- Publicidad -

Fue en Morón y Temperley. Un efectivo del comando Cañuelas se resistió el robo de su moto a los tiros. En Gervasio Pavón, el ladrón armado entró por la fuerza a la casa de una agente.

El primer episodio ocurrió el domingo, alrededor de las 6.30, en el cruce de Armesti y Arroyo de las Perdices, en el partido de Lomas de Zamora, cuando un efectivo de 49 años del comando Cañuelas iba a bordo de una moto Honda Storm negra, vestido de civil y fue interceptado por cuatro delincuentes armados.

En ese momento, el agente dio la voz de «alto» y se produjo un tiroteo en el que uno de los delincuentes, de 20 años, recibió un disparo en la mejilla, cayó al piso gravemente herido, mientras que sus cómplices escaparon, y falleció en el Hospital Gandulfo al que fue trasladado a la brevedad.

Una hora y media después de este episodio, en Morón, un delincuente armado ingresó a la casa en la que vive una mujer policía, que estaba con su novio, amenazó a la pareja y le sustrajo la billetera al hombre, pero la mujer se identificó como efectiva de la fuerza y extrajo su pistola calibre 9 milímetros.

Según las fuentes, la agente efectuó un único disparo que impactó en el cuerpo del delincuente, quien salió corriendo y a los pocos metros cayó muerto en la vereda. La víctima tenía 27 años y estaba armado con una pistola de aire comprimido.

- Publicidad -