- Publicidad -

Murió la vicedirectora y la portera de un establecimiento. Maniobraban una estufa conectada a una garrafa que tenía pérdidas y explotó.

Fue bien temprano a la mañana. Media hora después, los chicos tenían que ingresar al establecimiento.

La vicedirectora, Sandra Calamano (48), había suspendido la doble jornada por la fuga de gas. Y desde el inicio de las clases, había acumulado seis sumarios por este tema.

La explosión se produjo en la sala de profesores de la primaria Nº 49, Nicolás Avellaneda, ubicada en Davaine y Félix Roldan, Barrio San Carlos, Moreno.

Las víctimas fatales son: Sandra Calamano (48), Vicedirectora del establecimiento. Y Rubén Orlando Rodríguez (45), el portero de la primaria de jornada completa.

A causa de la fuerte explosión, el cuerpo de Calamano quedó «en el patio delantero de una vivienda ubicada frente a la escuela», mientras que el cadáver del auxiliar quedó en el patio del colegio.

El cuerpo de Rubén Orlando Rodríguez

El jefe de bomberos de Moreno, Ariel Barcala, confirmó a TN que la explosión se dio en una estufa «alimentada por gas envasado», que provocó «un derrumbe en la sala de profesores». Sin embargo, esta información no fue ratificada aún por las autoridades bonaerenses.

Según el diario Clarín: «Esta mañana, afuera de la escuela, se congregaron decenas de vecinos y padres de alumnos de la escuela, otros docentes y auxiliares y dirigentes gremiales. Cuando llegó Roberto Baradel, fue aplaudido: el titular de Suteba dijo que las escuelas públicas están en mal estado porque «los hijos de los funcionarios van a escuelas privadas».

Por otro lado, el intendente de Moreno, Walter Festa, dijo en Crónica TV estar «muy dolido» por la situación y aseguró que la responsabilidad por el mantenimiento de las escuelas es del Consejo Escolar de la Provincia. El Consejo Escolar de Moreno está intervenido desde octubre del año pasado, por irregularidades en el sistema de contratación de comida para los comedores.

- Publicidad -