- Publicidad -

El 7 de junio, Juan Gregorio Díaz (42), se encontró con la muerte sólo por tener una moto TKM 250 Duke. Viajaba con su hijo, B.J., de 15 años. Lo había pasado a buscar por el colegio Santa Marta (Vergara y Juan de Salazar), de Hurlingham.

El presunto asesino indentificado es menor de edad. Tiene al padre preso por robo y la madre en libertad condicional por narcotráfico.

El homicidio ocurrió el jueves 7 de junio. Dos dos motochorros lo persiguieron 10 cuadras hasta que lograron robarles la moto en Villa Tesei a las 22.30 después de dispararles.

El asesinato se produjo justo cuando iba camino a su vivienda por la avenida Juan B. Kiernan. Díaz advirtió que lo seguían y aceleró para escapar. Entonces comenzaron a dispararle por la espalda. Lo mataron. Y a su hijo le dieron en uno de sus brazos.

Baleado, Díaz siguió manejando dos cuadras más, hasta que finalmente cayó al cemento en Avenida Kiernan y Orué.

En esa esquina, los ladrones se llevaron la moto y los dejaron a las víctimas que agonicen.

Aunque Díaz fue trasladado al Hospital Nacional Posadas, murió durante la intervención quirúrgica. Su hijo fue llevado al Hospital Güemes, y luego fue derivado al Sanatorio de la Trinidad Ramos Mejía, donde se recuperó. el lugar del hecho, efectivos de la Policía Científica levantaron rastros y se secuestraron registros de las cámaras de seguridad de viviendas ubicadas en el trayecto de 10 cuadras en el que los delincuentes persiguieron a las víctimas.

Intervino el Fiscal Claudio Oviedo, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial de Morón, quien caratuló la causa «Homicidio Agravado por el Empleo de Arma de Fuego» por el asesinato de Díaz y el mismo delito pero en «Grado de Tentativa” por las heridas que recibió su hijo.

El menor detenido, del que no se pueden publicar datos, fue identificado por el hijo de la víctima. Y esta alojado en un instituto de menores de La Plata.

Estaba a cargo de su madre, quien goza de prisión domiciliaria tras ser procesada por narcotráfico. Su padre está preso por robo.

B.J., hijo de Díaz, lo identificó porque, dijo, vio como ejecutaban a su padre en el suelo para robarle.

- Publicidad -