Diego Roda
- Publicidad -

Caso Diego Roda: Para el fiscal Marcelo Tavolaro se comprobó que el 12 de septiembre de 2016, dos agentes dispararon contra el comerciante Diego Roda, su esposa y su beba, al confundirlos con una banda de sospechosos. Cinco efectivos de la comisaría de Villa Ariza encubrieron el hecho y también lo ocultaron tres civiles.

El fiscal pidió enviar a juicio oral a siete policías y tres civiles trabajadores de la fuerza de seguridad por el crimen del comerciante Diego Roda de 39 años, quien fue asesinado en Ituzaingó a balazos el 12 de septiembre de 2016, pasadas las 21.00, mientras manejaba su auto rumbo a la casa de sus suegros. A su lado, se encontraba su esposa y el bebé de la pareja de 12 días.

Diego Roda manejaba de manera tranquila. Y paralelamente, y por otra circunstancias, una patrulla policial perseguía también por Ituzaingó a unos sospechosos que iban a bordo de una Peugeot Patagónica que había sido robada en Caseros, partido de Tres de Febrero.

Al llegar a Ituzaingó, la Peugeot Patagónica que perseguía la patrulla policial chocó en la calle Aguaribay, entre Saldán y El Delta, y al instante los delincuentes escaparon a pie. 

- SUSCRIBITE GRATIS -

«Pasados al menos 50 segundos -dijo el Fiscal en su fallo-, llegaron los policías que participaban de la persecución: Fernando Grané, Gerardo San Miguel, Camila Pazos y Maximiliano Ramos, quienes inspeccionaron el vehículo y sus alrededores».

Al notar que no había ocupantes, los policías comenzaron a rastrillar la zona y les dijeron de que los sospechosos habían huido por calle El Delta, por lo que Camila Pazos y Maximiliano Ramos se quedaron al resguardo de la camioneta Peugeot Patagónica, mientras que Fernando Grané y Gerardo San Miguel salieron en la búsqueda de la banda de delincuentets.

Ambos policías advirtieron a pocos metros la presencia de un Volkswagen Vento estacionado frente a un chalet de tejas en El Delta 2360, la casa de los suegros de Diego Roda. E inexplicablemente, «sin mediar ningún tipo de palabra u orden, y sin repeler agresión alguna, efectuaron a muy corta distancia del vehículo, al menos cinco disparos».

Diego Rodas
La Casa de los suegros de Diego Roda sobre la calle El Delta

Cuando los dos agentes involucrados a la muerte de Diego Roda, se puso de inmediato en marcha un operativo de encubrimiento que fue eficaz entre 2016 y 2019, cuando recién se confirmó que las balas que mataron a Diego Roda e hirieron su mujer eran policiales.

Se trataba de cinco proyectiles de dos pistolas Bersa Thunder reglamentarias: una de Fernando Grané (dos disparos) y la otra de Gerardo San Miguel (tres disparos) «con el claro fin de darle muerte al conductor del rodado», señala ahora el informe de la Fiscalía y agrega: los proyectiles «ingresaron al habitáculo del automóvil y tres terminaron impactando en Diego Hernán Roda».

Pero Diego Roda no murió en el acto, sino que fue traslado en primera instancia al Instituto Médico Central de Ituzaingó y ahí finalmente perdió la vida.

A su vez, la esposa de Diego Roda, María Virginia Tueso (34 años), que llevaba en sus brazos la beba de 12 días, resultó herida en el antebrazo derecho. En tanto, el bebé de sólo 12 días de las víctimas resultó ileso.

Mientras Diego Rosas y María Virginia Tueso recibían atención médica, toda la Seccional Villa Ariza salió a buscar a la banda que viajaba en la Peugeot Patagónica hasta que finalmente los encontraron y arrestaron.

Entonces, entre los cuatro agentes involucrados, tres peritos y el Comisario de la Seccional Villa Ariza, armaron el relato: los ladrones que iban en la Peugeot Patagónica, luego de chocar, quisieron tomar el Volkswagen Vento de Diego Roda, este se resistió y lo mataron. Fin de la historia.

Pero el relato no convenció a nadie porque entre los delincuentes, María Virginia Tueso y los suegros de Diego Roda, las contradicciones fueron enormes.

La gente empezó a impacientarse y comenzaron las marchas por justicia activadas por María del Carmen Peche, madre de Diego, y otras organizaciones, y la presión se hizo sentir y dieron resultado.

La primera marcha. Las dos familias. Y María Virginia Tueso en medio, con el brazo vendado y el bebé en el carrito.
Diego Roda
Volante convocando a la segunda marcha reclamando justicia por Diego Roda

Y el volante dio resultado cuando cientos de habitantes de Ituzaingó se movilizaron pidiendo justicia porque nadie creyó el relato policial desde el primer momento. Los delincuentes no habían matado a Diego Roda, paradójicamente fue la misma Policía Bonaerense.

Finalmente, a dos años de saber que las balas era policiales, el Fiscal Tavolaro dio por probado que ese mismo día Fernando Grané y Gerardo San Miguel «falsearon el contenido del acta del procedimiento» y «prestaron una falsa declaración, con la que lograron desviar» la investigación.

Dos de los policías están detenidos y afrontan cargos por el asesinato de Diego Roda y la tentativa de homicidio de su esposa, quien resultó herida; mientras que los restantes cinco efectivos y los tres civiles están todos en libertad, acusados de desplegar diversas maniobras para encubrir el hecho.

El pedido de juicio oral, fue realizado por el fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción 1 descentralizada de Ituzaingó, Marcelo Tavolaro, ante el Juzgado de Garantías 4 de Morón, subrogado por Alejandro Lago.

Al formular las acusaciones, Tavolaro consideró a los policías de la Seccional de Villa Ariza de Ituzaingó: Fernando Grané y Gerardo San Miguel, como autores de los delitos de «homicidio agravado por haber sido cometido por personal de la fuerza de seguridad abusando de su función reiterado -en dos hechos-, uno en grado de tentativa, y falsedad ideológica de documento público».

En tanto, acusó al entonces comisario de Villa Ariza, Daniel Pérez, y a los efectivos Sergio Barrientos, Diego Carreira, Camila Pazos y Maximiliano Ramos de «encubrimiento por favorecimiento personal agravado por tratarse del hecho precedente un delito especialmente grave por ser el autor funcionario público, falsedad ideológica de documento público y falso testimonio».

En la misma causa están procesados y camino a juicio los civiles Alejandro Salomón, Johana Vukman y Maximiliano Duarte, también por «encubrimiento agravado por tratarse del hecho precedente un delito especialmente grave, falsedad ideológica de instrumento público y falso testimonio agravado reiterado -dos hechos-«.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al WhatsApp de la redacción haciendo clic en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía Twitter haciendo clic en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -