Día de la Mujer y mi abuela
- Publicidad -

Día de la Mujer y mi abuela Asunta Capriati. Como muchas mujeres inmigrantes, llegaron en barco. Llegaron por las oportunidades que ofrecía el país, llegaron por las guerras europeas, llegaron del infierno al paraíso.

Día de la Mujer y mi abuela Asunta Capriati

(por Andresito Llinares).- Esta es mi abuela. Falleció y fue una gran pérdida. Mi abuela vino en un barco, adulta, sola y pobre. Se casó y tuvo dos hijas, Josefina y Martina.

Esas dos hermanas tuvieron una, cuatro hijos, y la otra, tres. De los siete nietos, una sola es mujer, Carina.

- SUSCRIBITE GRATIS -

Mi abuela fue una crack. «Má qué 4 x 4, veni cuá», hubiera dicho.

Sólo nosotros le entendíamos qué decía, solo nosotros pensábamos que sabíamos italiano, sólo nosotros disfrutábamos los fideos cortados a cuchillo, sólo nosotros sabíamos todo lo que hacía incluso ahorrar en el corpiño y sólo a nosotros nos decía «pácaro que comió, voló» (con un acento extraño y la «c» por la «j»).

Como muchas inmigrantes, seguramente extrañaba su patria destrozada por la Segunda Guerra Mundial, sus familiares muertos, sus amigos perdidos, su hermano atravesado por una bala en alguna tumba al aire libre de los campos de batalla.

En Argentina hizo una vida. Esa es Argentina. Esa es la vida.

De su capacidad de sentir y pelear, surgieron dos mujeres, de esas dos mujeres, siete hijos, y de esos siete hijos, diez bisnietos que no la conocieron. De esos diez bisnietos, seis son mujeres.

Mi abuela era mujer. Y hoy lloraría al ver al género marchando, luchando por derechos, abriéndose camino.

Siempre extrañé a mi abuela porque sí, era de refunfuñar, pero también de reírse mucho, mucho, y ponerle el cuerpo y su tiempo, su vida, a todo. La dedicación de ella por el otro era interminable.

Mi abuela estaría contenta con lo que hizo cada uno de los siete nietos. No importa que logramos. Ella, sólo por verlos grandes, adultos, felices, con hijos, estaría feliz. Ese fue su logro y su logro fue un pequeño universo.

Hoy es 8M. Mi abuela quizás no hubiera ido a ninguna marcha. O quizás a alguna. No lo sé. No tengo manera de saberlo. Pero me habría dicho que vaya. «Eh, pero cuomo, no va ir», hubiera dicho o algo similar.

Perdoná abuela que escriba de vos después de 32 años de redactar sobre momentos de otros.

Pero si lo hago es porque las mujeres golpeadas, lastimadas, asesinadas y las mujeres que marchan me hacen acordar lo mejor que tenías: esa potencia mayor a cualquier motor. Esa capacidad de llevar adelante la columna vertebral de una familia, la fluidez de todo lo emocional.

Saludos de todos tus sobrinos y nos vemos en cualquier momento.

Te extraño y siempre te quiero.

Recibí GRATIS las noticias de Diario Anticipos en tu WhatsApp

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Diario Anticipos

También te puede interesar:

- Publicidad -