El suicidio de Leonardo
- Publicidad -

El suicidio de Leonardo Simons: Del éxito a la depresión. Leonardo Simón Wowe nació en Buenos Aires el 1 de septiembre de 1947. De adolescente ya animaba fiestas escolares. Luego del colegio secundario ingresó en el ISER donde se recibiría de locutor a los 21 años, pero sus primero pasos profesionales no fueron como locutor o como conductor, sino como actor.

El suicidio de Leonardo Simons: Del éxito a la depresión. En 1966, apareció todavía bajo el nombre de Leonardo Wowe, en la película “Pimienta”, con Luis Sandrini y Lolita Torres. Al año siguiente, ya habiendo adoptado el nombre artístico de Leonardo Simons, apareció en “La muchacha del cuerpo de oro”, con Thelma Tixou y Enzo Viena.

En 1968 apenas graduado como locutor nacional comenzó su carrera televisiva con dos ciclos en Canal 13, uno fue “La campana de cristal”, junto a Nelly Raymond y Fernando Bravo, y el otro fue la “Feria de la alegría”, de la mano de Colomba y Guillermo Brizuela Mendez.

Al poco tiempo pasó a Canal 9, donde trabajaría por cerca de 20 años. Primero hizo “Música en libertad”, luego conduciría otros ciclos icónicos del canal. En 1971, comenzó a conducir “Sábados continuados”, junto a Silvio Soldan donde siguió hasta 1978.

- SUSCRIBITE GRATIS -

Luego pasó a formar parte del también clásico “Domingos para la juventud”; en 1983 se mudaría de canal solo por una temporada para conducir otro programa ómnibus llamado “Sábado de todos”, por ATC. Sin embargo, la temporada siguiente volvería a su casa, a Canal 9, para hacer “Sábados de la bondad”. 

En 1985 llegaría el mayor éxito de su carrera, “Finalísima”, que más tarde se llamaría “Finalísima del humor”, un ciclo de entretenimiento donde actuarían desde Luis Miguel y Sandro hasta Tusam y René Lavand. Finalísima llegó a tener 45 puntos de rating, y muchos momentos de programa quedarían en la memoria de la televisión, como el día en que el hijo de Tusam casi muere ahogado durante una prueba.

El suicidio de Leonardo
Leonardo Simons y Luis Miguel

En medio de tanto vértigo profesional Simons se había casado con Alicia Gorbato con quien tuvo dos hijas: Vanessa y Bárbara.

El suicidio de Leonardo
Leonardo con su esposa y sus hijas

En los años 90 saltó de canal para conducir el ciclo de juego “Ta Te show” por Telefe. Para ese entonces ya se había transformado en un pequeño empresario y productor, tenía su propia agencia de publicidad y producía programas de radio y de televisión. Simons era sin duda uno de los conductores más populares y carismáticos de la televisión argentina.

Tenía el talento y la capacidad para llevar a buen puerto cualquier programa de entretenimiento o interés general, cometía furcios pero se los tomaba con humor y el público lo quería aún más por ello. Además era disciplinado, trabajaba mucho y era muy cuidadoso de su imagen, siempre se lo veía bien vestido: sus trajes con hombreras eran ya un clásico. En su vida privada jamás se le había conocido un escándalo ni una controversia.

Era familiero y siempre se mostraba sonriente, amable y de buen humor. Sin embargo una tormenta interna lo estaba consumiendo y lo llevaría  a poner fin a todo lo que había construido a lo largo de 30 años. 

Su hermano el juez Carlos Wowe había sido procesado y arrestado por pedir sobornos para dictar sentencias. 

Leonardo tenía una relación muy cercana con él y no solo le dolía verlo en esa instancia, sino que además sentía una profunda vergüenza al verse salpicado por el escándalo. Fue tanto el bochorno que sintió, que llamó al periodista Bernardo Neustadt, una de las personas a quien su hermano había exigido un soborno para pedirle disculpas por lo que había pasado. 

El suicidio de Leonardo

El suicidio de Leonardo Simons

El sábado 12 de octubre de 1996 condujo Ta Te show como siempre, sin dar pistas de algo fuera de lo normal. Sin embargo, ya hacía un par de semanas que luchaba contra la depresión y estaba medicado.

El lunes 14 a la noche le dio un abrazo muy fuerte a su hija Barbie como si se estuviera despidiendo, según ella contaría después.

El martes 15 a la mañana llegó a las oficinas de su empresa ubicada en Av. Córdoba al 1300 de la Ciudad de Buenos Aires y ante la mirada atónita de sus dos empleadas se sentó en la ventana de la oficina ubicada en un piso 13. A su espalda se abría el vacío y una caída de 30 metros. 

Al mismo tiempo su hija estaba en un recreo del colegio, algo en su interior la hizo pensar en su papá y en ese abrazo y sintió fuertes deseos de llamarlo,pero no lo hizo.

El recreo terminó y volvió al aula, mientras tanto en la piscina las empleadas al verlo en la ventana se levantaban en ese momento de sus escritorios para intentar agarrarlo. Él les gritaba que no lo salvaran.

Un vecino oyó la conmoción y al asomarse lo vio colgando con medio cuerpo afuera. Mientras las dos mujeres intentaban sujetarlo del pantalón, él se desprendió el cinturón para zafarse y cayó de espalda hacia un patio interno. Impactó contra una reja de protección y murió en el acto. 

El suicidio de Leonardo Simons en los medios

A los pocos minutos a su hija la retiraban del aula y la llevaban a la dirección para mandarla en un taxi a su casa. Sin que nadie le dijera presintió que algo le había pasado a su padre.

En los pantalones de Simons se encontraron tres cartas que explicarían su decisión.

Una era para su segunda esposa Ruth a la que le agradecía por haberle dado 10 años de felicidad. Otra era para sus hijas, a las que les decía: “Mi cabeza explotó y no quiero ser una carga de por vida estando en un manicomio”; la tercera era una despedida para sus amigos, a los que les decía que necesitaba paz. 

Fue enterrado en el cementerio Jardín de Paz de Pilar.

Pero ahí no concluye la historia de el suicidio de Leonardo Simons. 16 años después sus hijas se contactarían con un Admor, un maestro de rabinos con supuestos poderes de medium. 

El suicidio de Leonardo
Barbie Simons

El admor les dijo que había recibido un mensaje de Leonardo y que éste todavía no había encontrado la luz, les dijo que no quería estar en ese cementerio y que quería descansar con sus padres en el Cementerio Israelita de La Tablada. También les dijo que al abrir el cajón para trasladarlo lo encontraron intacto. 

Las hijas hicieron caso a las instrucciones del admor y organizaron el traslado.

Barbie no se atrevió a entrar, pero si lo hizo Vanessa, y tal como el admor le había predicho, al abrir el féretro luego de 16 años, el cuerpo de su padre estaba casi intacto.

Salió de la sala envuelta en llanto mezclado con sonrisas de emoción. Le contó a su hermana que el cadáver de Simons conservaba su cabello, sus cejas, sus facciones, sus pies y sus manos, apenas se lo veía un poco más consumido y delgado, pero era perfectamente reconocible.

Sus restos fueron trasladados y hoy descansan junto a los de sus padres.

Al momento de su muerte Leonardo Simons tenía apenas 49 años.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -