Mate Cosido, el Robin
- Publicidad -

Segundo David Peralta conocido como Mate Cosido, el Robin Hood argentino, fue uno de los bandidos rurales más importantes que tuvo Argentina, pero no era un ladrón común y corriente, sino que era uno querido y respetado por la gente de los pueblos donde él andaba.

Este bandido robaba a empresas multinacionales como un acto de justicia y repartía entre la gente el botín robado por ello se lo conocía como Mate Cosido, el Robin Hood local.

Hay muchas historias y leyendas girando alrededor de Mate Cosido que fue el terror de grandes empresarios y hasta de la policía. Se llegó a decir que la Gendarmería Nacional se creó para poder encontrarlo.

Segundo David Peralta nació en Monteros, en Tucumán en 1897, venía de una familia humilde, tranquila, numerosa y muy trabajadora.

- SUSCRIBITE GRATIS -

Terminó la primaria y empezó a trabajar con su padre en una imprenta. Se trataba de una familia tradicional, donde él iba a seguir los pasos de su padre, pero pasaron cosas en el medio que terminaron por descarrilar su camino, principalmente por problemas con la policía, 

La primera vez que lo detuvieron fue en 1918 teniendo 21 años que fue por robo y hurto y le dieron 6 meses de prisión, pero no los terminó de cumplir ya que lo liberaron antes.

Poco tiempo después fue detenido de nuevo, pero esta vez le dieron 9 meses de prisión y si o si tenía que cumplirlo. 

Estas cosas iban a ser bastante frecuentes, porque al momento en que lo liberan la policia lo empezó a hostigar: cada vez que lo veían en la calle lo detenían y lo dejaban siempre esperando en la comisaría hasta que un juez intervenga y lo libere.

Muchos dicen que esto se dio porque este Mate Cosido estaba con la mujer del comisario y nunca más se lo pudo perdonar. 

Mate Cosido, el Robin
Mate Cosido

Es en este momento que se le da el apodo de “Mate Cosido” porque tenía una cicatriz en la cabeza y en la jerga norteña el “mate” viene a ser la cabeza.

Otra versión dice que cada vez que el padre lo llamaba a merendar le gritaba “Mate Cocido” y le quedó ese nombre.

Todo el maltrato policial que tuvo a lo largo del tiempo fue potenciando a que se convierta en uno de los bandoleros más importantes que tuvo Argentina.

En los años siguientes empezó a moverse en otras provincias como Córdoba, Santiago del Estero, Corrientes, teniendo problemas con toda la policía de todos estos lugares donde iba.

Según él, estaba tratando de cambiar, pero los antecedente demostraban lo contrario.

En 1926 Mate Cosido va a encontrar un territorio donde más cómodo va a estar: Chaco, que en ese momento era territorio nacional, no era una provincia, el tema es que este era un territorio fronterizo que no había regulación del estado y de las leyes, con lo cual era ideal ser bandolero.

Ahí conoce a uno de sus principales compañeros de banda, Antonio Rossi, más conocido como “El calabrés”, y juntos ejecutan varios robos hasta que los agarraron y terminaron seis años presos en la cárcel de Resistencia.

Después de esta experiencia, Mate Cosido se vuelve a Tucumán donde estaba su mamá para buscar una vida mejor. El maltrato policial era cada vez mas fuerte que hasta su madre sufría por esto, entonces le dice ‘por tu bien andate a otro lugar, porque acá no te van a dejar de joder nunca’.

Mate Cosido se volvió a Chaco, pero esta vez a Presidencia Roque Sáenz Peña y armó una banda con el calabrés y otros bandidos que había conocido en la cárcel: Eusebio Zamacola, conocido como “El vasco”.

Entonces Mate Cosido, El Vasco y El Calabrés forman una banda que va a tener actividad delictiva durante mucho tiempo: muchos robos a empresarios comerciantes, estancieros de renombre importante en esa época empiezan a darle cierta fama a esa banda.

Los bandidos encontraban refugio en la casa de campesinos y obreros y obviamente en forma de recompensa les daban parte del botín y esto era lo que los hacía quedar como una especie de bandidos buenos.

Cabe destacar que Mate Cosido estaba en contra de la violencia. Siempre trataba muy bien a todas sus víctimas, tenía una personalidad encantadora que hacía que todo el pueblo lo respete, pero con el paso del tiempo tuvo algunos problemas con sus compañeros de banda.

El Vasco fue detenido y El Calabrés murió en un tiroteo. Mate Cosido tuvo que buscar a otras personas para formar una banda porque él quería seguir.

Entre 1935 y 1936 se da uno de los golpes más importantes de Mate Cosido, se trataba de una modalidad de asalto de trenes como los cowboys o vaqueros pero argentinos.

Además de robar trenes, uno de los golpes más importantes que le va a dar una fama popular es el asalto a las oficinas de la empresa agrícola Dreyfus, en el que robaron 45 mil pesos. Lo más conocido de este asalto fue que lo único que dejaron en la caja fuerte era el sobre que estaba destinado a pagar el sueldo de los obreros.

Con parte de lo que fue recaudado se compró una quinta en Córdoba y ahí se fue a vivir con su mujer Ramona y su hijo. A ella la había conocido un par de años atrás y la visitaba cada muerte de obispo, el tema es que Mate Cosido era bastante forajido, era un tipo muy buscado, estaba siempre fuera de la ley y no podía estar en un solo lugar asique tenía que estar en movimiento.

Mate Cosido, el Robin
Ramona Romano

En uno de los asaltos murió el conductor del tren donde robó y aunque él niega esta responsabilidad, igual le atribuyeron esa muerte. Había un montón de motivos para buscarlo y capturarlo. 

En 1937 viaja a Buenos Aires y se reúne con uno de los bandidos más importantes de esa época: Juan Bautista Bairoletto. Ambos eran famosos por ser bandidos sociales, una especie de gaucho justiciero que robaban pero con conciencia social.

Mate Cosido, el Robin
Juan Bautista Bairoletto

¿Para qué se reunieron? Planearon y ejecutaron uno de los golpes más importantes de sus vidas. La forestada era una empresa inglesa que estaba en el territorio de Chaco que hace décadas venia deforestando muchos bosques de ahí, teniendo obreros en estado de esclavitud e incluso en el año 1921 se llevo a cabo la “Masacre de la forestal” donde unos 600 empleados de ahí, murieron en una huelga en la que reclamaban buenas condiciones de trabajo.

Robar a esta empresa iba a ser algo justo, además de los beneficios que iban a tener.

La Forestal

En un intento de robo termina muriendo el mayordomo de la empresa, hecho que se hizo conocido en la prensa nacional y aunque Mate Cosido dijo que él no había participado del golpe también le adjudicaron esa muerte. Como otra vez el plan había salido mal empiezan a sospechar que había alguien traicionando a la banda, siempre la policía estaba ahí esperándolos, así que la banda decide separarse antes de que se maten todos, por lo cual Bailoretto se va.

Mate Cosido, el Robin Hood argentino perfecciona otro tipo de crimen, el secuestro, entonces entre 1938 y 1939 forma otras bandas donde también se encontraba su hermano, Marcelino para secuestrar cobradores y comerciantes y así cobrar una recompensa.

Varios secuestros salieron muy bien, juntaron mucha guita todo porque estaban bien organizado y a las víctimas siempre las trataban bien, nunca les pegaban, nunca los maltrataban.

Mientras tanto con todo lo que estaba pasando el gobierno nacional decide crear la Gendarmería Nacional, a pedido de los empresarios de la época para que controlen las zona fronterizas y rurales debido a los problemas que estaban provocando estos bandidos.

Esta gente de inteligencia se infiltraba entre los campesinos para buscar información sobre Mate Cosido el Robin Hood argentino, que se transformó en el buscado n° 1 de Argentina

Comenzó a circular un afiche con su cara buscándolo, y daban de recompensa 2000$ que en ese momento era mucha plata, además encontraron mucha información de gente que lo traicionó a Mate Cosido y vendían información.

Mate Cosido, el Robin

Todo concluye en el último golpe de Mate Cosido. Fue en el secuestro de Jacinto Berzon, que era un encargado de una estancia muy importante de aquella época y por este secuestro pidió $50 mil de rescate hablando directamente Mate Cosido con la hermana del secuestrado que esta fue la que le dio aviso a la policía.

El encargado de custodiar al secuestrado llamado Justo Centurión es convencido para traicionar a sus compañeros, vende información a la policía y el día en que Mate Cosido y sus compañeros fueron a buscar el bolso les tendieron una emboscada y arrancaron a los tiros.

Desde el tren empezaron a tirar para matar, Mate Cosido, recibió un disparo entre la pierna y cadera, pero logró escapar.

La leyenda cuenta que Mate Cosido, el Robin Hood argentino, una vez que estaba herido uno de los policías ya lo tenía en la mira para disparar, pero en el momento en que va a disparar se había olvidado de sacar el seguro y en ese momento Mate Cosido se escapa, 

A partir de ese momento comenzó la leyenda del por qué nunca más se encontró su paradero. Se escapó de milagro de esa emboscada y todo lo que pasó después fueron supersticiones. La policía y gendarmería siguieron buscando por todos lados pero nada.

Mate Cosido, el Robin

Fueron a buscar en países limítrofes, pero no pudieron encontrar nada, lo único que se sabe es que dos meses después de que pasó esto él le envió una carta al diario bajo uno de los tantos seudónimos que tenía dónde expresa quién es y su forma de pensar y deja en claro que la persecución policial que tuvo durante su juventud ocasionó que termine de ser un marginado y por eso tuvo la vida que tuvo, esa carta fue una especie de retiro público de su carrera criminal.

“No soy delincuente nato, soy una fabricación por las injusticias sociales y por las persecuciones gratuitas de una política inmoral y sin escrúpulos”, decía Mate Cosido, el Robin Hood argentino.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -