- Publicidad -

A 12 años de La Casa de la Memoria y la Vida. El Gobierno Local editó un libro con su historia y sus protagonistas.

Frente a decenas de organismos de derechos humanos, a 12 años de La Casa de la Memoria y la Vida, y un auditorio repleto, y con un panel conformado por el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda; la madre de Plaza de Mayo (Línea Fundadora), Nora Cortiñas; la nieta recuperada por Abuelas de Plaza de Mayo, Victoria Montenegro y la directora de Derechos Humanos de Morón, Antonela Di Vruno, se presentó el libro «Casa de la Memoria y la Vida – Su historia y sus protagonistas».

La Casa de la Memoria y la Vida fue inaugurada el 1º de julio de 2000, cuando «la política nacional no buscaba justicia. Por el contrario, promovía y sostenía las leyes de impunidad mientras un gobierno municipal como este, impulsó la recuperación de la memoria por primera vez en Latinoamérica»,  dijo Di Vruno al abrir la charla que luego darían los tres invitados.

Abrió Montenegro, una nieta recuperada luego de las acciones legales iniciadas por Abuelas de Plaza de Mayo en 1988. Montenegro se manifestó satisfecha porque durante el último juicio al dictador Jorge Rafael Videla se comprobó que «existió un plan de exterminio desde el Estado que incluyó el plan sistemático de apropiación de bebés. Ya no van a poder llamar las cosas como ellos quieren sino por su nombre. No van a poder decir guerra cuando hubo un exterminio, no van a poder decir acto de amor cuando hubo apropiación de bebés. Y todo porque hubo personas que tuvieron agallas para empezar a llamar las cosas por su nombre y Martín (Sabbatella) fue pionero».

- SUSCRIBITE GRATIS -

A su vez, sorprendió cuando dijo: «Mi apropiador (por el coronel del Ejército Argentino, Hernán Antonio Tetzlaff) era muy amigo de Juan Carlos Rousselot» y a partir de «sus vinculaciones, la justicia de Morón ayudó mucho para que yo tarde años en aparecer». Y por último, subrayó que a 36 años del Golpe de Estado, no faltan sólo 400 nietos sino muchos más porque «seguramente muchos de ellos tuvieron hijos y quizás alguno hasta es abuelo. Hay miles de hijos que aún faltan recuperar», sentenció.

Frente a los panelistas, se encontraba la Madre de Plaza de Mayo, Pepa de Noia; el intendente Lucas Ghi; el diputado nacional de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella, la secretaria de Relaciones con la Comunidad del Gobierno Local, Mónica Macha; el Defensor del Pueblo, Abraham Gak y el presidente del Colegio de Abogados de Morón, Jorge Barberis.

Y cerró Nora, la Madre de Plaza  de Mayo Línea Fundadora, que perdió a su hijo Carlos Gustavo luego de haber sido secuestrado en la Estación de Castelar el 15 de abril de 1977. «Seguimos extrañando a nuestros hijos, por eso los reivindicamos cada día. (…) Y avanzamos mucho, con los juicios, con las sentencias. Y están bien los monumentos, los mausoleos y los recordatorios, pero yo quiero saber qué pasó con Gustavo. Eso quiero, saber la verdad», dijo en una de las partes más emotivas que, incluso, sacó lágrimas a muchos de los presentes.

- Publicidad -