- Publicidad -

Con el parto lanzado por la CGT y la CTA, la PyMES de la Zona Oeste tomaron posiciones fragmentadas.

Desde Ituzaingó, la Cámara de Industria y Comercio (UCIADI) se pronunció fuertemente a favor a través de un texto que envío a esta redacción:

«El sector Pyme justifica el 80% del empleo privado en Argentina, y se ve seriamente afectado por las actuales políticas económicas de endeudamiento, salvajes incrementos de tarifas, acceso libre de importaciones, altísimas tasas de interés e incertidumbre.Todo esto atenta y está poniendo en riesgo a las empresas nacionales e impide cualquier posibilidad de desarrollo. El consumo interno se ve tristemente deteriorado, con el consecuente sufrimiento de quienes no pueden acceder a cubrir sus necesidades. En el marco del paro general convocado por las centrales obreras para el lunes 25 de Junio, a la cual se han plegado las Agrupaciones Pymes del Pais, UCIADI adhiere a esta postura en reclamo por un nuevo modelo económico nacional, que defienda las industrias y revalorice el mercado interno como motor de desarrollo económico».

Por su parte, el empresario PyME Ariel Aguilar, presidente de la Cámara Industrial de Manufacturas de Cuero y Afines (CIMA), y de gran actividad en Morón, promocionó el «Segundo Persianazo PYME» junto a otras organizaciones.

Aguilar, en varias oportunidades, señaló que la apertura de importaciones y del «puerta a puerta» esta fundiendo al sector.

Y en sus últimas declaraciones señaló que la «Herencia de Cabrera» fue de 7.500 PyMES y 6.000 comercios cerrados.

Cuando Aguilar habla de la «Herencia de Cabrera» se refiere al ex Ministro de Producción del Presidente Mauricio MacriFrancisco Cabrera, el mendocino del PRO que es empresario e ingeniero y fue ministro de Desarrollo Económico de la Ciudad de Buenos Aires y presidente de la Fundación Pensar. El 16 de junio, Macri le pidió la renuncia.

- Publicidad -