La oscura historia detrás
- Publicidad -

La oscura historia detrás de McDonald’s. Si entramos a la página oficial de McDonald’s, y nos vamos a la sección «nuestra historia» nos hablan de su creador, Ray Kroc. Un hombre que en sus inicios vendía licuadoras.

La oscura historia detrás de McDonald’s. Según esa reseña, en el 1954 Ray visitó un restaurante en San Bernardino en California, que le había comprado una cantidad bastante grande de estos aparatos. Llegó al restaurante y se encontró con los hermanos McDonald y quedó muy sorprendido por lo eficaz que era este lugar en despachr una hambuergesa y un vaso de gaseosa. Mucha calidad y un servicio muy rápido.

La oscura historia detrás

De repente, según la historia oficial, Kroc compartió con los hermanos su visión de abrir franquicias de McDonald’s por todo el país.

En el 1955 fundó McDonald’s System Inc y seis años más tarde compró los derechos exclusivos del nombre de la cadena y ahí termina, no hay más mención a los hermanos McDonald y no sabemos qué pasó.

- SUSCRIBITE GRATIS -

Ahora veamos la historia real, sin decorado ni términos lindos. Es decir, la oscura historia detrás de McDonald’s.

Ray Kroc nació en el 1902. Falsificó su edad para hacer un curso de conducción de ambulancias en la Cruz Roja, y, dato de color, ahí conoció al aún desconocido Walt Disney. No tenía ningún título universitario y se las rebuscaba para vivir. Se dedicó a la venta mayorista de vasos de papel, pero como en muchos de sus otros emprendimientos, fracasó.

La oscura historia detrás
El local original de McDonald´s

Al mismo tiempo, los hermanos Richard y Maurice McDonald pusieron un puesto de hamburguesas muy exitoso. Descubrieron una forma hasta ese momento innovadora de ganar mucho más dinero al producir buenas hamburguesas, pero sobre todo, a gran velocidad y económicas.

Y descubrieron que prácticamente todo lo que vendían eran unos pocos productos. Así que le dieron prioridad a esa parte del menú y eliminaron el resto. De esa manera pasaron de 25 platos a tres: Hamburguesas, papas fritas y batidos.

Además, comenzaron a eliminar los platos y comenzaron a servir la comida en papel e idearon un sistema por el cual los clientes pedían su comida en una ventanilla y al tener un menú tan reducido los pedidos se hacían y se cocinaban bien rápido, en serie y antes de que el cliente lo solicitara.

La oscura historia detrás de McDonald’s

Prácticamente tomaron el mismo sistema que había implementado Ford. Convirtieron la cocina en una especie de línea de ensamblaje, ampliaron las parrillas y crearon dispensers de condimentos para que todas las hamburguesas salgan iguales. Sin saberlo estaban inventando el concepto de comida rápida. Redujeron el tiempo de servicio de 30 minutos a 30 segundos.

Poco a poco las ventas comenzaron a crecer y el pequeño restaurante de barrio se iba haciendo más grande. Incluso abrieron una franquicia más y empezaron a tantear cómo sería el diseño de los futuros restaurantes. De ahí nacieron los famosos arcos amarillos.

Para ese momento Ray Kroc ya había entrado en el mundo de la venta de licuadoras. Un día recibió un pedido muy grande para ese entonces: seis aparatos por el mismo cliente. Normalmente no vendía más de 1 o 2 por día. Por lo tanto fue en persona a ver quién había hecho ese pedido tan grande y ahí fue cuando conoció a los hermanos McDonald.

Mcdonalds

Quedó sorprendido por esta nueva metodología de trabajo y le pidió a los hermanos ser parte del negocio. Les propuso ayudarlos a abrir nuevas franquicias pero le dijeron que no. A los días, insistente, reformuló la propuesta y los hermanos aceptaron. Comenzó a trabajar como comercial de la marca.

En el 1955 comenzó a vender licencias. Y para 1961, Ray ya ansiaba la expansión a nivel nacional. Los hermanos McDonald no querían saber nada de eso, así que llegaron a un acuerdo. Le vendieron la empresa por 2 millones y medio de euros y se quedaban con un 0,5% de las ganancias de por vida.

La oscura historia detrás de McDonald’s

Kroc ratoneó hasta el último centavo y, según él, los hermanos McDonald le pidieron esos 2 millones y medio para boicotear sus planes de expansión.

Richard y Maurice dijeron que pidieron esa plata por haberse pasado 34 años trabajando 7 días a la semana, a lo que Ray contestó «muy conmovedor, pero por alguna razón no puedo generar lágrimas de pena».

Finalmente accedió a comprarles la pequeña compañía por 2 millones y medio de uros, pero había un detalle: ese 0,5% de por vida que los hermanos le pidieron no aparecía en ningún contrato.

Ray los convenció de cerrar el trato de palabra y con un apretón de manos para evitar declarar ese porcentaje ante hacienda. Los hermanos McDonald confiaron en Ray erróneamente, ya que por supuesto jamás recibieron ese porcentaje.

Ray Kroc
Ray Kroc frente a un Mc Donald’s masticando una hamburguesa y el 0,5% de las ganancias

Ray expandió la cadena de restaurantes por todo el país y comenzó a exprimir el concepto de comida rápida.

Para que no se acumule clientela en el negocio apagaba la calefacción, puso asientos con respaldos super rectos así los clientes tenían que inclinarse sobre la mesa para comer y por ese motivo comían más rápido. Las bebidas se servían en incomodísimos conos de papel imposibles de apoyar. Si el cliente tenía que sostener su bebida iba a comer más rápido.

Además reemplazó las frutas frescas de los batidos por saborizantes artificiales. Los clientes, relacionando calidad precio, aceptaron este formato. Para 1961 ya tenía 100 restaurantes.

La oscura historia detrás de McDonald’s

Ray Kroc

Los hermanos intentaron demandarlo, pero nada lograron. Después de convertir a McDonald’s en lo que ya todos conocemos, Ray quería comprar el restaurante original que aún pertenecía a los hermanos Richard y Maurice Mc Donald’s. Ellos se negaron ya que querían dejárselo a sus empleados que lo habían inaugurado en el 1940.

Los hermanos lograron conservarlo, pero se vieron obligados a cambiarle el nombre a «The Big M» ya que McDonald’s era una marca registrada, propiedad de Ray Kroc. Y Kroc, aún no contento, puso placas afuera de cada restaurante que tenía donde se proclamaba como el fundador de McDonald’s y el creador del sistema fast food. Y como golpe final abrió un McDonald’s enfrente al negocio de los hermanos Richard y Maurice.

La oscura historia detrás

Rápidamente The Big M fue a la quiebra. Lo tuvieron que cerrar y Maurice McDonald murió de un ataque al corazón después de tanto estrés por todo lo ocurrido.

Por su parte Richard vivió hasta 1989 y cuando murió dejó una fortuna de casi 2 millones de dólares mientras que Ray Kroc al morir dejó una de 475 millones dólares y hasta se había comprado su propio equipo de béisbol.

En el 1990 la compañía compró el puesto móvil de hamburguesas que pertenecía a los hermanos McDonald’s con el que todo su sueño había iniciado. Lo pintó con los colores actuales de la marca, rojo y amarillo y lo instaló en un museo que repasaba la historia de la firma. Así de rápido cambió la historia y así de rápido los hermanos McDonald’s fueron olvidados.

Mientras todo esto pasaba, en Argentina teníamos nuestro propio McDonald’s o nuestro propio Burger King: Pumper Nic.

Pumper Nic está en todo

Pumper Nic se creó en 1974 y un año después ya empezó a expandirse como franquicia. Era la primera cadena Argentina de comida rápida. Llegó a tener más de 70 locales y facturaba 60 millones de dólares anuales.

Pero en 1986, McDonald’s entró al país y eran las únicas dos cadenas de fast food. Se dice que para entonces también quería entrar al mercado argentino Burger King pero no podía.

Pumper Nic

El logo de Pumper Nic era idéntico al primero de Burger King y hasta el nombre sonaba parecido. Burger King demandó al dueño de Pumper Nic, Alfredo Lowenstain por las similitudes, pero el dueño de la cadena nacional decía que él jamás supo de la existencia de Burger King, que no lo hizo con mala intención y que sólo era casualidad.

De esta manera esquivaba que lo denuncien por plagio, pero hay rumores de que en el 1989 se descubrió en una sucursal de Pumper Nic, una factura de compra de un horno a una sucursal americana de Burger King. Esta factura tiraba abajo la defensa de Alfredo Lowenstain ya que demostraba que sí tenía conocimiento de la existencia de Burger King y finalmente demostraba que el logo y el nombre eran un plagio.

En ese mismo año, Burger King desembarcó en Argentina, demandó a Pumper Nic y lo obligó a cambiar su logo y acortar su nombre solamente a Pumper. Ese problema se sumó a que el crecimiento de Pumper Nic fue demasiado rápido y desde Buenos Aires no lograron tener un control de las franquicias. Eso generó muchas diferencias de calidad entre las sucursales. Cada una hacía lo que quería, eran kioscos.

Pumper Nic

Además, los primeros dueños fallecieron y sus hijos no tenían mucho interés en hacerse cargo de este negocio en caída libre. En tan sólo dos años, del ’93 al ’95 la cantidad de negocios Pumper bajó de 56 a 35

En el 1996 el sistema de franquicias colapsó. Para el 1999 sólo quedaba abierta una sola sucursal donde ninguno de los empleados sabía para quién trabajaba. Vendieron la cadena y se asociaron con Wendy’s para intentar arrancar de cero pero jamás funcionó. Finalmente en ese mismo año, Pumper se declaró en bancarrota y cerró definitivamente sus puertas. 

La oscura historia detrás

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al WhatsApp de la redacción haciendo clic en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía Twitter haciendo clic en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -

ESCRIBÍ TU OPINIÓN!

Por favor, ingrese su comentario aquí.
Por favor escribí tu nombre aquí