Córdoba coronavirus: desbordaron playas y temen rebrotes. El gobernador Juan Schiaretti está preocupado. A raíz del fin de semana largo los habitantes de esa provincia se acercaron en masa a las playas y el distanciamiento social prácticamente no existió. La necesidad de poner orden para evitar el desastre.

Córdoba coronavirus: desbordaron playas y temen rebrotes. La imagen se repitió en playas, balnearios y ríos. No hubo uso de barbijo ni distancia social. También se llevaron a cabo fiestas clandestinas y cientos de autos trabaron los principales accesos. Bares, restaurantes y demás espacios comunes superaron su capacidad y trabajaron a tiempo completo sin respeto alguno por medidas biosanitarias.

(por Santiago Alonso).- El gobernador tiene miedo de echarse atrás y de volver a Fase 1 o 2. Afirma que no hay margen político, como ocurre en Nación. La imagen se repite también en la Costa Atlántica. El temor de los funcionarios nubla el análisis y no les permite comprender que el panorama puede ser similar al de las fosas comunes de Brasil por el probable colapso del sistema sanitario.

Córdoba pudo reducir la cifra de contagiados diarios llegando a los 500 casos. También lograron bajar el porcentaje de ocupación de camas críticas, que llegó al 41% y al 20% con asistencia respiratoria mecánica. Sin embargo el cansancio social agitado por los medios de comunicación y la oposición política llegó a un punto tal en el que las autoridades no tuvieron otra alternativa que habilitar actividades de esparcimiento.

Las autoridades provinciales se reunieron en un comité de crisis para evaluar posibles medidas ante un inminente desastre sanitario. «No hay margen político para dar marcha atrás con lo ya concedido», aclararon fuentes del Centro Cívico al portal La Política Online.

Desde la Sala de Situación los integrantes del gobierno cranean estrategias para hacer hincapié en la necesidad de barbijo y marcar distancias en playas y lugares públicos de concentración masiva. Nada de eso será respetado sin controles y sin desarticular con firmeza y de forma ejemplar las fiestas clandestinas para desalentarlas definitivamente. El resultado de la inacción será padecido por los médicos que son los que pagarán ese costo que Schiaretti desea esquivar con tanta insistencia.

Alarma y casos que se pueden disparar

La situación es preocupante. En ese distrito sólo estaba permitido desde el pasado viernes el movimiento de propietarios de casas de veraneo en el interior. Los y las cordobeses aún no tienen permitido moverse entre comunas. Tampoco les es posible alquilar hoteles o casas de veraneo.

Córdoba estipuló que para el viernes 4 de diciembre se habilitará el turismo para residentes. El 1ro de enero será el comienzo de la temporada en la provincia. Las autoridades buscaron observar el comportamiento de la población para ver si se movilizaban de manera responsable. No ocurrió y esto no se modificará en absoluto. Se registraron masas de gente en Carlos Paz, Miramar, Cosquín, Mina Clavero y otras localidades.

El sector más cauto de la población le exige al mandamás provincial más controles pero respondieron que eso es parte de la decisión de cada uno de los intendentes. Ellos son los responsables de supervisar quien ingresa a cada comuna y solicitar la documentación correspondiente.

La sorpresa llegó a los alcaldes que ahora buscan reordenar la economía de su terruño y al mismo tiempo evitar rebrotes. Sus comunas no tienen la infraestructura para sostener contagios masivos y todo puede complicarse si no se ordena la situación con el rigor que este momento requiere.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario

- Publicidad -