Tagliaferro en las obras

Tagliaferro en las obras para terminar con las calles de tierra que arrancaron sobre Bogado e Irigoyen, donde había un mejorado que se encontraba en mal estado.

Tagliaferro en las obras para terminar con las calles de tierra es parte del Plan Integral de Bacheo y también del Plan de Pavimentación que se realiza con hormigón.

Con más de 11 mil metros cuadrados de calles en Castelar, El Palomar y Haedo, se suman a las 120 cuadras que fueron asfaltadas durante su gestión.

- Publicidad -

Tagliaferro quiere dejar Morón sin calles de tierra. Ayer, lunes, recorrió Castelar. Exactamente el frente de obra sobre la calle Bogado, a la altura de Irigoyen.

El Plan de Pavimentación con Hormigón arrancó en 2016 y en tres años alcanzó 120 cuadras que eran de tierra y hoy son de asfalto.

«Son pavimentos nuevos, que van a mejorar muchísimo la conectividad del barrio con otras calles en las que venimos trabajando», dijo el intendente Ramiro Tagliaferro a través de la Secretaría de Comunicación Institucional y agregó: «Con estas obras le damos continuidad a aquel compromiso que asumimos en 2015 de terminar con las calles de tierra de todo Morón».

Las obras se realizadas junto a la Provincia de Buenos Aires y avanzan sobre Bogado entre Quintana y la cortada del Club Deportivo Morón. Y sobre Bernardo de Irigoyen entre Bogado y Santa María de Oro.

A su vez, hay equipos en El Palomar sobre Paraíso a la altura de Falcón y continúan en Castelar sobre Los Indios entre Alem y Larralde.

Los trabajos incluyen la construcción de la carpetas de rodamiento con dos capas de hormigón una base de tipo H-13 de 12 centímetros de espesor y la más superficial de tipo H-30, de alta calidad, de 16 centímetros.

Si querés recibir las noticias gratis a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción de Anticipos: 11 5 308 1445.

También podés seguirnos en twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Diario Anticipos

Podés seguir leyendo:

- Publicidad -
Artículo anteriorHitachi cierras oficinas en el país, después de 60 años
Artículo siguientePeriodismo: Observar, escribir y el oficio terrestre