Menem, tráfico ilegal
- Publicidad -

Menem, tráfico ilegal de armas y las explosiones de Río Tercero. Uno de los hechos más retorcidos en la historia de nuestro país. Un hecho que por las tantas idas y vueltas judiciales terminó siendo muy muy confuso y por momentos hasta incluso olvidado. 

¿Cuál es la relación entre Menem, tráfico ilegal de armas y las explosiones de Río Tercero? Se trata de dos casos que están estrechamente relacionados entre sí, pero son juzgados como dos causas distintas. 

Si bien lo narrado ocurrió en 1995 su origen data de hace algunos años atrás. Años de inflación, convertibilidad y denuncias por corrupción. En ese entonces, Carlos Menem definía que “en cada corrupto se identifica un traidor a la Patria”.

Entre 1991 y 1995 el Presidente Carlos Menem firmó tres decretos secretos donde se autorizaba una venta de unas 6500 toneladas de armamento de guerra a Venezuela y Panamá, pero esas armas iban para otros lugares. Panamá ni siquiera tiene fuerzas armadas.

- SUSCRIBITE GRATIS -

Esas armas estaban siendo enviadas a Ecuador y Croacia. Este último estaba en guerra con Serbia y tenía un embargo dispuesto por la ONU para la venta de armas.

Por otro lado Perú estaba en una especie de guerra con Ecuador por la cordillera del Cóndor y Argentina era garante de Paz del protocolo de Río de Janeiro de 1942. 

Menem, tráfico ilegal de armas y las explosiones de Río Tercero

Trafico ilegal
Los ex presidentes de Argentina, Carlos Menem, de Perú, Alberto Fujimori y de Ecuador, Jamil Mahuad (1998)

En pocas palabras, no se podía vender armas a ninguno de esos dos países: era ilegal. Por eso se camufló la venta simulando que eran enviadas a Panamá y Venezuela

En esas 6500 toneladas había fusiles, balas, cañones y hasta misiles. En total se enviaron 7 embarques a Croacia y tres aviones a Ecuador

El 17 de Febrero de 1995 el Coronel Rafael López Alvarado, agregado aéreo del Perú en Buenos Aires, le comunicó a Roberto Manuel de Saá, el Jefe de Inteligencia de la Fuerza Aérea Argentina, que unos embarques clandestinos con armas habían salido rumbo a Ecuador.

A los pocos días cuando se dictaminó el «Alto al fuego» entre Perú y Ecuador, el periodista Daniel Santoro publicó en Clarín un informe periodístico donde daba a conocer esos falsos decretos y la venta ilegal de armas.

En la nota se informaba que Argentina le vendió a Ecuador 75 toneladas de armas y municiones valuadas en 33 millones de dólares. Para ser más precisos estamos hablando de unos 8 mil fusiles, 36 cañones de 105 y 155 milímetros, 10 mil pistolas, 350 morteros, 50 ametralladoras pesadas, 58 millones de balas, 45 mil proyectiles de cañón, 9 mil granadas y 200 toneladas de explosivos.

A los días, en marzo de ese mismo año, el abogado Ricardo Monner Sans realizó la denuncia penal en base a esas notas periodísticas. 

El 15 de marzo murió en extrañas circunstancias Carlitos Menem Junior, el hijo del presidente. A raíz de la denuncia penal, el fiscal Carlos Stornelli comenzó la investigación. Los jueces a cargo eran Jorge Urso, Julio Speroni y Marcelo Aguinsky. 

Menem, tráfico ilegal de armas y las explosiones de Río Tercero

Menem, tráfico ilegal
Carlitos Menem Junior

La investigación avanzaba, hasta que a las 9 de la mañana del 3 de noviembre de 1995 la fábrica militar de Río Tercero explotó, destruyendo por completo a la fábrica y al menos tres barrios de la ciudad. 

Menem, tráfico ilegal
La explosión de Río Tercero

La onda expansiva se sintió a unos cinco kilómetros de distancia. Fueron tres explosiones que generaron que cientos de esquirlas, municiones, bombas y partes de proyectiles, literalmente lluevan por toda la ciudad. 

Unos 30 mil proyectiles comenzaron a caer frente a colegios o hasta en los patios de las casas. Muchas personas comenzaron a huir hacia pueblos cercanos. El ambiente era casi idéntico a una ciudad en guerra, con las consecuencias que eso significa.

Menem, tráfico ilegal

Los vehículos estaban destrozados y habían sido abandonados en los lugares en donde se los encontraba. Había heridos, los proyectiles impactaban en las personas que estaban en sus viviendas y encontraban armas a cada paso, incluso bombas de guerra sin explotar que quedaron diseminadas por toda la ciudad.

Los vecinos relataban a los medios lo que encontraban: “Una granada normalmente para ser lanzada desde aviones o en supuestos morteros. Esto es el fulminante, normalmente llamado exponente del tren de fuego. Lo que estamos viendo acá en el aire es el percutor, y eso es toda la carga explosiva, lo que va adentro de eso, o sea que esto está que uno la toca y corre el riesgo de que explote en el momento”.

Menem, tráfico ilegal

No había quedado nadie. Todo desolado, las casas se caían. Todas las casas en esta zona aledaña a la fábrica militar Río Tercero estaban de la misma forma, y todo como reflejo de la explosión, las esquirlas, las bombas esparcidas por el piso. Se le había dado la orden a la gente de no tocar, de evacuar el lugar, de no salir a la calle. 

En total murieron siete personas y más de trescientas resultaron heridas en lo que según se dijo por el mismo Menem unos diez minutos después de que se conoció la noticia, fue un terrible accidente. “Se trata de un accidente y no de un atentado, ustedes tienen la obligación de difundir estas palabras”, declaraba el presidente.

Menem, tráfico ilegal de armas y las explosiones de Río Tercero

Menem, tráfico ilegal

Pero realmente, ¿Fue tan así? A la fábrica militar de Río Tercero llegaban los armamentos para ser reacondicionados y posteriormente ser enviados a Ecuador, Croacia y Bosnia. Todo parecía indicar que la explosión tuvo como objetivo ocultar pruebas del tráfico de armas, así como también disimular el faltante de las mismas. Básicamente el armamento que se vendía a Croacia y Ecuador era recolectado de unidades del ejército en todo el país.

En la fábrica de Río Tercero se maquillaban, se ponían en contenedores junto a la municiones, y se vendían.

Al año siguiente en 1996, uno de los presuntos traficantes, Diego Palleros es citado por el Poder Judicial para declarar, pero escapó hacia Sudáfrica.

El 8 de octubre de 1996, después de un accidente de helicóptero en el campo de polo, murieron los coroneles Rodolfo Aguilar y Juan Carlos Anderioli junto a otros tripulantes, varios de ellos testigos de la causa por venta ilegal de armas. 

Recién en 1998, Luis Sarlenga, el interventor de fabricaciones militares fue preso por la causa.

Menem, tráfico ilegal
Luis Sarlenga

En ese mismo año, Ana Gritti esposa de Francisco Dalmazo, profesor de química que después de evacuar a sus alumnos de la escuela, que estaba a pocos metros de la fábrica, murió de un infarto descubrió en un peritaje que el trotyl no se enciende solo con el fuego y que necesita un detonador. 

Eso era algo clave, demostraría que no hubo ningún accidente y que todo fue intencional, sin embargo aún iban a faltar un par de años para que le den la razón.

“La fábrica de Río Tercero fue el brazo ejecutor del que se valió todo el grupo que estuvo ligado al proyecto y a la venta de las armas, el brazo ejecutor del que se valió para cumplir efectivamente la misión que habían acordado y que habían programado”, explicaba Gritti.

Menem, tráfico ilegal

Y detalló: “Entonces nunca podríamos juzgar autónomamente esta causa sino que debemos ir a la causa madre que es la venta ilegal de armas porque esto fue la conexión de aquello”.

Ana es clave para que la causa no prescriba. El 21 de agosto de 1998 declara en la causa ante el juez Urso el capitán Horacio Estrada. Lo acusaban de haber controlado tres embarques que fueron a Ecuador

Él decía que no tenía nada que ver, que incluso no había pruebas en su contra y que estaba dispuesto a aportar toda la información que sea necesaria. Cuatro días después, el 25 de agosto de 1998, es hallado muerto en su oficina con un disparo en su cabeza.

La hipótesis del suicidio nunca fue muy convincente. Entre varios datos extraños, quizás el más llamativo era que Estrada era diestro y tenía el disparo en el lado izquierdo del cráneo. 

Trafico ilegal
La muerte de Estrada

En junio de 1999 se organizó una multitudinaria marcha en Río Tercero exigiendo justicia. Asistieron unas 12 mil personas. El 4 de abril de 2001, ya con De La Rúa como presidente de la Nación, la Cámara Federal confirmó por el tráfico de armas, el procesamiento de un exministro de un ex canciller y hasta de un ex jefe del ejército, entre otros y tan solo dos días después Sarlenga, el interventor de fabricaciones militares decidió hablar. Se quebró, dijo que era un traidor y contó todo. 

Dijo que Emir Yoma, el cuñado de Menem, le contó que el dinero de la venta ilegal de armas iba destinado al Partido Justicialista, y que «todos sabían cuál era el destino real del armamento».

Después de esas declaraciones, Emir Yoma quedó detenido como presunto organizador de la asociación ilícita y horas más tarde Stornelli solicitó la indagatoria de Carlos Menem, acusándolo de ser jefe de esta banda. 

Menem, tráfico ilegal de armas y las explosiones de Río Tercero

Emir Yoma
Emir Yoma

Finalmente Menem fue detenido en junio de 2001, se le otorgó prisión domiciliaria. Fue la primera vez en la historia argentina y durante un gobierno democrático que un expresidente era sometido a juicio.

Menem decidió cumplir la prisión domiciliaria en la mansión del expresidente de la Casa de la Moneda Armando Gostanián, pero obviamente fue liberado en diciembre, cinco meses después, por orden de la Corte Suprema de Justicia ya que no estaba probada la asociación ilícita. 

Quién también declaró en la causa fue Lourdes Di Natale, secretaria de Emir Yoma, que entregó a la justicia cuatro agendas. En esas agendas tenía documentado prácticamente todo, entre esas cosas anotadas en la agenda estaban visitas de Sarlenga y del Coronel Edberto Gonzáles de la Vega a Yoma. Según Lourdes este último le llevaba sobres de papel madera. 

“Un día le muestro un fax, según ella tenía un amigo en la SIDE, le muestro un fax que a mi me destruyó completamente, que decía el encabezamiento era: Atentado a la embajada de Israel, atentado a la AMIA, ventas de armas a Croacia y Ecuador, Narcotráfico, lavado de dinero. Y decía Monzer Al Kassar, Alfredo Yabrán, Carlos Menem, Emir Yoma. Le digo ¿Abril esto es verdad? Es verdad me dice, es verdad, me lo mandó mi amigo de la SIDE”, relataba Lourdes

Menem, tráfico ilegal
Lourdes Di Natale

Su denuncia fue clave para la detención del ex presidente Menem, pero el 3 de marzo de 2003, Lourdes Di Natale murió al caer del departamento donde vivía, en el décimo piso de una torre en Recoleta. Tenía que declarar a los pocos días y si bien todo apuntaba que cayó cuando intentaba cortar un cable después de una discusión con unos vecinos muchos dudaron de esa versión. 

Recién reconstruyeron su caso tres años después en 2006, y si bien se dictaminó que no podría haber caído donde cayó sin ayuda de un tercero, la causa permaneció caratulada como suicidio.

En ese mismo año, en 2003, cuatro ingenieros fueron designados como peritos oficiales en la causa de la explosión de la fábrica de Río Tercero y concluyeron que el hecho fue programado y ejecutado por gente capacitada en explosivos y consciente de sus efectos. 

Sí, recién cuatro años después probaron lo que Ana Gritti había mencionado en 1998 y después de eso, de que se dictamine que no fue un accidente, todo se tornó confuso. 

Menem, tráfico ilegal de armas y las explosiones de Río Tercero

Menem, tráfico ilegal
Ana Gritti

El juez que estaba investigando la causa la dejó, quedó en manos de Diego Estévez que ni siquiera tenía experiencia en derecho penal. 

En 2006, Estévez decidió cerrar la causa y sobreseer a todos los acusados, lo que produjo un escándalo que generó que se anulara esa absolución y que se destituya a Estévez. Ahí la causa comenzó a ir de mano en mano, con abogados presentando recursos y más recursos, intentando extender y alargar todo lo más posible. 

En 2004, Diego Palleros, quien estaba prófugo y quien es considerado el intermediario en el contrabando de armas, dio una entrevista donde dijo que Menem sabía la verdad sobre las armas.

Diego Palleros
Diego Palleros

En 2007 se procesó a Carlos Menem por las explosiones; en 2011, después de tres años de juicio oral, tanto Menem como el ex ministro de defensa Oscar Camilion y Emir Yoma, fueron absueltos de los cargos de contrabando calificado por el tráfico de armas. 

Carlos Menem se justificaba argumentando: “No puede estar el presidente de la Nación controlando a donde iban las armas ¿Cómo puede el presidente ir a la aduana a ver a dónde van a ir las armas?”

Menem, tráfico ilegal de armas y las explosiones de Río Tercero

Menem, tráfico ilegal

Pero dos años después, en 2013, se apeló al caso, se revocaron las absoluciones y se condenó a Carlos Menem a siete años de prisión y a Camilión a cinco años y medio por contrabando agravado, junto a otras diez personas más.

Pero en 2017 se los terminó absolviendo porque no se había cumplido el principio del plazo razonable para arribar a una condena firme.  Sí, fue condenado, sobreseído, condenado, sobreseído, condenado y sobreseído nuevamente. 

Por otro lado en 2014, el Tribunal finalmente dictó sentencia por las explosiones de Río Tercero. Sí, 19 años después de los hechos. 

Se estableció que las explosiones fueron causadas intencionalmente y se condenó a cuatro acusados: Gato, Cornejo Torino, González de la Vega y Franke, todos militares retirados e ingenieros, pero las condenas e investigaciones no fueron más arriba. 

Respecto a la muerte de Estrada se investigó durante más de cuatro años, pero se terminó archivando la investigación. El caso de Lourdes Di Natale se reabrió en 2015, pero hasta ahora no hay ningún avance. 

Por otro lado, González de la Vega, uno de los condenados, murió por coronavirus en julio de 2020. 

En 2017 se volvió a investigar a Menem por las explosiones y debía ir a juicio en Córdoba en febrero de 2021, pero murió el 14 de febrero. La ciudad de Río Tercero no adhirió al duelo.

Carlos Menem

La voladura de la fábrica militar Río Tercero fue con el objetivo de ocultar pruebas. Sin embargo, muchos documentos lograron rescatarse y gracias a eso la investigación pudo continuar. Por suerte este caso no quedó impune.

Es importante que esto no se olvide, sobre todo porque aún hay juicios por delante. Toda una ciudad y cientos de familias quedaron destrozadas a raíz de este atentado. 

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al WhatsApp de la redacción haciendo clic en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía Twitter haciendo clic en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -