Tucci, Wanama, Bendito Pie, Legacy, Stone, Catalina y Zohue
- Publicidad -

Tucci, Wanama, Bendito Pie, Legacy, Stone, Catalina y Zohue a convocatoria de acreedores.

No pueden pagar lo que compraron por la estampida del dólar y los crecientes costos de fabricación. Un problema en común es que se les hace imposible hacer frente a las importaciones que encargaron de telas y accesorios a un dólar a 22 pesos que hoy roza los 30.

Para sortear el tsunami económico, Tucci, por ejemplo, apunta a un público fuera de rango económico con la llegada de la marca Zadig & Voltaire que abrió en Paseo Alcorta.

- Publicidad -

Pero de todos modos, Tucci, Wanama, Bendito Pie, Legacy, Stone, Catalina y Zohue llamarona convocatoria de acreedores.

La Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI) publicó el 4 de mayo una nueva edición del «Semáforo de la Indumentaria Argentina». Según el informe, los precios de indumentaria tuvieron un aumento del 17,4% en marzo de 2018 con respecto a mismo mes del año anterior. Sin embargo, los productos importados para la fabricación llegaron al 100 %, como el dólar, y la energía superó el 800 %.

A su vez, hubo una fuerte caída en las ventas y la producción nacional de indumentaria cayó al 2,1% interanual durante el cuarto trimestre de 2017.

El 2017 cerró con una caída del 5,7% que se sumó a la caída del 11,7% en 2016. En combinación, la fabricación argentina de prendas de vestir se redujo en un 16,7% durante los últimos dos años.

Hacia adelante, nada indica que pueda mejorar el mercado del consumo por lo que las siete firmas, como precaución, tomar la medida de llamar a «convocatoria de acreedores».

Los dueños de la conocida marca Wanama solicitaron la apertura de su concurso preventivo de acreedores a través de un pedido del directorio de la sociedad Big Bloom, dueña de la etiqueta, ante el Juzgado Comercial Nº 21, Secretaría 43, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Emiliano Fitá, Presidente de la firma, también propietaria de John L. Cook, envió un comunicado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires para anunciar la decisión.

En su último balance anual correspondiente al 2017, deja asentado una pérdida de $3,2 millones de pesos que, según la compañía, se originó por un menor nivel de ventas tanto de sus propias marcas que estuvieron originadas «por el menor poder adquisitivo de las familias frente a la menor demanda de empleo y la aceleración de precios en bienes y servicios».

Al 31 de diciembre tenía una deuda de $325 millones y una facturación de $557 millones. La empresa había pagado ese año indemnizaciones al personal por reestructuración por $3,5 millones.

También podés seguirnos en twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -
Artículo anteriorMassa sumó otro gobernador y quiere las PASO para llegar a la unidad
Artículo siguienteSe suman Legacy, Wanama y John L. Cook al pedido de convocatoria de acreedores