- Publicidad -

Antes del asesinato de hoy a la madrugada en que se señala como uno de los dos acusados de asesinar al arquero de Almagro, Facundo Espíndola, Nahuel Oviedo había sido detenido en dos oportunidades por los que cumplió reclusión tres meses en la cárcel de Ezeiza.

Surgió las inferior de Huracán y debutó en Primera a los 20 años en donde jugó 22 partidos seguidos.

En 2011, fue su primera condena: tres años en suspenso por robar joyas de una casa de Villa Devoto. Y le tocaron tres años porque admitió su culpabilidad. Pero ese hecho le arrunió la carrera futbolística.

De todos modos, Huracán lo bancó hasta que dos años después fue acusado de ser el cómplice junto otros dos ladrones de robarle a una mujer policía y sacarle el arma reglamentaria.

Tres meses más en cárcel de Ezeiza y Huracán lo vendió a Sportivo Italiano.

Su nombre completo es Nahuel Oviedo Bentancourt.

«Me cagué la vida», reflexionó durante una entrevista que le dio hace dos años a la Revista Olé. «La cárcel es lo peor de lo peor. Cuando te dicen que ahí viven las peores ratas, tienen razón», dijo.

Sportivo Italiano, Oviedo pasó a San Antonio Unido, San Telmo y La Serena de Chile.

Sin embargo, otro hecho policial, mucho más grave que los anteriores, lo vuelve a transformar en protagonista de una noticia: El asesinato del arquero de Almagro.

 

- Publicidad -