Se suman Legacy, Wanama y John L. Cook al pedido de convocatoria de acreedores

Se presentaron en concurso de acreedores. La actividad cayó 25%. Es tan difícil vender como cobrar.

La primera en solicitar el amparo judicial por no poder pagar fue Big Bloom, la empresa dueña Wanama y John Cook. Fue el pasado 12 de junio.

“Se tomó la decisión por la imposibilidad de pagar tasas de interés exorbitantes que estaban comiendo el capital de la empresa, sumado al bajón del consumo y el aumento de costos”, dijo a través de un comunicado el directorio de la firma que preside Emiliano Fitá.

Entre Wanama y John Cook tienen 77 locales de venta entre propios, franquicias y consignados. Y abastecen a 90 tiendas multimarca

Legacy solicitó el concurso el 22 de junio pasado. Integra, o integraba, el pelotón de las 70 marcas nacionales que compiten en el segmento ABC1.

La convocatoria de acreedores le permite una firma no cerrar y establecer vía judicial un proceso de negociación con los acreedores. Las opciones son desde la refinanciación de deudas hasta quitas. Los acreedores aceptan porque prefieren recuperar algo de lo que le deben antes antes que la firma pida la quiebra. En ese caso, el acreedor tendrá que esperar los remates de los bienes de la firma que en general están a nombre de empresas extranjeras.

Según datos de la FITA (Federación de Industrias Textiles Argentinas), la capacidad instalada del sector cayó al 52,3%,

Hay 86.000 empleos en fábricas de fibras, hilados, tejidos y acabado y 137.000 en la rama de la confección (diseño, corte, costura, terminación y lavandería).