A cuatro años del asesinato por una bala policial de Diego Roda, en Ituzaingó pidieron justicia

A cuatro años del asesinato por una bala policial de Diego Roda

A cuatro años del asesinato por una bala policial de Diego Roda, en Ituzaingó pidieron justicia. María del Carmen Peche es la madre de Diego Roda y con gran valentía lucha desde hace cuatro años para que haya justicia por el asesinato de su hijo, Diego, padre de tres chicos.

A cuatro años del asesinato por una bala policial de Diego Roda, en Ituzaingó pidieron justicia. Mañana, sábado 12 de septiembre, se cumplirán los cuatro años de su asesinato, y María del Carmen Peche y Omar Roda convocaron a una marcha para recordar a Diego y reclamar justicia que ayer miércoles 10 concentró frente a la Fiscalía N° 1 de Ituzaingó.

Entre los vecinos también hubo amigos y familiares. La viuda, Virginia Tueso, y Franco, el hijo mayor de Diego Roda. Pero nadie de la Justicia se presentó para hablar con los familiares y solo dos dirigentes de espacios contrapuestos estuvieron presentes.

El caso es dramático por que el crimen pudo haberse evitado ya que la Policía Bonaerense mató a Diego Roda por un error producto de la inexperiencia. Y no sólo eso. Luego le armaron una causa a tres jóvenes del distrito.

El matrimonio de Diego Roda con Virginia acababa de tener su tercer hijo, Pedrito, de doce días. Y estaba en el asiento trasero del Volkswagen Vento de Diego Roda, estacionado en la esquina de Lomas de Zamora y Saldán, Ituzaingó, a punto de irse.

Pero una camioneta Peugeot Partner los pasó a velocidad y reventó un neumático. Los perseguía un patrullero que se detuvo y Diego Roda, en medio de esa escena, intentó sacar a su familia lo más rápido posible del posible cruce de balas que podría haber. ¿Y qué fue lo que ocurrió? Justo en ese instante uno de los dos únicos tiros que existieron le dieron a él y le costó la vida a los 39 años.

A cuatro años del asesinato por una bala policial de Diego Roda

La Policía Bonaerense dijo primero que Diego Roda lo mataron tres ladrones que habían robado una camioneta en Villa Pineral, Caseros, partido de Tres de Febrero. Que se inició una persecución, que siguió por San Martín (obviaron señalar Hurlingham) y que finalizó en Ituzaingó cuando a los ladrones que viajaban en una Peugeot Partner se les reventó un neumático e intentaban robar otro auto.

Acto seguido, según los policías, quisieron robar el Volkswagen Vento de Diego Roda para continuar la fuga y como el comerciante se resistió le dispararon. 

La versión, según consta en los archivos de este medio al día que fue publicada, tiene 500 días. Y el expediente ya tiene 900 hojas por que el Fiscal Marcelo Tavolaro, el mismo que tuvo el “Caso Candela” en sus manos y fue desplazado, ahora no se anima a condenar a una agente policial.

“Los acusados son policías y el asesino tiene nombre y apellido. El fiscal nos citó y nos dijo que lo tenía identificado”, señaló María del Carmen Peche al referirse al efectivo bonaerense Fernando Grane, de cuya arma partió la bala que mató al comerciante y quedó incrustada en el Volkswagen Vento de Diego Roda.

Y la madre agregó: “Fernando Grane, policía local de Ituzaingó, con siete meses de servicio, fue quien asesinó a mi hijo. Este policía tuvo una pelea callejera en donde le pegó cuatro tiros a otro joven que está vivo de milagro. Todas las semanas voy a hablar con el fiscal y le pido que (Grane) esté preso.”

A cuatro años del asesinato por una bala policial de Diego Roda

En enero de 2018 una comisión especial descubrió un testimonio que abrió el camino que señalaba la madre.

“Se escuchó el chirrido de la frenada, las personas pasaron corriendo por la esquina y, después de que llegó la Policía, sonaron los disparos“, leyeron en la causa. Por lo tanto, era más probable que haya disparado la policía que los ladrones que en ningún momento quisieron robarle el auto a Diego Roda.

Esa frase cambió los hechos. Encima, la pericia sobre la vaina que encontraron incrustada en la puerta reveló la verdad: era de un policía local de Ituzaingó.

A Diego Roda, no lo habían matado los ladrones, sino un policía.

A cuatro años del asesinato por una bala policial de Diego Roda

Pero la fuerza, hizo durante un año y tres meses allanamientos, pericias y actas buscando a los verdaderos asesinos.

Virginia estaba en el asiento del acompañante y “Pedrito”, el bebé de 12 días, en una sillita del asiento trasero.

El abogado de la familia, Gerónimo Podestá (43), es duro. Al ser consultado por los medios, repite que a Diego Roda lo acribillaron y podrían haber matado toda una familia. 

Dos jóvenes fueron detenidos e incluso acusados de ser los autores del robo.

Sin embargo, la víctima del asalto de la Peugeot Partner no los reconoció, quedaron libres.

Siguieron los allanamientos hasta dar con otros dos que habrían sido los autores reales del robo. Y como no hubo pruebas los también los liberaron.

O sea que la Policía Bonaerense, cuando comete un error, busca armar una causa, en este caso de homicidio, y mandar inocentes a las cárceles. 

Pero ahora, las cosas cambiaron porque ya se confirmó que el crimen estuvo en manos de un agente de la Policía Local de Ituzaingó. 

Diego Roda administraba la verdulería “El Económico”, en Brandsen y Belén, en Ituzaingó que había fundado su padre, Omar, hace 50 años.

Pese a que la bala que mató a Diego Roda salió del arma de un policía, no hay ningún imputado por el crimen ni por el robo. Ni que hablar de detenidos.

Pero hay cuatro oficiales de Policía involucrados que están fuera de la fuerza desde hace recién un año y medio: Fernando Aníbal Grane (29), cesante porque estuvo vinculado a otro hecho. Y Gerardo Gabriel San Miguel (33); Maximiliano Gastón Ramos (37) y Camila Pazos (28), en disponibilidad por desafectación. San Miguel y Ramos ya habían sido investigados por otros hechos.

El oficial Grane estuvo involucrado en otra causa en 2017 cuando baleó a un joven con su arma reglamentaria en una discusión de tránsito. Pero no hubo investigación. 

A cuatro años del asesinato por una bala policial de Diego Roda

Por otro lado, después de que suspendieran al fiscal general de Morón, Federico Nieva Woodgate, vinculado a una causa por crímenes de lesa humanidad, Karina Iuzzolino y Alejandro Varela (los interinos a cargo) revisaron el expediente de Diego Rosa y le ordenaron al Fiscal Marcelo Tavolaro que abra una causa paralela para investigar a los policías que participaron de la las pericias y determinar si se cometieron delitos para encubrir el homicidio.

También se le pidió al fiscal que cite por última vez a un comisario que estuvo a cargo de la recolección de pruebas y que en reiteradas oportunidades faltó a las citaciones de la justicia aunque la justicia no quiere revelar el nombre.

Y María del Carmen repite a través de un video circula en las redes que quiere justicia porque “siente impotencia. Se burlaron de nuestro dolor como quisieron y eso no tiene perdón. Ahora lo único que quiero es justicia por mi hijo”.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario