Fábrica Rousselot: le impusieron una multa millonaria. Lo dictaminó la Justicia de Faltas luego del reiterado incumplimiento de la empresa para erradicar los malos olores. La multa es de 1 millón de pesos aunque aunque se estipula siempre un descarga por parte del demandado. Y podría ser un valor menor. La fábrica de gelatinas produce en condiciones anormales desde hace 15 años sobre la avenida Vergara en medio de un casco urbano.

Los abogados de la firma Rousselot pidieron al Municipio de Hurlingham que lleva adelante Juan Zabaleta la quita de la multa ya que por cuestiones ajenas a la empresa no pudieron cumplir con los plazos para sanear la cadena de producción.

Para los letrados, la culpa radica en la Aduana Nacional ya que necesitan maquinarias importadas que están, según ellos, retenidos en el Puerto de Buenos Aires.

En enero, la empresa y el municipio firmaron un acuerdo para erradicar los malos olores. Debía estar cumplimentado en junio. Pero en junio, vecinos y municipio se reunieron con representantes de la empresa Rousselot para escuchar que necesitaban 30 días más. Se les dio el okey.

Pero en agosto, los olores continuaron afectando el barrio como sino se hubiera hecho algo. El municpio se presentó y lo constantó por lo cual clausuró la fábrica.

La empresa debe colocar filtros para terminar con los olores.

- Publicidad -