El Presidente echó al Ministro de Salud y el GEN quiere ver los listados de vacunados en Morón

El Presidente echó al Ministro de Salud y el GEN quiere ver los listados de vacunados en Morón. Ayer, Alberto Fernández le pidió la renuncia a Ginés González García, el Ministro que montó un Vacunatorio VIP en su cartera.

El Presidente echó al Ministro de Salud y el GEN quiere ver los listados de vacunados en Morón. El debate lo inició el periodista Horacio Verbitsky cuando admitió públicamente que se le aplicó una vacuna contra el coronavirus en dependencias del Ministerio de Salud gracias a los oficios de su viejo amigo Ginés.

«No hay lugar para la impunidad ni para privilegios a los amigos. Ante los hechos de público conocimiento sobre los #VacunadosVip, exigimos al Intendente Lucas Ghi que publique el listado de quiénes se vacunaron en nuestro distrito. Con nombre y DNI», tuiteó la concejal del GEN y abogada, Sandra Yametti, ayer a última hora.

Al consultada, la concejal le dijo al Diario Anticipos que no podía confirmar nada. «Solo pido que publiquen los listados. ¿Qué mejor qué eso?», se preguntó en relación a que a través de la publicación Morón demostraría que no tuvo vacunatorio VIP.

La misma medida le cabe a cualquier Municipio de la Provincia de Buenos Aires. Dejaría a todos más tranquilos que no alteraciones, acomodos, salteos y vacunados express.

Pero esta en las autoridades decidir qué harán.

Con la vacuna en suelo argentino, los casos de contagio siguieron adelante y también las muertes. Por lo tanto, el Vacunatorio ViP de Gines González García le hace un gran daño al Presidente de la Nación, Alberto Fernández, que ayer lo echó al instante al enterarse de la declaraciones de Horacio Verbitsky.

El fiscal Guillermo Marijuan presentó de oficio una denuncia penal contra el ex ministro de Salud Ginés González García para que se investigue la «presunta comisión de delitos de acción pública», en el marco del escándalo por el «vacunatorio VIP» en la cartera sanitaria nacional.

La denuncia también incluye al periodista Horacio Verbitsky, «sin perjuicio de que el avance de la investigación permita identificar a otras personas», en tanto Marijuan calificó a los sucesos que le costaron el cargo a González García como «un acto de inusitada gravedad institucional».

Ayer, 19 de febrero de 2021, fue el tema más leído de del día. Y cerró la noche y abrió el día la vacunación que recibió el sindicalista Hugo Moyano, su esposa y su hijo de 20 años.

Sandra Yametti presentará el lunes, en el Concejo Deliberante de Morón, el proyecto por el cual pide el listado con nombre, apellido, y DNI de cada uno de los vacunados.

Hoy el tema se aquietó ante los reflejos rápidos de Alberto Fernández. El médico Ginés González García al menos quedó como un desvergonzado pero también desparramó angustia sobre todo en lo sectores más sufridos por el Coronavirus, como los parientes de los fallecidos.

Moyano dijo que se vacuno por se Presidente de dos Obras Sociales. Además de Moyano fueron vacunados su esposa, Liliana Zulet, y su hijo Jerónimo, que tiene 20 años y vive con ellos bajo el mismo techo. La explicación fue que había tenido coronavirus y le quedaron resabios. Por lo tanto, por prescripción médica tenía que vacunarse. Por su puesto que nadie le dio credibilidad.

Hay millones, sí, millones, que esperan su turno. La existencia de un sistema ilegal, una vacunatorio VIP, daña la credibilidad de la política y aún más del oficialismo.

Tampoco se conocen los procedimientos y criterios para obtener la vacuna.

Cuatro día atrás, la intelectual Beatriz Sarlo dijo: «Me ofrecieron la vacuna bajo la mesa y dije: ´Prefiero morirme ahogada de Covid´»

Desde ese día, algunos medios salieron a buscar desde donde partían esos ofrecimientos y encontraron el vacunatori ViP. Y luego el listado de vacunados. Este domingo Clarín y La Nación tenían sus tapas preparadas para contar qué ocurría. Y fue el periodista Horacio Verbitsky el que se inmoló para sacarles la primicia de por medio y reducir el daño.

Ahora, Juntos por el Cambio salió con fuertes cuestionamientos por los privilegios en la vacunación.

Pero cuando la dirigente de la Coalición Cívica, parte de alianza Cambiemos, Elisa Carrió, denunció a fines de diciembre al Presidente Alberto Fernández, al ministro de Salud, Ginés González García y la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, por intento de envenenamiento «envenenamiento» ante la decisión de la vacuna rusa, Sputnik V, no dijeron nada.

La denuncia delirante apareja gastos judiciales y también confusión. No fue sería por parte de la mujer que se llevó más del 50% de los votos de la ciudad porteña en 2017.

En esa denuncia, Carrió solicitó a la justicia que se investigue si estos y otros funcionarios incurrieron en “delitos de atentado contra la salud pública, defraudación al Estado e incumplimiento de deberes de funcionario público”. Define otro “delito” posible mediante “acciones peligrosas” donde menciona el potencial “envenenamiento de la población”.

Esto significa que si Carrió le metía miedo a la población, debe tomarse como algo naturalizado. Pero si hay un vacunatorio VIP debe ser repudiado. Y las dos cosas son para repudiar ante la angustia de la población.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -

ESCRIBÍ TU OPINIÓN!

Por favor, ingrese su comentario aquí.
Por favor escribí tu nombre aquí