Castelar: El Castillo de
- Publicidad -

Castelar: El Castillo de los Ayerza es un símbolo histórico de la ciudad. En el año 2009 fue declarado Lugar Histórico de Interés Municipal a través de una ordenanza del Concejo Deliberante de Morón.

Castelar: El Castillo Ayerza tiene su placa de «Patrimonio Cultural» que fue descubierta el miércoles 24 de noviembre entre funcionario y autoridades educativas del Instituto Inmaculada.

Castelar: El Castillo de

Ubicado en Pedro Goyena 1990, este espacio es uno de los pocos del distrito que se conservan desde del siglo XIX.

El castillo era el antiguo casco de la quinta de la familia Ayerza y hoy forma parte del conjunto edilicio del Instituto Inmaculada. La propiedad, que pertenecía a la familia González desde tiempos coloniales, fue fraccionada y vendida en varias oportunidades hasta que Cosme Gaviña la vendió al francés José Sahores Prat.

- SUSCRIBITE GRATIS -

En ese entonces , se la conocía como “Quinta de Gaviña” y se estima que Sahores Prat fue quien mandó a construir el “castillo”, transformando un establecimiento rural en una quinta de veraneo.

El predio fue adquirido por Rómulo Ayerza en 1895 y a partir del año siguiente se instaló con su familia a pasar los veranos y fines de semana.

Como muchas de las familias que se afincaron en Morón, los Ayerza lo hicieron por cuestiones de salud, dado que la esposa de Rómulo y su descendencia padecían de asma. Esa zona de Morón (que luego fue Castelar) es alta y era arbolada, por lo que se decía que proveía aires beneficiosos para enfermedades pulmonares.

El “castillo” está inspirado en el Chateau La Musse (Francia), un típico palacete francés de tres niveles y un subsuelo, con una gran escalinata central de mármol y dos grupos de columnas jónicas que enmarcan el ingreso principal. Posee molduras y dinteles en relieve sobre los amplios ventanales. La cubierta está resuelta en mansarda con crestería de zinc.

En 1945, Luis Ayerza modernizó la vivienda agregándole baños y cocina y colocando la inscripción “San José 1895”. En 1958 los Ayerza vendieron la casa a la congregación de los Oblatos de la Virgen María para instalar las primeras aulas del Instituto Inmaculada.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al WhatsApp de la redacción haciendo clic en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía Twitter haciendo clic en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -