- Publicidad -

Y utilizó un revólver calibre 22. El hecho sucedió en la Plaza Cumelén de Castelar Norte el 30 de agosto de 2014. Fallo del TOC N° 5 de Morón.

El Tribunal Oral en lo Criminal N° 5 de Morón condenó el viernes 28 de octubre a Hernán Alfredo Bravo a ocho años de prisión por considerarlo autor penalmente responsable de un robo agravado por el uso de arma de fuego ocurrido el 30 de agosto de 2014 en la Plaza Cumelén de Castelar Norte.

A su vez, el TOC 5, que preside el juez Marcos Lisa, le retiró a Bravo el beneficio de la prisión domiciliaria, por lo que luego de la lectura del veredicto fue trasladado a una cárcel del Servicio Penitenciario Bonaerense. 

Junto con Bravo, el delito también lo cometió Nazareno Agustín Ponce Álvarez (21), quien no fue juzgado en este juicio porque su defensa requirió la realización de pericias psiquiátricas debido a que lo considera inimputable.

Bravo Ponce Álvarez golpearon y robaron 270 pesos, una billetera, un celular y una campera a cinco jóvenes que conversaban en la Plaza Cumelén de San Pedro y Los Incas. Los asaltantes llegaron al espacio público en una moto Honda Titán CG. Con la excusa de hacerles una pregunta, uno de los que circulaba en la moto se acercó a los jóvenes y les dijo «no griten, ni corran, al primero que lo hace le pego un tiro». Y mostró un revólver calibre 22. Uno de los asaltantes le pegó un culatazo a dos de ellos, quienes corrieron con la cabeza ensangrentada. Uno tropezó y cayó al piso justo cuando uno de los delincuentes ejecutó un disparo que no impactó sobre ninguno.

Los jóvenes se escondieron detrás de los arbustos de una casa y luego escaparon en el Renault Clío con el que habían llegado a la plaza. Los asaltantes los persiguieron hasta que lograron cruzarlos en la intersección de Arias España, donde se produjo un choque entre el Clío y la moto.

Bravo fue trasladado herido al Hospital Posadas y Ponce Álvarez pudo escapar. Bravo ingresó al nosocomio con una sola zapatilla marca Nike que coincidió con la otra que había quedado tirada sobre la calle España. De esta manera, se confirmó su participación y responsabilidad en el hecho.

El fiscal Javier Baños, de la Unidad Fiscal de Instrucción y Juicio N°7 de Morón, había pedido ocho años de cárcel para Bravo por considerarlo autor de un robo agravado por el uso de arma de fuego. «Están pidiendo mucha pena para mí, lo único que hice fue subirme a una moto a la que no me tenía que subir», dijo Bravo en el juicio.

Aún no está confirmado quién ejecutó el disparo. El fiscal Baños cree que fue Ponce Álvarez. Pero esto se sabrá en otro juicio oral y público.

- Publicidad -