El juez de la Cámara Penal de Morón y presidente de la ONG Puente, Fernando Bellido, explica cómo se implementa un “jurado popular” y las diferentes formas de aplicarlo en las provincias

Los juicios por jurados cambiaron la tradicional forma de juzgar, ya que se incorporaron ciudadanos en un acto que solo estaba reservado a los jueces. El primero fue el 10 de marzo de 2015 en la localidad de San Martín y, a pesar de ser un mandato constitucional, solo dos provincias además de Buenos Aires lo tienen instaurado, Neuquén y Córdoba.

«Hay un dato del que poco se habla públicamente» señala Bellido y es el resultado de los juicios. «De los 66 casos juzgados en nuestra Provincia hubo 33 condenas, 28 absoluciones y cinco casos con condenas y absoluciones parciales. Sin embargo, en Neuquén el porcentaje de condenas oscila el 90%. ¿Cuál es la explicación de esa diferencia de casi un 40%?».

«En mi opinión» plantea el juez, «dos factores definen esa desigualdad. En Buenos Aires quien decide en última instancia qué caso va a jurado es el defensor, mientras que en Neuquén es el fiscal, de acuerdo a la pena que se solicite; y mientras que en Buenos Aires se necesita unanimidad para una condena a prisión perpetua, en Neuquén con ocho de doce se logra cualquier condena, incluso la de prisión perpetua».

Así, considera el presidente de la ONG Puente«resulta posible encontrar la respuesta a la diferencia de porcentajes apuntada, ya que al piso mucho más alto para condenar se le suma la selección del caso por parte de la defensa, lo que sin duda integra parte de la estrategia para lograr la persuasión del jurado. Es muy probable que una gran cantidad de casos que los defensores no hayan llevado al jurado, resulten condenados en juicio ordinario con jueces técnicos».

Y continúa: «En algún momento habrá que ajustar algo en nuestra ley provincial, pero es mejor hacerlo con la experiencia de muchos juicios realizados. Sin embargo, lo más importante, es que si queremos mejor calidad en los jurados, se deberán incorporar en los programas educativos, y desde la escuela primaria, contenidos obligatorios referidos al tema, porque los chicos de hoy serán los jueces de mañana».

Por otra parte, luego del sorteo en la sede del Instituto de Lotería, se informó que los ciudadanos cuyos documentos de Identidad finalicen en 428 y 939 están en condiciones de integrar los juicios por jurados en la Provincia de Buenos Aires durante el 2017.

En los listados se incluyen 12.000 ciudadanos bonaerenses con posibilidad de ser jurados y la cantidad de elegidos está dada por una proporción de una de cada mil personas que entre en la franja etaria de 21 a 75 años, que vivan en la Provincia de Buenos Aires y comprendan el castellano.

Quedan excluidos de los listados definitivos quienes tengan responsabilidades públicas de relevancia como gobernadores, intendentes, funcionarios políticos o del Poder Judicial, abogados, escribanos, miembros de las fuerzas de seguridad en actividad o retirados y quienes padezcan alguna enfermedad física o psíquica que les impida ejercer la función.

La Ley que establece el sistema del juicio por jurados determina que actuará en delitos cuya pena máxima en abstracto exceda los quince años de prisión, reclusión o, tratándose de un concurso de delitos, que alguno de ellos supere dicha pena.

- Publicidad -