Clarín y La Nación con Bossio y Massot quieren modificar la “Ley Papel Prensa”

Diego Bossio Nicolás Massot

Clarín y La Nación con Bossio y Massot quieren modificar la “Ley Papel Prensa”. La producción de papel esta concentrada Papel Prensa, la empresa que tiene como principal accionista al Grupo Clarín y le sigue La Nación. La Ley 26.736 promulgada el 22 de diciembre de 2011 la obliga a vender al mismo precio a todos los medios. Pero quieren modificarla.

Papel Prensa es la única proveedora en la Argentina de papel para diarios y revistas.

El Grupo Clarín tiene el 49% de las acciones; La Nación el 22,49% y el Estado Nacional el 27,46% directo más el 0,62% a través de Télam.

La planta esta ubica en su histórico lugar del Municipio de San Pedro.

Una Ley 26.736 obliga a la compañía a fijar un precio único para todos sus clientes y a incrementar su producción ya que el insumo que vende sostiene la circulación de un bien de interés público: la información.

Por iniciativa del Congreso de la Nación, se intenta derogar los artículos centrales de la norma que en principio va a golpear a los medios cooperativos.

En la Comisión de Comercio de la Cámara de Diputados presentaron el proyecto el 14 de noviembre para derogar artículos de la Ley 26.736 que se denominó “Papel de Pasta Celulosa para Diario: Declaración de Interés Público”.

Gracias a esta ley todos los medios pagan lo mismo por el papel sin condiciones. De otro modo, atravesarían las leyes liberales de la oferta y la demanda para imprimir noticias.

La ley tuvo por objetivo que los multimedios como Clarín, como La Nación, corran con ventaja sobre el resto, o que Papel Prensa no presione al resto manipulando los precios.

Se estima que los diputados que impulsan la ley intenten tratarla en la sesión de la Cámara Baja de la semana próxima, porque ya obtuvo dictamen de comisión.

El texto para modificar la ley fue presentado por el diputado Diego Bossio a pedido de organizaciones intermediarias en la compra y venta de papel: 1) la Cooperativa de Previsión de la Prensa Argentina (COOPPAL) y 2) el Sindicato de la Industria de Papel de San Pedro.

¿Cuál es la advertencia? Que ante la digitalización de los medios, año a año se vende menos papel. Acto seguido, Papel Prensa dijo que debería realizar despidos en la planta.

En el año 2011, Argentina consumía 204.000 toneladas de papel para diario de uso periodístico y en 2017 el consumo fue de 115.000 toneladas. Las últimas estimaciones señalan que parea el año 2021 el mercado será de 75.000 toneladas anuales.

Con este argumento, Bossio elaboró el proyecto para desregular la venta.

El Artículo 20 de la Ley establece un precio único de pago al contado del stock total disponible. Este artículo, y varios otros, son los que los diputados del PJ y Cambiemos quieren derogar para que el valor lo establezca el mercado.

Si así fuera, medio gráfico que no puede comprar papel a valor de mercado, cierra o importa.

El proyecto de Bossio fue firmado y presentado por los líderes del Bloque Cambiemos, Mario Negri y Nicolás Massot; del jefe del interbloque del PJ Federal, Pablo Kosiner; y los massistas Marco Lavagna y el santafesino Alejandro Grandinetti.

El 16 de octubre la Cooperativa de Provisión de la Prensa Argentina presentó una nota manifestando las dificultades que afrontan sus asociados a raíz de la aplicación de la Ley N° 26.736 y la regulación del precio único de pago al contado de venta de papel para diario. A raíz del Articulo 20, perdieron su beneficio por pronto pago y por volumen de compra.

¿Qué están diciendo? Que sus asociados pagan en efectivo por grandes volúmenes el mismo valor que un consumidor de papel minorista.

Ese mismo día y no otro, o sea, el 16 de octubre de este año, ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, el Secretario General de la Industria del Papel de San Pedro, Gerardo Gelabert, solicitó la derogación completa de la Ley N° 26.736 para que “la empresa pueda encarar una reconversión industrial que permita asegurar la sustentabilidad de la unidad productiva y sus puestos de trabajo. Manifiesta que de lo contrario se verían seriamente afectados las fuentes laborales de 475 trabajadores directos, sumadas a los trabajos indirectos, le economía forestal del Delta y la población de San Pedro”.

¿Qué tenemos hasta acá? En el primer caso una cooperativa ubicada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que pide desregular el mercado y en el segundo, un gremio de trabajadores que pide la reconversión de una empresa privada. En ningún caso una cámara empresaria salió a respaldar a Papel Prensa. Un gremio y una cooperativa, sí.

Inferir vínculos materiales entre Papel Prensa con la Copppal y el Sindicato de la Industria del Papel de San Pedro, es razonable.

El problema no es el precio único, sino el dominio en el mercado. La Ley N° 26.736 no establece el precio sino que garantiza la venta.

Ahora bien, ¿por qué ocurren estas cosas? La misma Cámara de Diputados que en diciembre de 2011 aprobó la norma, nunca hizo funcionar la Comisión Bicameral de Seguimiento de la Fabricación, Comercialización y Distribución de Pasta Celulosa y de Papel para Diarios.

De acá se desprende que la ley de 2011 fue sólo para reducir el margen operativo del Grupo Clarín y no para expandir el mercado de medios del interior del país.

Con el cambio de gestión, o sea, de Cristina Fernández a Mauricio Macri, comienza el show de escándalo por muchos de los diputados que no cuidaron la norma.

La Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la Argentina (Fadiccra) que nuclea medios chicos del interior del país ya se manifestó en contra al manifestar su “sorpresa y desazón frente a un nuevo avance de los grupos monopólicos de la Argentina, que con apalancamiento en el Congreso buscan modificar una ley con el único objetivo de maximizar sus ganancias”.

La Ley asegura que todos los medios gráficos, más allá de su facturación, tengan las mismas condiciones de acceso al papel. Una de las cosas que frenó la Ley fue el traslado de aumentos que se dieron en otros productos con las corridas cambiarias que sufrió el país en los últimos tres años.

Por lo tanto, el argumento de que Papel Prensa deberá despedir trabajadores es fallido.

De 2015 a la fecha, cerró Tiempo Argentino, la Agencia Diario y Noticias y  Télam redujo su planta a la mitad. Y continúan los problemas laborales en Radio del Plata, América (cerrada), El Mundo, Splendid y Rock&Pop. Cerró el Buenos Aires Herald. En 2017, el Grupo Clarín cerró la planta AGEA y dejó en la calle a 380 trabajadores.

Si los diputados Bossio, Negri, Massot, Kosiner, Lavagna y Grandinetti estuvieran honestamente preocupados por los medios de comunicación, por garantizar el acceso a la información, por la noticia como bien de consumo cultural, estudiarían qué paso con los todos los medios que quebraron desde diciembre de 2015 hasta la fecha y no sólo qué pasa en la empresa Papel Prensa del Grupo Clarín y La Nación.

Por otro lado, los pequeños y medianos diarios del interior son producto de las economías regionales al igual que los medios del conurbano, en general de segunda lectura.

Bossio, Negri, Massot, Kosiner, Lavagna y Grandinetti accionan para un factor de poder relevante en cualquier país que es la circulación de noticias a partir de dos textos provenientes de una Cooperativa de empresas de medios del interior que tiene oficinas en el Edificio de la Prensa Argentina (Chacabuco 314 – Capital) y un gremio. Si fuera porque dos voces hacen reclamos, ¿cuántos proyectos de modificación de leyes tendrían que presentar los diputados? O viceversa, cuándo son más de dos voces, supongamos 500 mil mujeres en la calle, ¿no debería aprobarse una ley como la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo?

El proyecto de Bossio que acompañaron Negri, Massot, Kosiner, Lavagna y Grandinetti fue altamente analizado como si se trata de un estudio del CONICET. Tanto, que tiene dos artículo y dice:

7073-D-2018

El Senado y Cámara de Diputados…

PAPEL PARA DIARIO

ARTÍCULO 1º: Deróguense los artículos 20, 21, 24, 25, 26, 27, 40 y 41 de la Ley N° 26.736.

ARTÍCULO 2°: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Diego Bossio Nicolás Massot

 

 

También te puede interesar:

Papel Prensa, su fundación y expropiación por la dictadura