- Publicidad -

El arquero Facundo Espíndola (25 años) murió apuñalado por un cruce de palabras de lo más tonto.

Recibió una herida de arma blanca en el tórax el domingo a la madrugada durante una pelea callejera a la salida del bar Jack’s de Hurlingham, ubicado en la avenida Jauretche al 1000.

Espíndola comenzó su carrera en River y actualmente atajaba para Almagro. Su grupo de amigos se cruzó en palabras con Ever Brizuela Cáceres, también detenido después de la agresión mortal contra Espíndola.

Ever Brizuela Cáceres
Ever Brizuela Cáceres

Caseres le gritó al futbolista desde el Peugeot 308 blanco en que luego intentaron fugarse: «Yo soy de Nordelta. De acá me voy a navegar con mi lancha, gil»; el arquero de Almagro le respondió: «Yo soy de Martín Coronado y me la banco».

Ahí comenzó la pelea. Del asiento del acompañante se bajó, delantero de San Telmo, y, primero, le pegó a Espíndola, y luego le clavó el cuchillo.

Nahuel Oviedo

Cáceres y Oviedo ahora están imputados por asesinato y ya declararon ante la fiscal de Morón Adriana Suárez Corripio de la Unidad Fiscal Instructiva (UFI) Nº 8 de Morón.

Caseres negó haber acuchillado a Espíndola.

Y Oviedo dijo que no recordaba el momento en el que, según se sospecha, Caseres acuchilló a Espíndola.

El cuchillo tiene 25 centímetros de largo y dos de ancho y fue detectado por la policía la misma madrugada que asesinaron a Espíndola sobre la calle Rodríguez 1151, en Villa Tesei. Los peritajes revelaron que el arma tenía restos de la sangre de Espíndola.

Los testigos vieron cuando Cáceres le dio el cuchillo a Oviedo.

No era para menos. Cáceres se define así mismo «Catador en Champagne, piloto profesional en la 25 de Agosto y dueño en pasarla bien en todo momento», según su perfil Facebook.

Pero, mientras Oviedo le pegaba a Espíndola, Cáceres regresó al auto e intentó irse del lugar. Dio una vuelta en U para levantar a su amigo. Allí se subió Oviedo. Pero los ahora detenidos vieron al arquero de Almagro cruzar hacia el restaurante de comidas rápidas y volvieron a buscarlo.

Hubo un segundo forcejeo y Oviedo, desde el asiento del acompañante, le dio con el cuchillo Espíndola en el abdomen.

Luego escaparon y la víctima quedó tirada sobre el piso del estacionamiento.

Oviedo y Caseres seguirán presos como autor y partícipe necesario de homicidio simple, delito que tiene una pena de de entre 8 y 25 años de cárcel.

Oviedo ya estuvo preso en dos ocasiones. La primera, en 2011, por participar del robo en una casa de Villa Devoto. La segunda, dos años después, acusado en un caso en el que golpearon a una policía para robarle el arma y el chaleco antibalas. Pasó tres meses en Ezeiza.

Los restos de Espíndola fueron inhumados en el cementerio de Pablo Podestá.

Así fue el asesinato:

Y así la persecución y detención de los dos imputados:

- SUSCRIBITE GRATIS -

 

 

- Publicidad -