José Ariza, el

Para hablar de José Ariza, el extraño vecino cuyo barrio lleva su nombre, debemos remontarnos a 1907. En esa época, el fabricante de cigarrillos tuvo la idea de organizar un sistema para promover el consumo a través de distintos premios. Una historia de tierras y el histórico tranvía.

¿Quién fue José Ariza, el extraño empresario? En el rubro, algunas marcas premiaban a quienes presentaran marquillas, como se llama al envoltorio del atado de cigarrillos, con relojes y postales. Ariza ofrecía por quinientas marquillas vacías, un lote de terreno en la zona de Villa Ariza entre José María Paz, Lavalleja, Paysandú, incluyendo “Los Portones” de Ituzaingó.

José Ariza

Tiempo después, la Municipalidad de Morón aprobó los planos de subdivisión de dicha zona con el nombre de Villa Esperanza, pero la comunidad la siguió llamando Villa Ariza, hasta el día de hoy.

- Publicidad -

Tanto el proceso de la Villa como la venta de lotes, se vio obstaculizada por el difícil acceso a la zona. Los pobladores debían movilizarse de forma precaria hasta las estaciones Ituzaingó o Castelar, donde una escasa frecuencia de trenes a vapor, los llevaba a la Capital.

Finalmente, la fábrica de cigarrillos de Ariza cerró y se hizo cargo de las tierras la firma “Pasquié y Cía” y el Banco Supervielle.

Villa Ariza

Lo que daría actividad a la zona sería la instalación de un horno de ladrillos, propiedad de don Nicolás Defilippi.

La historia del Tranvía de Ituzaingó

Fue en 1913, cuando comenzó a gestarse el tranvía. Un año antes, la empresa Pasquié y Cía. había construido el túnel que lleva las vías del entonces ferrocarril Oeste hasta la estación bajo nivel de Plaza Miserere. Esta relación previa con el sector ferroviario, facilitó el particular proyecto de instalar una línea de tranvías entre Villa Ariza e Ituzaingó.

De esta forma se adquirieron tres coches tranvías de roble y fuerte tren rodante con puertas corredizas, ventanas con cortinas que se alzaban y asientos a lo largo. Los mimos estaban en desuso por la compañía Anglo Argentina de Buenos Aires.

Tranvía de Ituzaingó

Su costo era de cuarenta pesos cada uno con tracción a caballo. los durmientes y vías habían sido comprados de segunda mano. La terminal de la Villa es emplazada en las calles Defilippi y Lavalleja donde se ubican los galpones para depósito.

El recorrido se realizaba de Lavalleja y Deffilippi (Villa Ariza) por Defilippi, pasando por Los Portones y Olavarría, Alvear, Las Heras hasta la estación Ituzaingó. El mismo era totalmente llano con una única obra de mampostería en la esquina de Olavarría y Alvear. Para el cambio de sentido se desenganchaba el caballo.

La concesión fue por veinte años y el servicio se inauguró el 24 de mayo de 1914 con la presencia del entonces intendente de Morón don Ernesto Grant.

“Compañía de Tranvías Ituzaingó” era el nombre de la empresa. El boleto de pasajeros costaba 20 centavos y se adquiría en comercios aledaños y en el banco Supervielle en Capital Federal.

Tranvía de Ituzaingó

Con el correr de los años, se ampliaron 150 metros para llegar al mencionado horno de ladrillos de Nicolás Defilippi y un tramo en Ituzaingó para acceder a la playa de cargas. Comienza a usarse entonces una zorra a caballo para el transporte de ladrillos, utilizando las mismas vías.

En 1928, ante la imposibilidad de electrificar el sistema, se aplica al tranvía un motor Ford de automóvil colocado en una de las plataformas con un sistema de transmisión a uno de los ejes de ruedas.

Para el cambio de sentido en el viaje se implementó un circuito de vías en forma de triángulo en Villa Ariza y una plataforma giratoria en la estación Ituzaingó donde el coche era girado 180 grados para el regreso.

El avance de los pavimentos y líneas de colectivos que facilitaban el acceso, en especial de la Villa hasta la estación Castelar, marcaban el comienzo del fin. El tren que supo unir la Villa que recién nacía con un antiguo pueblo dejaba de funcionar en 1937.

Villa Ariza. En 1929 se fundó el club C.A.V.A
Villa Ariza. Club C.A.V.A (1929)

Algunos de sus recordados conductores fueron Juan Pergolezzi, José Falgari y Albino Salvador. Aun se puede observar un resto de vías a la vista en Los Portones (esquinas de Bacacay, Defilippi y José M. Paz).

En el Museo Histórico y de Artes de Morón se puede ver un coche tranvía en exposición que data de la misma época por lo que se estima que el de Ituzaingó podría haber sido así.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario
- Publicidad -
Artículo anteriorReabren los cines: Cuáles son las películas que se estrenan
Artículo siguienteCiudad Jardín celebra su 77° aniversario con festejos