- Publicidad -

«No quiero que se lo juzgue como a un hijo del poder», dijo Norma de Rearte, la mamá del joven atropellado por el hijo del diputado nacional Walter Correa.

Ahora reclama justicia. Norma señaló que Federico fue «abandonado como un perro. Se fue impunemente y arregló todo».

Federico Rearte, de 22 años, fue arrollado por la camioneta Ford Eco Sport que conducía Fabio Correa, hijo de Walter Correa, diputado nacional de Unidad Ciudadana (UC) y secretario general del Sindicato de Obreros de Curtidores.

Tras la repentina muerte de su hijo, Norma expresó: «Quiero que se lo juzgue como a cualquier hijo de vecino y no como a un hijo del poder. Él se fue impunemente, arregló todo lo que quiso y como cualquier hijo del poder se entregó.»

- Publicidad -