John William Cooke ¿quién fue

John William Cooke ¿quién fue y qué hizo? Había sido el primer delegado de Perón y el único dirigente al que éste nombró sucesor en caso de muerte. Cada 19 de septiembre se cumple un aniversario de su fallecimiento.

John William Cooke ¿quién fue y qué hizo?. Cooke nació en La Plata, Capital de la Provincia de Buenos Aires, el 14 de noviembre de 1919 y falleció en la Ciudad de Buenos Aires el 19 de septiembre de 1968.

Fue el principal líder del ala izquierda del peronismo hasta su muerte y designado por Juan Domingo Perón durante su exilio como apoderado del Movimiento Nacional Justicialista.

Cooke comenzó a militar mientras cursaba la carrera de abogacía en la Universidad Nacional de La Plata en donde conformó la Unión Universitaria Intransigente.

En 1943 se recibió de abogado y fue electo diputado nacional por el peronismo con tan sólo 25 años de edad, cargo que ejerció entre 1946 y 1952.

Cooke consideraba que el peronismo debía transformarse en un movimiento revolucionario y criticaba fuertemente a la denominada burocracia sindical, brazo fuerte del peronismo clásico que si bien tenía el apoyo de Eva Duarte no avanzaba sobre la propiedad.

Durante su estadía en el Congreso de la Nación fue Presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, de la Comisión Redactora del Código Aeronáutico y también de la Comisión de Protección de los Derechos Intelectuales.

En 1951, a pedido de Eva Duarte, el presidente Juan Domingo Perón expropió La Prensa. El diario pertenecía a la familia terrateniente y aristocrática de los Gainza-Paz.

La Prensa hostigaba las políticas de Perón desde los inicios como Secretario de Trabajo del gobierno de Edelmiro Farrel.

Cooke, en su rol de diputado oficialista, fue seleccionado por Perón para defender en el Congreso el proyecto de expropiación de La Prensa.

En su discurso, acusó al diario La Prensa de ser el vocero de una gran coalición oligárquica entre los terratenientes, los empresarios del Puerto de Buenos Aires y la United Fruit Company que conspiraban para realizar un golpe de estado.

El tono fuertemente antiimperialista de Cooke llevó a que el peronista ortodoxo Raúl Apold lo acusara de comunista.

Los seguidores de Cook salieron a cuestionar a Apold y lo tildaron de nazi.

Por primera vez, la grieta se abría dentro del seno del peronismo.

Cooke fue convocado por Eva Perón para que diera explicaciones sobre su posición ideológica.

De esa reunión surgió el famoso fragmento del que no se tiene documento alguno pero señala que Cooke le dijo a Eva Duarte:

– Señora, aclaremos algo. Raúl Apold quiere cerrar La Prensa porque quiere que el peronismo sea una dictadura. Yo quiero cerrar La Prensa porque quiero que el peronismo sea una revolución.

– Pero entonces, ¿a mí, cómo me calificarías? ¿Soy una dictadora o una revolucionaria?

– Señora, cuando una revolución es una dictadura, se justifica. Ahora, cuando una dictadura es meramente una dictadura y no es además una revolución, es algo lamentable. De modo que mucho cuidado, señora: si usted implanta una dictadura, que sea una revolución.

Luego de dejar su mandato como diputado, fue profesor titular de Economía Política en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires cargo que ocupó hasta 1955.

Cuando Perón debió exiliarse a causa de la Revolución Libertadora que finalmente fue bautizada Revolución Fusiladora, lo designó como su representante en la Argentina y principal líder de la resistencia peronista, cargo que mantuvo entre 1955 y 1959, cuando debió exiliarse en Cuba.

La carta de Perón señalaba:

Al Dr. John William Cooke – Buenos Aires

Por la presente autorizo al compañero doctor Don John William Cooke, actualmente preso por cumplir con su deber de peronista, para que asuma mi representación en todo acto o acción política. En este concepto su decisión será mi decisión y su palabra la mía.

En él reconozco al único jefe que tiene mi mandato para presidir a la totalidad de las fuerzas peronistas organizadas en el país y en el extranjero y sus decisiones tienen el mismo valor que las mías.

En caso de fallecimiento, delego en el doctor don John William Cooke el mando del movimiento.

En Caracas, a 2 días de noviembre de 1956  – Juan Perón.

John William Cooke murió de cáncer en 1968 en el Hospital de Clínicas de la Ciudad de Buenos Aires. El 26 de septiembre de 2014, sus cenizas fueron esparcidas al Río de la Plata tal como era su voluntad.

John William Cooke ¿quién fue y qué hizo?

John William Cooke falleció sin que supiera la intromisión de la CIA.

El dato lo reveló un agente de operaciones secretas de ese organismo, Philip Agee (1935-2008), quien dejó el servicio en 1969 y escribió un libro contando sus experiencias que tuvo durante 12 años en la compañía de Quito y Montevideo.

El libro de Agee se llama Inside the Company – CIA Diary y fue traducido al castellano como La CIA por dentro – Diario de un espía.

Según se lee en el libro, en marzo de 1967, agentes de la CIA ingresaron al departamento que John William Cooke iba a ocupar temporalmente en un viaje a Montevideo, lo revisaron todo e instalaron un sistema de escucha.

Ese año, en Punta del Este, Uruguay, iba a tener lugar una Conferencia de la OEA a la que asistiría el entonces presidente de los Estados Unidos, Lyndon Johnson.

La estación de la CIA en Uruguay fue reforzada y se intensificaron las tareas de inteligencia para prevenir posibles atentados.

«Si a Johnson llegaran a asesinarlo aquí, no sería por falta de protección», escribió Agee en su diario el 1º de marzo de 1967, en referencia al enorme despliegue hecho por la seguridad norteamericana.

Treinta días después,. el 2 de abril, anotó: «Cada día parece que surge una nueva historia sobre un plan terrorista para asaltar, colocar bombas, veneno o, simplemente, maldecir la conferencia. (…) Pero hubo una historia que no podía tomarse a la ligera y que me retuvo día y noche la semana pasada tratando de resolverla».

Se refiera a una historia vinculada a John William Cooke. A Agee le había llegado un informe de BIDAFFY – 1, nombre en clave de «un agente de infiltración de la estación de Buenos Aires que se había introducido en el grupo revolucionario de John William Cooke.

«Cooke es un conocido peronista de extrema izquierda que también trabaja con la inteligencia cubana. El informe decía que Cooke y un número no especificado de sus seguidores vendrían a Montevideo antes de la conferencia para infiltrarse en el área restringida de Punta del Este y colocar bombas y otros operativos terroristas que puedan montar».

John William Cooke ¿quién fue y qué hizo?

«El Bebe» era el sobrenombre de Cook y se lo habían puesto por llegar a la Cámara de Diputados a los 27 años.

Su padre era un ex referente radical que se había sumado al gobierno de Edelmiro Farrell en el área diplomática.

Cumplido su mandato de diputado, ejerce como abogado y da clases. En 1954, lanza la revista «De Frente», e inicia su etapa de ensayista.

Pero a Cooke también le gustaba la acción. Cuando la Marina bombardea la Plaza de Mayo en junio de 1955, en un primer intento de derrocamiento de Perón, el Bebe corre armado a defender el gobierno.

Perón lo convoca entonces y lo nombra interventor del Partido Justicialista de la Capital Federal para reorganizarlo. Pero a los pocos meses se produce el golpe de septiembre del 55, autodenominado Revolución Libertadora y conocido como la Revolución Fusiladora.

Cuando Perón está en el exilio en Paraguay, Cooke es uno de los primeros dirigentes que se pone a sus órdenes y que, junto con César Marcos y Raúl Lagomarsino, organiza el primer Comando Nacional de la Resistencia.

Se trata del peronismo en la clandestinidad forzada por los Decreto de Aramburu y la persecución y proscripción del Movimiento Nacional Justicialista.

Ya en octubre de 1955, Cooke es arrestado y encarcelado en la ya desaparecida Penitenciaría de la avenida Las Heras, en donde hoy es una Plaza.

Al año siguiente, va de una cárcel a otra: Ushuaia, Río Gallegos, Caseros en la Capital, de nuevo la Penitenciaría, de nuevo a Ushuaia y finalmente lo clavan en Río Gallegos, simulacro de fusilamiento de por medio.

Pero el 17 de marzo de 1957, el Bebe Cooke se fuga en dirección a Chile desde la cárcel de Río Gallegos junto a otros peronistas encarcelados: el empresario Jorge Antonio, el futuro presidente Héctor Cámpora, el activista nacionalista Guillermo Patricio Kelly, el ex secretario general de la CGT, José Espejo, y el ex diputado y dirigente sindical petrolero Pedro Gomis.

A partir de junio de 1956, Cooke Perón comienza una contacto por carta.

En Caracas, el 2 de noviembre de 1956, Perón redacta un documento mediante el cual por única vez en toda su trayectoria política designa no sólo un delegado sino un heredero.

El documento autoriza al «Compañero Doctor John William Cooke (…) actualmente preso por ser fiel a su causa y a nuestro Movimiento» a asumir su representación en todo acto o acción política.

Cooke es el número uno del peronismo, el delegado por Perón ante «la totalidad de las fuerzas peronistas organizadas en el país y en el exterior». Y lo más contundente:«En caso de mi fallecimiento, en él delego el mando».

En carta a Alejandro Leloir, último presidente del PJ, de marzo de 1957, Perón explica su decisión: 

«El doctor Cooke fue el único dirigente que se conectó a mi y el único que tomó abiertamente una posición de absoluta intransigencia. (…) En los primeros días del año 1956, perdidos todos los contactos con los dirigentes de la Patria, mientras estaba exiliado en Panamá, establecí conexiones y enlace con el doctor John W. Cooke (…) Fue por su intermedio que pude vivir la situación y hacer llegar mi palabra a los compañeros de todo el país».

Cooke en Chile y Perón en Caracas, Venezuela.

Pero finalmente se encuentran. Y justamente en el país de Bolívar se establecen las conversaciones con Rogelio Frigerio que llevan a la firma del pacto Perón – Frondizi.

El líder peronista aconseja a sus bases a votar la fórmula que encabeza Frondizi con la Unión Cívica Radical Intransigente para que una vez en la presidencia, levantaría la proscripción del peronismo y de Juan Perón.

John William Cooke ¿quién fue y qué hizo?

A comienzos de 1958, El Bebe se muda a Montevideo para seguir de cerca los las elecciones y el cumplimiento del pacto.

Y el 23 de febrero triunfa la fórmula Frondizi-Gómez.

La correspondencia entre Perón y Cooke de todo este lapso fue publicada en dos tomos que son un clásico sobre la conducción política, además de que permiten reconstruir el pensamiento de una época.

El pacto con Frondizi fracasó y Cooke no logra conducir las desinteligencias en el interior del peronismo. 

Desgastado, viaja a Cuba donde acababa de triunfar la Revolución liderada por Fidel Castro, lo que alejará definitivamente a Cooke de Perón.

Cooke se enrola en la corriente del llamado peronismo revolucionario y será el ideólogo de esa tendencia, a través de los varios ensayos y artículos que escribió como Apuntes para la Militancia y Peronismo y Revolución.

En los años inmediatamente posteriores a la Libertadora, Cooke había creído en la inminencia de una insurrección popular y generalizada en la Argentina que habilitaría el regreso de Perón.

También el General parece pensarlo así por momentos según se desprende de la correspondencia intercambiada entre 1956 y 1960.

Cooke, ante los fracasos políticos, se ve seducido por el modelo de la Revolución Cubana y la opción de la lucha armada.

Para Perón, entre sangre y vidas y tiempo y organización, optaba por la última opción.

Para Perón, se debía evolucionar dentro de una historia en la cual el sujeto se adaptaba buscando los mejores instrumentos del momento para pasar a ser protagonista.

En 1967, estando ya cercano su prematuro final, por una enfermedad, Cooke finalmente planta un diagnóstico que será clave en los años setenta: 

«Perón es el máximo valor de la política democrático burguesa en Argentina, un premarxista que por inteligencia o conocimientos generales sigue la evolución que toma la Historia y simpatiza con las fuerzas que representan el futuro, lo cual no significa que sea en este momento el destinado a trazar una política revolucionaria.»

John William Cooke ¿quién fue y qué hizo?

En el momento en que la contrainteligencia estadounidense recibe información sobre supuestos planes «terroristas» de Cooke en Montevideo, éste ya está muy alejado de Perón.

Agee dice de Cooke «también trabaja para la inteligencia cubana»Cooke se siente identificado con la estrategia de Fidel Castro.

Agee agrega que enterada la CIA de que Cooke y sus acompañantes, cuyo nombre «el agente no conoce», se instalarían en un departamento «que pertenece a Cooke» ubicado en un edificio llamado Rambla Hotel frente a la playa de Pocitos.

Agee pone en marcha un operativo para ingresar al departamento sin que Cooke se entere. Si comprobaban la denuncia del agente en Buenos Aires, darían aviso a la policía local para que Cooke fuese arrestado.

La CIA alquiló una habitación en el mismo edificio y le pidieron a Frank Shermo, oficial técnico con base en Buenos Aires, que viajara a Montevideo.

«Durante dos largas noches Shermo intentó en vano abrir la cerradura del departamento de Cooke con herramientas de precisión; al final, decidió hacer una llave y pudo abrirlo a la tercera noche».

El primero de abril, «por fin Sherno pudo abrir la puerta. En nuestra primera entrada, después de revisar cuidadosamente para ver si no había una trampa ‘cazabobos’, encontramos un gran embalaje de madera en el dormitorio principal, con el tamaño como para contener armas o rifles».

«Estaba bien cerrado y reforzado con flejes, pero uno de los paneles estaba roto cerca de una esquina. Por el agujero pude ver que había libros, revistas y otros materiales impresos, que podían ser la cobertura de otros objetos más importantes. Decidí no tocar el embalaje, pero aprovechamos para instalar dos radiotransmisores operados a batería, uno en los resortes de la cama y otro en la caja de la cortina».

Agee le comenta al jefe del Servicio Secreto sobe la caja embalada en la casa de Cooke, y éste le ofrece una máquina portátil de Rayos X «que es la que el Servicio usa para revisar los objetos que le regalan al presidente Johnson», aclara.

Así que vuelven a entrar al departamento de Cooke con la máquina de Rayos X.

Las placas tomadas al embalaje no revelan la presencia de ningún objeto extraño. 

Con ironía, Agee concluyó. «En mi informe recomendaré una recompensa especial a BIDAFFY-1 por su imaginación».

John William Cooke ¿quién fue y qué hizo?

John William Cooke murió de cáncer, el 19 de septiembre de 1968, en el Hospital de Clínicas de la Capital Federal. 

Su viuda, Alicia Eguren, fue secuestrada y asesinada por la dictadura en enero de 1977.

En septiembre de 2014, las cenizas del legendario «Bebe» Cooke fueron arrojadas al Río de la Plata, según el deseo que él mismo había expresado.

Si querés recibir las noticias de Anticipos Diario GRATIS a tu celular, envíanos un mensaje al whatsapp de la redacción haciendo click en el ícono que te aparece abajo a la derecha de tu pantalla.

También podés seguirnos vía twitter haciendo click en: @diarioanticipos

Anticipos Diario

- Publicidad -