Netflix, la Pasión de Cristo, un Jesús Gay y Facturación

Netflix La Primera Pasión de Cristo Diario Anticipos

Netflix, la Pasión de Cristo, un Jesús Gay y Facturación. Hacer una comedia con Jesucristo y que dentro de esa comedia se lo trate de gay, y encima cobrarle dinero a cada uno que la ve, no es más que un signo perfecto del siglo XXI.

Netflix, la Pasión de Cristo, un Jesús Gay y Facturación. La llamada blasfemia de Netflix por distribuir la película La Primera Tentación de Cristo (The First Temptation of Christ en inglés, obvio) volvió a actualizar la plataforma a partir de una polémica vinculado a lo religioso.

https://www.youtube.com/watch?v=bBc2wElbfFY

La Primera Tentación de Cristo es un mediometraje que dirigió Rodrigo Van Der Put, lo produjo la compañía de YouTube Porta dos Fundos y se estrenó se estrenó en diciembre de 2019.

La industria cambió todo su circuito para dar con este pequeño film que no aporta mucho aunque genera gran polémica y altos ingresos.

La Primera Tentación de Cristo trata del regreso del hijo del señor a la casa de sus padres para festejar su cumpleaños número treinta. Entonces, obviamente, se reencuentra con María y José.

Pero Cristo no llega solo, sino con un amigo con el que tiene una profunda empatía. Congenian, comparten gustos, actividades, sonrisas y miradas. Entonces comienzas los tonos bajos, los secretos, las frases pegadas a las orejas. ¿Jesús es gay?

Obviamente, el mediometraje de 43 minutos desató la ira de varios sectores de la iglesia católica, actores cristianos, jueces conservadores.

Los ataques más frontales fueron en Brasil, país de origen del mediometraje, donde se distribuyó una petición en Change.org para para que Netflix elimine la comedia.

Incluso, la justicia brasileña determinó el último miércoles que la plataforma Netflix y la productora Porta dos Fundos retiren del aire “La primera tentación de Cristo”.

Fue un pedido del juez de segunda instancia de Río de Janeiro, Benedicto Abicair, a pedido de la Asociación Católica Centro Don Bosco de la Fe y la Cultura, para, según el magistrado, “calmar los ánimos” de “la comunidad cristiana y la sociedad brasileña” hasta que se juzgue el fondo del asunto.

Pero el último viernes, 10 de enero de 2020, la Corte Suprema de Brasil emitió una Resolución por la cual anuló la Orden Judicial argumentando que esta medida imponía “restricciones constitucionales a la libertad de expresión, de creación y de desarrollo artístico”.

En 1979, se estrenó La vida de Brian (Life of Brian). Fue el tercer largometraje del grupo de comediantes ingleses Monty Python.

Trataba de la historia de un judío que nace el mismo día que Jesucristo y que de adulto lo confunden varias veces con el señor.

Fue récord de recaudación aunque no llegó a verse en Irlanda y Noruega, donde incluso se prohibió su estreno. Y en varios países de Europa e incluso Estados Unidos hubo protestas.

Parodiar a Jesucristo, humanizarlo, meterlo en el mundo de los errores y la tentaciones, siempre genera rechazo.

Y fue muy claro ese rechazo con la controvertida “La última tentación de Cristo”, dirigida por Martin Scorsese y protagonizada por por Willem Dafoe, Harvey Keitel y Barbara Hershey escrita a partir de la novela de Nikos Kazantzakis.

La película hace de Jesús un hombre corriente, que incluso evita el sacrificio en la cruz, no salva a la humanidad y se casa con María Magdalena.

Martin Scorsese en ningún momento parodia lo Evangelios y la película se presenta como una tragedia.

El filme sufrió ataques en varios puntos del globo. Incluso fue prohibida en Turquía, México, Chile y Argentina. Y en Francia hubo incendio de cines por el estreno de la película que derivaron en heridos, un muerto y condenados.

En el caso de la ahora Primera Tentación de Cristo, la religión y la sexualidad provocan dudas sobre el tratamiento del tema en una sociedad católica donde sus líderes tiene graves acusaciones de pedofilía.

No es la película la que rompe lo políticamente correcto, sino la Iglesia que no sabe superarlo y la industria del streaming que le saca provecho.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario