Analía Centurión Kreutzer Hospital Posadas Salud Pública
- Publicidad -

Centurión trabajará en el Posadas hasta el 12 de octubre. La doctora Analía Centurión se describe así: «Vivo la vida intensamente. Trabajo en cirugía cardíaca infantil haciendo la circulación extracorpórea. Adrenalina pura. Argentina», según puso en su cuenta de twitter.

Y esta enojada, tanto como para reducir a un ser humano a «pepino de mar», o sea, sin materia gris. El último que citó la palabra «pepino de mar» fue el ex arquero paraguayo José Luis Chilavert para responderle al hijo del Pájaro Caniggia, Alexander.

Pero lo importante, es que la doctora Centurión confirmó:

A) «Despedidos/renunciados trabajamos igual hasta fin de mes en el Posadas. Orgullosa de pertenecer al equipo del Dr Kreutzer. Gracias por haberme convocado hace 12 años a formar parte de esto!».

B) «Estamos resolviendo los pacientes internados hasta el 12 de octubre que será el último día. Cumplimos con el mes de preaviso».

¿Qué le molesta a la doctora Analía Centurión? Suponemos, porque no se comunicó con la redacción, la nota que editamos sobre el doctor Christian Kreutzer

Por eso utilizó el recurso de Chilavert para describir al redactor del artículo anterior de «pepino de mar».

 Tiene otra mirada. Aceptada. Para expresarla cita a la twittera @milewinograd que escribió cuatro días atrás: «Un fanático k no puede entender que un anti k no sea fanático M. A tal punto que si un anti k, critica algo actual, al k se le rompen los circuitos bipolares y arranca con teorías estrambóticas. Ej de hoy: El que dice que Kreutzer renunció para vaciar el Posadas. My god!!!.»

Nosotros no dijimos eso. Dijimos, entre varias cosas, que con la renuncia, Kreutzer «se queda en el Hospital Universitario Austral de Pilar al que tiene acceso población con recursos económicos. Por lo tanto, Kreutzer, que estudió la universidad pública, hizo su residencia en una hospital público, se refugia en un sanatorio privado porque echaron tres médicos de su equipo sin consultarlo. El enojo se entiende. Pero la población va a sufrir su renuncia».

Lo paradójico, es que al doctor Kreutzer agradeció la nota, aunque suponemos de manera irónica. Pero la doctora Centurión que se autodenomina dentro del grupo «despedidos/renunciados», piensa que el redactor que es el mismo que escribe este artículo tiene la misma capacidad cognitiva de un «pepino de mar».

Este es un «pepino de mar»:

Pepino de Mar

Y este el «pepino de mar» bautizado Andrés Llinares que redacta hace 32 años y ayer escribió el artículo sobre el doctor Kreutzer que le molestó a Centurión.

Como se ve en las fotos, el «pepino de mar» es muy distinto al Andrés Llinares por lo tanto es fácil señalar que se trata de especies diferentes: una poco conocida (el «pepino de mar») y otra inteligente.

Yo quiero insistir. Este «pepino de mar» les dice que los entiende, imagino lo que debe ser operar y del corazón en el Hospital Posadas, llegar a casa, intentar sostener una vida normal. Pero que también, dentro de la discusión, los más perjudicados son los niños sin recursos.

Puede que no tuvieran otro camino y puede que tengan que pelear más de lo que pelearon hasta ahora.

A Kreutzer y a Centurión, mis respetos y saludos.

También te puede interesar:

Habló Kreutzer del Hospital Posadas, ¿por qué se fue?

- Publicidad -