Emotiva historia en

Una emotiva historia en el Posadas que tiene como protagonista a Nadia, una mujer que recibió el diagnóstico de cáncer de mama en el Hospital y contó con el acompañamiento de los médicos para superar la situación.

Emotiva historia en el Posadas: La mujer debió someterse a una reconstrucción mamaria y para ello contó con el acompañamiento de los equipos de Mastología y Reconstrucción Mamaria, especializados en cirugía plástica.

Gracias al gran trabajo fue posible la reconstrucción con expansor, hecha a la vez que la mastectomía. Según explicaron desde el nosocomio: «La reconstrucción tiene significativas implicancias psicológicas, como una mayor estabilidad emocional, una visión más positiva a la enfermedad y una vida social más activa, entre otras».

Desde la llegada de Nadia pasaron 4, 5 meses de estudios, noticias, estrés, covid, obstáculos con el expansor, dificultades que felizmente terminaron con el mejor resultado.

- SUSCRIBITE GRATIS -

Tras la cirugía, continuó el seguimiento, quimioterapia y rayos, y, hacia fines del año pasado, ya libre de enfermedad, se cambió por un implante y se realizó la simetrización.

Hoy, les compartió el tatuaje que se realizó en agradecimiento y expresó su alegría con el Hospital, “lo rápido que se movieron acorde a las circunstancias, muy agradecida, muy contenida. No tengo más que palabras de agradecimiento para todos«.

Emotiva historia en

Es destacable que siendo una institución del ámbito público se especialice en Cirugía Plástica, permitiendo llevar a cabo la reconstrucción al momento de la extracción de la mama, con la mayor seguridad, cuidado y prolijidad.

Si tenés diagnóstico de cáncer de mama, podés informarte sobre posibilidades de reconstrucción.

El cáncer de mama es una enfermedad causada por la multiplicación anormal de las células de la mama que forman un tumor maligno. Puede afectar a cualquier mujer. Las posibilidades de que aparezca aumentan con la edad, en especial a partir de los 50 años.

Factores de riesgo:

  • Ser mayor de 50 años.
  • Antecedentes personales de cáncer de mama o de enfermedad pre-neoplásica de mama.
  • Antecedentes familiares de cáncer de mama.
  • Tratamiento previo con radioterapia dirigida al tórax.
  • Terapia de reemplazo hormonal.
  • Primera menstruación a edad temprana.
  • Edad avanzada en el momento del primer parto o nunca haber tenido hijos.
- Publicidad -