- Publicidad -

Con el Paro General de hoy, el Gobierno Nacional toma nota pero no admite el fuerte retroceso en materia económica.

Tres días atrás, el Ministro de Trabajo Jorge Triaca dijo: «El Paro no sirve para nada». Sin embargo, hoy, el Gobierno Nacional diseña estrategias para que el peronismo no promueva la conflictividad social ante el poder de fuego de los gremios.

Sin ir más lejos, el flamante ministro de Producción, Dante Sica, asumió y acto seguido dijo aseguró que el Gobierno y las grandes empresas deberán hacer un esfuerzo mayor en los próximos meses para «cuidar la cadena de pagos» por las complicaciones que podrían trasladarse de la crisis cambiaria. Y agregó: «Este segundo semestre será mucho más difícil: vamos a tener que mirar con mucho cuidado a las Pymes, porque la crisis cambiara ha llevado a tomar medidas extremas, lo cual genera estrés y golpes.»

Ayer, la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, señaló que «Es una crisis que el gobierno está manejando, de hecho la manejó tan bien que hoy ya estamos tranquilos que lo que vamos a tener que pagar de aquí al día que nos vamos. Lo tenemos», dijo durante su intervención en la mesa de Mirtha Legrand aunque no aclaró que para logarlo el país cuenta con 255 mil millones de dólares de deuda externa.

El Paro General impuso al Gobierno Nacional a bajar las expectativas económicas y a reabrir el diálogo con la CGT, quebrado tras las fallidas negociaciones de principios de mes cuando la Rosada sólo aceptó que se negocie un 5% extra en las paritarias.

Por lo que el Ministro Triaca se desdijo: «El paro ha tenido impacto en la ciudad de Buenos Aires por el transporte público. Estamos dispuestos como Gobierno a trabajar en relación a esos sectores que tienen más dificultades», declaró esta mañana. Y por primera vez reconoció «las dificultades que están transitando algunos» sectores y, aunque insistió en las intenciones «políticas» de los dirigentes.

Inmediatamente le respondió Hugo Moyano: «El paro es contundente. Hay una realidad que no se puede ocultar. Esperemos a ver qué hace la CGT. Ellos (los funcionarios) hablan de diálogo, pero ¿para qué? ¿para llegar a la situación en la que estamos hoy?», se preguntó el dirigente en diálogo con Radio 10. «Es una tomada de pelo. Espero que la CGT no caiga nuevamente en esa situación, sino todos los esfuerzos y sacrificios que se hacen para una medida importante no van a servir para nada.»

La lectura de las palabras de Moyano son claras. Sino hay diálogo, ¿qué? ¿Hostigamiento hasta el fin del mandato del Presidente Macri?

En Radio 10, Mayono continúo: «No se puede esperar mucho de este Gobierno. Ellos nos han llevado a esta situación extrema, de hambre, y ellos mismos nos dicen descaradamente que está todo mejor y eso le da más bronca a la gente».

El gremio de camioneros acaba de cerrar un 25 % con el sector privado. Pese al acuerdo, Moyano no influenció al Triunvirato de la CGT.

Al respecto, el dirigente criticó a Jorge Triaca por no homologar esa paritaria y lo acusó de decir «estupideces».

De acá la lectura del Gobierno Nacional. Temen que el paro sea una escalada del peronismo como fuerza opositora. Y por otro lado, que las visiones dentro de la CGT son marcadamente diferentes, por lo que será difícil entablar una negociación que ordene todas las fuerzas gremiales.

- Publicidad -