizo bajar a Juan Grabaois a La Tarzán, el bodegón donde la senadora kirchnerista tiene su casa de la Provincia de Buenos Aires. Ahí conversaron sobre aplacar las cosas porque si seguían emitiendo, el déficit crecería, no se cumpliría con el fondo, la inflación treparía a más del 80%, y finalmente todo explotaría por la aires.

Grabois le explicó si ella podía vivir con un plan de 17 mil pesos mensuales al valor del mercado actual, y Di Tullio le respondió que no se trataba de eso sino de distribuir mejor los recursos.

No hubo pacto, pero si tregua. El kirchnerismo concentro toda su movilización en La Cámpora que está perezosa y desmotiva. Mientras que a los movimientos sociales los mueva la necesidad imperiosa: el hambre y la subsistencia.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al WhatsApp de la redacción haciendo clic en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía Twitter haciendo clic en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -

ESCRIBÍ TU OPINIÓN!

Por favor, ingrese su comentario aquí.
Por favor escribí tu nombre aquí