Morón: El asesinato
- Publicidad -

Morón: El asesinato de Villa Sarmiento todavía sin móvil. Ezequiel Moya primero sufrió una fuerte paliza y luego dos disparos. Uno le impactó en el tórax y murió sobre el asfaltó en Villa Sarmiento, Morón, en la «zona de boliches», tierra sin ley durante los fines de semana.

Morón: El asesinato de Villa Sarmiento todavía sin móvil. Sin que la justicia emita opinión, ni el Fiscal de la causa, Pablo Ravizzini, se digne a hablar, los medios por su cuenta calificaron el hecho como «guerra entre bandas» que es un eufemismo.

El asesinato de Ezequiel Moya con un arma de fuego todavía no tiene explicación. Una pelea dentro del boliche que se extendió a la calle? Un ajuste de cuentas? Tráfico de drogas? No se sabe absolutamente nada, salvo que un joven de 20 años fue ejecutado en medio de la Avenida Presidente Perón a la vista de todos y sin que intervenga ninguna fuerza policial. Tierra de nadie.

- Publicidad -

Le pegan de a tres, lo que es muy cobarde. Sí, tres jóvenes, le pegan a Ezequiel Moya cuando ya estaba en el piso producto de golpes anteriores. Se nota la furia, la ira de los atacantes. Qué hizo Moya para merecer semejante castigo? Nadie lo sabe. Se ejerce justicia por mano propia y punto.

Un amigo se acerca, tiene un arma de fuego, o sea, sale una noche a bailar con un arma de fuego encima, e intenta defenderlo. Lo defiende tan mal, tan errado, que de los dos disparos que hace, uno da en el tórax de Ezequiel Moya, y lo mata.

Lo cargan apurados a un auto y lo intentan llevar al Hospital Posadas cuando se cruzan con una ambulancia en que la que viajaba un médico. La detienen y le trasladan el cuerpo que ya estaba sin vida.

¿Quién disparó el arma? Un joven de Quilmes: Lautaro Rodríguez Otero Blanco. Fue detenido el mismo día del crimen, el jueves 5 de diciembre de 2019, y también le secuestraron el Peugeot 308 gris que había en la vivienda.

La causa está bajo secreto de sumario. El Fiscal no quiere ni puede hablar. Los móviles de la brutal golpiza se desconocen.

Se presume y sólo eso, que Lautaro Rodríguez Otero Blanco disparó contra el asfalto para que liberen de la golpiza a Ezequiel Moya. Que una bola rebotó, le dio en tórax y murió.

La «zona de boliches» de Villa Sarmiento es tierra sin ley, donde ingresan menores a los locales y no se cumple la ley, donde se vende alcohol hasta desbordar a toda hora y no se cumple la ley, donde se abre y se cierra a cualquier hora y no se cumple la ley.

Cobro una vida y la cuenta es interminable. Qué pasó? Nadie lo sabe con precisión. Qué ocurrió? Un pibe de 20 años terminó muerto con el asfalto de la avenida Presidente Perón, o la vieja avenida Gaona.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -
Artículo anteriorMatías Kulfas: ¿Quién es y cómo piensa el economista?
Artículo siguienteBanco Provincia Visa: Descuentos y Premios