Morón y la histórica destitución de Rousselot
- Publicidad -

Morón y la histórica destitución de Rousselot. Fue el 19 de abril de 1989. Hoy se cumplen 30 años de aquella sesión durísima, con la Infantería alrededor del Concejo Deliberante, las máquinas de Servicios Públicos comandadas por Luis Orbiso sobre la calle Belgrano, una pantalla gigante en la pared trasera del recinto para que los militantes vieron lo que ocurría en el recinto y 2.000 adherentes al intendente en la Plaza General San Martín.

Morón y la histórica destitución de Rousselot. ¿Cúal fue el motivo de la destitución? En 1989, el único motivo (técnico) fue que el Convenio para la Construcción de la Red Cloacal Morón y la Planta de Tratamiento de Residuos Cloacales no había pasado por el Concejo Deliberante.

(por Andrés Llinares).- El único motivo fue que los concejales no lo habían aprobado, no lo habían debatido, no lo habían tratado, no lo conocían, no sabían de qué se trataba.

Obviamente, fue una cuestión técnica pero que tenía un profundo, enorme, contenido político.

- SUSCRIBITE GRATIS -

La débil relación entre la falta y el escarnio, entre el error y el castigo, se dio porque de aprobarse el convenio, Morón iba a ser el laboratorio experimental de lo que luego sería el país de Carlos Menem. La introducción del capital privado nacional y extranjero en la esfera pública. Las privatizaciones de todas las obligaciones del Estado.

Y pese a aquella destitución del 19 de abril de 1989, pese al desprestigió que persiguió a Rousselot, ganó siempre que volvió a presentarse en elecciones porque nadie podía cumplir su consigna: “Agua + Cloacas = Salud”. 

Morón y la histórica destitución de Rousselot

En 1987, Juan Carlos Rousselot era un sujeto mediático. No debía instalarse en Morón. Cuando arrancó su primera campaña, ya lo hacía con ventaja: todos sabían quién era el locutor, famoso, de Canal 11. Estaba más que instalado.

Y ganó las elecciones municipales como Frente Justicialista Renovador aunque nadie lo crea.

Y porque nadie me lo va a creer, acá edito el acta oficial de la Junta Electoral de la Provincia de Buenos Aires de las elecciones del 6 de Septiembre de 1987 (justo ese día, nombre que tuvo Morón durante un breve lapso en conmemoración del Golpe de José Félix Uriburu).

Que Rousselot haya ganado como Frente Justicialista Renovador tiene una explicación. Bajo ese nombre se presentó el peronismo en la Provincia de Buenos Aires en 1987 porque sólo se elegía Gobernador e Intendentes, más los cargos legislativos. Antonio Cafiero había ganado las elecciones internas y mantuvo el nombre de su armado para absorber a todo el peronismo bonaerense.

Resultados Elecciones 1987

Rousselot le había ganado las internas al candidato de Horacio Román, el dirigente de SMATA Roberto Navarro. Por lo tanto, era el candidato natural del espacio aunque en toda la provincia de Buenos Aires ya sabían que tenía fuertes vínculos con el Gobernador de La Rioja Carlos Menem. Pero el que gana conduce y el que pierde acompaña dicen los peronistas y así fue.

Rousselot asumió, convocó a todos los espacios del peronismo, desde el Comando de Organización y Guardia de Hierro hasta el Peronismo Auténtico (Montoneros) y la Renovación Peronista. Y comenzó a gestionar.

Morón y la histórica destitución de Rousselot

En 1988 firma el convenio con SOCMA para realizar la planta de tratamiento y la red cloacal en todo Morón a dos años de la elección Presidencial de 1989.

Si el convenio con SOCMA, la principal empresa de Franco Macri, salía bien, un Rousselot posiblemente en el Gobierno Nacional de Menem le abriría las puertas al Grupo Económico para extender la obra a toda la provincia y seguramente a todas las áreas urbanas del país.

Fue tan complicado llegar a la firma del convenio, que Franco Macri en 1988 no estuvo jamás en Morón. Todas las negociaciones y la firma del convenio las realizó su hijo Mauricio Macri, hoy Presidente de la Nación, como apoderado de la empresa que es la foto famosa que circula por las redes sociales y que la saco la Dirección de Prensa del Municipio.

Los concejales que participaron de aquella sesión en la que se destituyó por primera vez a Juan Carlos Rousselot, a un Juan Carlos Rousselot fuerte, entero, duro, ganador, sujeto político mediático, dueño de la centralidad social en Morón, en las puertas del menemismo, aquellos concejales fueron:

Los concejales que ingresaron al reciento con Rousselot intendente, todos y cada uno votaron la destitución: Joaquín Ignacio Arias (Gastronómicos), César Acosta (Militancia Peronista), Raúl Zeballos, Alberto Descalzo (Juventud Peronista), Daniel Faure (Militancia Peronista), Silvia Caprara y Raúl González. Más los concejales peronistas que habían ingresado al recinto en 1985 y tenían mandato: Roberto Maldonado (Renovación Peronista), Marta Loperena (Renovación Peronista), Juan Esteban Orlandini (Renovación Peronista) y Carlos Poli (Democracia Cristiana).

Hasta acá, 11 de los 20 concejales que votaron de manera afirmativa. De los 11, diez eran peronistas. ¿Por qué votaron los peronistas en contra del intendente de su propio partido? Hay varios motivos.

1) Porque no reconocían a Rousselot como un hombre de la política y eso generaba asperezas.

2) Porque le había sido tan fácil ganar a Juan Carlos Rousselot primero la interna, y luego, la general, que mantenía una actitud distante con los concejales y del hombre fuerte del peronismo de Morón: Horacio Román.

3) Porque le abría paso al la posibilidad del éxito del capital privado en la esfera pública, el principal argumento (razonable) de todos los concejales.

4) La planta de tratamiento y las cloacas la debían pagar los vecinos aunque jamás se supo el valor. Antes llegó la destitución.

Ese Morón, el Gran Morón, que incluía a Hurlingham e Ituzaingó, tenía (y tiene) 24 concejales.

De los 24, ya vimos que hicieron 11. Faltan 13.

Todo el bloque de la Unión Cívica Radical entero votó por la destitución.

Isack Kaufman, Andrés Baiguera, Margarita Stolbizer, Rosa Grioli, Juan Carlos Ripamonti, Juan José Giombini, Zulema Palma, Juan José Vaccaro, Eduardo Pazos, Julio Sequeira y Julio Cámara.

En la foto se ve de izquierda a derecha del monitor a: Kaufman, Baiguera y Stolbizer (de rulos).

Morón Municipio Provincia de Buenos Aires

En total, 11 concejales radicales.

Y los dos que faltan, eran del Partido Intransigente: Fernando Introna y José Olivera.

La tapa de Clarín del día siguiente, 20 de abril de 1989, vista en la actualidad, pareciera no tener fecha. Dólar alto, tasas más altas, falta de precios, gremios en estado de alerta. En ese recuadro histórico destituyen a Juan Carlos Rousselot.

Morón Municipio Provincia de Buenos Aires

Morón: A 30 años de la destitución de Rousselot

De la sesión participaron 154 medios entre locales, provinciales, nacionales e incluso extranjeros y fueron todos a la barra.

En mi caso, quizás por fortuna, ingresé por la «Puerta Kaufman» que se ubica en lado izquierdo del recinto y me senté contra el fondo de la Presidencia del Concejo Deliberante luego de que Joaquín Ignacio Arias me mirara de reojo y no me dijera palabra.

Recuerdo voces destacadas. La de Margarita Stolbizer, la de Alberto Descalzo, la de Carlos Poli, la de Juan Gimboni.

Recuerdo que al terminar la sesión no tenía miedo sino pánico.

Recuerdo que se cortó la luz y el pánico que tenía se transformó en terror.

Recuerdo correr por un pasillo de planta baja, tropezar con un bulto en el piso, sentir un grito de mujer, caerme muy fuerte, preguntar quién era, escuchar la voz de una colega, levantarme, decirle seguime y seguir camino.

Recuerdo no poder abrir la puerta de Legal y Técnica que en ese momento daba a la calle Almirante Brown y recuerdo destrabarla mediante un sistema inconfesable que luego hiciera famoso Kung Fu Panda (yo tenía 23 años y podía hacer esas cosas).

Recuerdo subir la persiana, abrir la venta, arrimar una silla y asomar medio cuerpo, estadío que logré mantener sesenta segundos porque de inmediato dos agentes de Infantería me tomaron de cada brazo.Obviamente no para ayudarme.

Recuerdo explicarle a 120 palabras por segundo porque intentaba saltar por la venta. En todo momento pensé que habría disparos o algo peor. Un bombazo. Estábamos en 1987.

Recuerdo que me llevaban a un patrullero (supongo) de los brazos cuando un dirigentes peronista rodeado de otros policías, custodiado, les gritó: «Eh, ¿qué hacen?». Yo respondí «Me quieren llevar preso». Y Alberto Descalzo les gritó: «Es periodista» y entonces me dejaron ir luego de unos minutos.

Recuerdo que volvió la luz y todos se tranquilizaron pero yo ya no podía volver a entrar. Tampoco quería estar en la Plaza General San Martín donde los partidarios de Rousselot querían desatar la furia contra todo lo que se moviera y respirara y fuera distinto a ellos.

La historia son fragmentos. Y entonces me pregunto ¿qué es la historia, la historia Argentina? Y me respondo: Es el texto infinito de un escritor enloquecido que sabe de antemano que va a morir sin redactar el final. Por eso esta nota. Por todo esto la memoria.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Diario Anticipos
- Publicidad -